Moyes no es Ferguson

El Manchester United fulmina al técnico al que había fiado otro proyecto a largo plazo

Ryan Giggs y David Moyes durante un entrenamiento del Manchester United.
Ryan Giggs y David Moyes durante un entrenamiento del Manchester United. Jon Super (AP)

El domingo que viene, cuando el Manchester United salte al césped de Old Trafford, ya no estará colgada en las gradas una de las pancartas más arrogantes de la historia del fútbol. The Chosen One, El elegido, decía el texto, junto a la foto de ese nuevo mesías del fútbol que debía de seguir llevando al United por la senda de la gloria y el triunfo, David Moyes. Moyes, de 50 años, había sido elegido por el mismísimo dios, sir Alex Ferguson, para que le reemplazara a él en el trono del fútbol inglés.

Al escocés le dieron un contrato de seis temporadas, pero es séptimo en la Premier

Pero si la gloria es, en general, terrenal y pasajera, en el fútbol es aún más efímera. David Moyes fue destronado ayer como mánager del United, después de una temporada desastrosa en la que ha sufrido todo tipo de marcas negativas. Y el propio United parece haber perdido el respeto de la afición inglesa al comportarse como un equipo cualquiera que le corta la cabeza al entrenador que no obtiene resultados.

David Moyes durante un partido.
David Moyes durante un partido.PETER POWELL (EFE)

Es también una humillación para sir Alex, señalado ya hace unas semanas por la afición como responsable de la situación por elegir como sucesor a un hombre con fama de honrado y trabajador pero sin carisma personal ni historial para ganarse el respeto o el miedo del vestuario. El domingo, cuando volvió a Goodison Park por primera vez desde que el verano pasado dejara el banquillo del Everton para suceder a sir Alex, un hombre disfrazado de la Muerte, con guadaña y todo, estaba sentado a unos metros de él anunciándole lo que le venía. El Everton pasó por encima del United (2-0), como tantos otros antes, convirtiendo en inevitable la caída de Moyes.

Deja detrás el también escocés una temporada de espanto en la que el United habrá conseguido menos puntos que nunca antes desde que se creara la Premier. Ha perdido por primera vez los dos partidos contra los dos equipos de Liverpool, al igual que los dos contra el rival ciudadano, el Manchester City; el Newcastle no había ganado en Old Trafford desde 1972 y el West Bromwich desde 1978. El United está en el séptimo lugar, sin opciones matemáticas de jugar el año que viene la Champions y con problemas para clasificarse para la Liga Europa.

Su gestión del mercado de fichajes ha sido un desastre, con intentos fallidos para hacerse con Thiago (que prefirió el Bayern) y Cesc (que no quería dejar el Barcelona) y fichando al final al belga Fellaini, del Everton, a precio de oro (32 millones de euros) y en el mercado de invierno por otro dineral a Mata (45), un jugador que nunca cuajó con Mourinho en el Chelsea.

Su caída, sin embargo, no se debe tanto a lo que ha hecho mal sino a la convicción de que ya no será capaz de hacerlo bien. El United necesita una profunda renovación y sus dueños, los Glazer, no creen ya que David Moyes sea el hombre adecuado a pesar de que al ficharle le dieron un contrato de seis años como mensaje público de que lo importante era el largo plazo. Ese es un concepto que aún existía en los años ochenta, cuando llegó Fergie, pero ya ha desaparecido del fútbol moderno.

Klopp, Van Gaal y Roberto Martínez están en la ruleta de posibles sucesores

El veterano Ryan Giggs, de 40 años, ha sido nombrado entrenador temporal y ya ha empezado la noria de especulaciones sobre el sucesor. La prensa inglesa habla de muchos candidatos, pero todo huele más a especulación que a información. Se dice que el United hará una “discreta aproximación” a Pep Guardiola, el deseado de siempre, con el argumento de que no está feliz con el poder que tienen sobre él los exjugadores del Bayern. También se habla de Jürgen Klopp (Dortmund), del que se cita como gran cualidad su fuerte carácter. El holandés Van Gaal es el gran favorito, aunque no estaría disponible hasta que Holanda acabara el Mundial.

Diego Simeone también está en las listas, pero se considera un gran problema que no domine el inglés. También está el español Roberto Martínez, que el año pasado ganó la Copa con el Wigan y este año asombra con el fútbol del Everton. Y hasta se habla de Ancelotti, el entrenador del Real Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS