Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUTUA MADRID OPEN | OCTAVOS

El Alpe d'Huez de Nadal

El español sufre una "pájara" con Nieminen y mide su mejora contra Berdych en cuartos de final

Rafael Nadal recupera una pelota. Ampliar foto
Rafael Nadal recupera una pelota. Getty Images

Igual que un campeón ciclista enfrentado a las 21 curvas del Alpe d’Huez, Rafael Nadal ganó 6-1 y 6-4 al finlandés Nieminen en octavos del Mutua Madrid Open tras atacar el partido con el convencimiento de los grandes y culminar la escalada entre sudores y aspavientos. “Una buena pájara”, dijo. El número uno, aupado por su alto ritmo de juego, alcanzó el 6-1 y 3-0 para quedarse luego parado de piernas y tenerse que enfrentar a una bola que dejaba a su contrario sacando por la segunda manga (6-1, 4-4 y pelota de break).

El campeón se enfrentará hoy (no antes de las 15.15, La Sexta) al checo Tomas Berdych, el número seis, que castigará cualquier duda acunado por los 650 metros de altura de la capital. “Es un jugador muy peligroso, aún más en altura, donde la pelota le corre más y el saque dificulta que le hagas el break”, resumió Nadal. “Mi objetivo es intentar ser agresivo, porque sé que no puedo perder pista: si él golpea en posiciones cómodas estoy prácticamente muerto, porque tiene una velocidad muy alta de bola. Hay que buscar la movilidad, que pegue en desplazamiento, que es en lo que yo soy un poquito mejor que él cuando estoy bien”, añadió.

Cuatro españoles en cuartos y recuerdo a Lamela

Por primera vez desde que existe el Masters 1.000 de Madrid (2002), habrá cuatro españoles en cuartos de final: impulsados por su capacidad competitiva y por las bajas de Novak Djokovic (lesión) y Roger Federer (baja por paternidad), Rafael Nadal (contra Tomas Berdych), Feliciano López (Kei Nishikori), Roberto Bautista (Santiago Giraldo) y David Ferrer (Ernest Gulbis), buscarán las semifinales, que podrían ser plenamente españolas. 

El alicantino, precisamente, celebró su victoria de octavos contra el estadounidense John Isner con un recuerdo: cuando le tocó firmar en la cámara, siguiendo el protocolo de los vencedores, evocó la figura de Yago Lamela, saltador de longitud fallecido el jueves.

“Hoy [por ayer] he avanzado. He jugado a un nivel muy alto durante una hora, con más dinamismo, más intensidad, sin sorpresas en los golpeos, defendiendo mejor y no llegando muerto a las defensas, como en estas semanas, moviéndome bien... y luego he tenido una buena pájara de 25 minutos”. La altura no solo marca el encuentro de Nadal con Berdych. Nacido en los 1.411 metros de Pereira, Colombia, Santiago Giraldo derrotó 6-3 y 6-2 a un gris Andy Murray y se citó en la lucha por las semifinales con Roberto Bautista (6-4 y 6-2 a Kubot).

“A mí”, reconoció el español; “me gusta la tierra rapidita, con la altura estoy muy a gusto, igual que él, que está habituado. Partido de tú a tú”. Se lucha por las semifinales, que también buscará Feliciano López ante Nishikori tras la retirada de Thiem. Ya no valen medianías. Se empina el puerto, le crecen dientes a la montaña, parecen infinitas las curvas de herradura. Como dijo Nadal: “Toca jugar con alegría, con valentía y con determinación”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.