Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una plata con regusto dorado

La selección sub-17 cae ante Japón (2-0) en la primera final de un Mundial que disputa un equipo femenino de España

Pilar Garrote intenta sortear el marcaje de la japonesa Hina Sugita Ampliar foto
Pilar Garrote intenta sortear el marcaje de la japonesa Hina Sugita EFE

A las puertas del cielo se quedó la selección España femenina sub-17. En su primera comparecencia en la final de un Mundial, cayeron (2-0) las pupilas de Jorge Vilda ante Japón, la misma selección que con idéntico resultado amargó el primer partido a España. Un conjunto, este nipón, que no ha cedido un punto y ha visto cómo su portería se quedaba a cero en todo el torneo. El cielo, pues, tendrá que esperar, pero el mero hecho de estar a sus pies, de jugar ante más de 34.000 personas en el Estadio Nacional de San José, en Costa Rica, es ya todo un logro.

Lo es también porque nunca antes una selección femenina había alcanzado cotas tan altas. La subcampeona de Europa se presentaba por primera vez a la final de un Mundial. Una cita en la que espera estrenarse el próximo año, en Canadá, la absoluta. El equipo dirigido por Ignacio Quereda empató este sábado (0-0) y tiene cada vez más cerca el sueño que persiguen.

Un espejo, el de la absoluta, en el que se miran Sandra, Elena, Patri, Laura… las chicas de Jorge Vilda. Un orgullo este grupo para las mayores, que celebran como nadie. Porque son jugadoras que, a diferencia de muchas de las del equipo que capitanea Verónica Boquete, cuentan con ventajas y facilidades hace no tanto impensables. “Es un lujo tener cada vez más clubes femeninos y escuelas para chicas”, dice orgullosa Nahikari García, la máxima goleadora de España en Costa Rica con cinco tantos, la que sigue mirando embobada los partidos de su hermano, cinco años mayor, con el que jugaba de pequeña en el parque sin importarle la diferencia de edad. La misma que con solo 17 años milita ya en el primer equipo de la Real Sociedad.

El once de la selección española en la final ante Japón ampliar foto
El once de la selección española en la final ante Japón EFE

Nahikari no es más que un ejemplo, buen ejemplo, del futuro que le espera “a la mejor generación que ha dado la sub-17”, celebra su técnico, Vilda, 6 de sus 32 años al frente de este equipo: ha logrado ya dos oros, una plata y un bronce europeo y un bronce Mundial. “Lo que ha logrado este equipo es ya un éxito”, añade el seleccionador, que más allá de alguna indicación técnica, se afana en que disfruten de la experiencia. Y, claro, que no dejen de estudiar. Todas los días dedican al menos una hora y media al estudio. “Luego en la siesta, o en los ratos libres, algunas siguen haciendo deberes”, dice no sin mucha confianza.

Se empezó a esfumar el sueño desde el minuto 5, cuando las niponas se adelantaron. La campeona del mundo también en categoría absoluta demostró un poderío físico ante el que las españolas no pudieron hacer frente. Se terminó de esfumar a falta de 10 minutos con el gol de la puntilla. Se finiquitó el sueño, sí, pero la plata deja un regusto dorado. El de alcanzar por primera vez la gran cita mundial.

La selección absoluta acaricia su primer Mundial

Apenas unas horas después de la medalla de plata que logró la selección sub-17, el equipo absoluto dio un paso de gigante para clasificarse para su primer Mundial. Las de Ignacio Quereda empataron (0-0) en su visita a Italia, el rival más incómodo, al que ya vencieron en la primera vuelta. Una igualada que les permite depender de sí mismas para sellar el billete a Canadá el próximo año.

El cuadro azzurro necesitaba no solo ganar, sino también superar la diferencia de goles con España (2-0). Sin embargo, fue Verónica Boquete quien tuvo la ocasión más clara, un penalti que detuvo la guardameta italiana.

Después de seis jornadas, España suma 16 puntos por los 10 de Italia, con un partido menos. La selección jugará el jueves ante Macedonia, a la que el pasado mes de febrero endosó 12 goles en el encuentro disputado en Logroño. Sería otro paso más, prácticamente definitivo, para certificar su presencia en el Mundial y, por ende, el crecimiento del fútbol femenino en España.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.