Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Pantic es Pantic, yo quiero ser Koke”

Koke, centrocampista del Atlético, habla de Simeone, de su rol en la plantilla y del inminente derbi copero ante el Real Madrid

Jorge Redurrección "Koke", jugador del Atlético de Madrid. Ampliar foto
Jorge Redurrección "Koke", jugador del Atlético de Madrid. EL PAÍS

"Parezco un utillero", bromea Koke (Madrid, 22 años) cuando carga sobre sus espaldas una saca de balones para la sesión fotográfica. No le cuesta reconocer que recién subido al primer equipo seguía ayudando a los responsables del material a cargar ropa o balones en el autobús del equipo. Nacido en Vallecas, no olvida sus orígenes humildes, reflejados en su propia peña atlética: "Koke y los del barrio". Sus propios compañeros dicen de él que es "una estrella hecha desde abajo, desde el trabajo y la humildad". Internacional en todas las categorías de la selección española, Del Bosque le hizo debutar de lateral en Finlandia. "Por mí como si juego de portero, en cualquier posición lo voy a dar todo, con la selección y con el Atlético". Primero por las lesiones de Thiago y Mario Suárez, y ahora por la llegada de Diego, está jugando más como mediocentro, la posición en la que nació y en la que, según Simeone, terminará jugando cuando sea mayor.

Pregunta. Cuando Diego se marchó usted ocupó su lugar en el once.

Respuesta. El míster me dio sus galones y esa responsabilidad porque Diego no se pudo quedar. Simeone me ayudó a crecer físicamente y también con el balón. Cuando llegó estaba a punto de marcharme, no contaba mucho y necesitaba minutos para seguir creciendo. El míster me dijo que confiara en él, que a lo mejor no iba a ser titular, pero que trabajara porque iba a tener mi oportunidad. Confiamos mutuamente.

P. Ahora ha vuelto Diego y parece que alternará bastante la posición de volante con la de mediocentro.

R. Me siento cómodo como mediocentro porque jugué ahí en las categorías inferiores del Atlético y de la selección. Como somos muy verticales, quizás tienes menos protagonismo con el balón, pero más responsabilidad porque hay que estar muy atento a todo.

Simeone me ayudó
a crecer físicamente
y con el balón.
Me dio galones"

P. ¿Diego les da tanto como para que se interprete que su fichaje es una señal definitiva de que pueden ganar la Liga?

R. En los 30 minutos que jugó contra la Real nos aportó mucho. Estábamos sufriendo, salió y fue sorprendente. Se nota ese miedo en los rivales cuando tiene el balón. Solo hay que verle cuando coge la pelota.

P. La llegada de Diego, en parte, tiene que ver con la falta de creatividad en partidos en los que se cierran y les cuesta salir.

R. Hay partidos complicados y veces que se defiende más adelante o más atrás. Diego nos da la posibilidad de defender con él, de salir a la contra o de tener el balón y tranquilidad para moverlo.

P. Por su trayectoria, se puede decir que Koke se ha criado con dos culturas futbolísticas opuestas.

R. Sí, pero no tengo problemas para interpretar una u otra. En el Atlético se juega más directo, con mucho trabajo defensivo y siempre muy atentos al contragolpe. A las categorías inferiores de la selección fui con 15 años por primera vez y allí te inculcan tener más posesión y buscar más los espacios a través de la circulación.

P. ¿Le gusta el apodo de Mini Pantic?

R. No me disgusta, pero Pantic es Pantic y tuvo su gloria. Yo quiero que se me recuerde como Koke.

P. Su hermano fue uno de los canteranos más prometedores de la cantera del Atlético, pero las lesiones truncaron su carrera. ¿Qué aprendió de él?

R. Él es mayor que yo y siempre iba un paso por delante de mí. Era el capitán de su equipo y me gustaba la personalidad que tenía en el campo. Era central, de buen golpeo en las faltas y en los cambios de orientación. Los córners no los sacaba porque los remataba.

P. ¿Le enseñó su hermano a golpear el balón?

R. No, pero me fijaba mucho en cómo lo hacía. Él es zurdo… Yo soy diestro.

P. Simeone les marca desde el banquillo cómo debe lanzar las jugadas a balón parado.

R. Ensayamos durante la semana las variantes y hay veces que el míster, desde fuera, ve mejor que nosotros cómo hay que lanzarlas, pero los jugadores también decidimos.

El Madrid ha mejorado. Modric
es importante: siempre quiere el balón"

P. ¿No se atreve con los libres directos?

R. En los entrenamientos sí, pero la verdad es que este año no están pitando muchas faltas al borde del área y no he tenido oportunidad.

P. Nadie en el equipo ve mejor que usted los desmarques de Diego Costa.

R. Hay que saber interpretarle y después de un año jugando con él es más fácil. Los balones que le das los hace buenos.

P. En los últimos partidos se le ve más colectivo.

R. Él tiene esa forma de jugar que coge la pelota, sale corriendo y a lo mejor mete gol tras dejar a tres defensas atrás. Para nosotros eso es importante, pero el otro día también dio una asistencia a Villa ante el Rayo y otra ante la Real.

P. Hoy vuelve al Bernabéu (20.00, Canal +1), donde puso la bandera del Atlético en el centro del campo tras ganar la Copa.

R. Fue una promesa que le hice a unos amigos y pude cumplirla.

P. ¿Aprecia cambios en el Madrid desde que les ganaron en la Liga?

R. Han mejorado bastante, había cambiado de entrenador hacía poco cuando jugamos con ellos. Ahora juegan con tres centrocampistas. Modric es muy importante porque siempre quiere el balón, y tiene ese cambio de ritmo que le ayuda a salir de la presión. Pero nosotros vamos a lo nuestro, como hasta ahora, a ser un equipo.

P. ¿Cómo vivió el homenaje a Luis Aragonés?

R. Fue impagable. Desde arriba seguro que nos ayudará a ganar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información