Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós con victoria de O’Driscoll

Irlanda derrota a Francia en París (22-20) y se proclama campeón del Seis Naciones en el último partido de su estrella

O’Driscoll, feliz con el trofeo del Seis Naciones
O’Driscoll, feliz con el trofeo del Seis Naciones AP

Faltan dos días aún para Saint Patrick, pero la Guinness empezó a correr como un río caudaloso por Temple Bar y por todos los pubs de la verde Irlanda. Pintas y brindis sin cesar por un hombre, un centro de rugby, un número 13, llamado Brian O’Driscoll, y por un XV, por el equipo de Irlanda, que ayer, en París, cerrando un círculo perfecto, conquistó la victoria en el Seis naciones de 2014 con una victoria por 22-20 que hizo inútil la paliza (52-11) con que Inglaterra condenó a Italia a su primera cuchara de madera desde 2009 que distingue al equipo que pierde sus cinco partidos.

En los últimos 40 años, Irlanda solo había ganado, hasta ayer, una vez en París. Fue en 2000, y fue, sobre todo, la entrada en la escena internacional de O’Driscoll, el tres cuartos que debutó en el Seis Naciones de una manera estruendosa, con tres ensayos en el Stade de France. Catorce años más tarde O’Driscoll, también en París, disputó su último partido con el XV del trébol, en lo que supuso su 141º partido internacional, un récord en el rugby mundial. Y aunque no firmó ningún ensayo (dos de los tres conseguidos por Irlanda fueron obra de su apertura Sexton, el mejor jugador del torneo, y el tercero de Trimble), O’Driscoll, de 35 años, dijo adiós de la mejor manera posible, celebrando en el escenario el 12º torneo conquistado por Irlanda en su historia, el tercero en 30 años, pero solo cinco después del Grand Slam de 2009 en el que la gran figura fue, por supuesto, O’Driscoll.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información