Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Entramos en el desorden”

Mascherano expresa el sentir colectivo, también asumido por un Martino que exige rehacerse

Mascherano entra sobre Parejo. Ampliar foto
Mascherano entra sobre Parejo. EFE

El Barcelona no perdía en su estadio desde el mes de abril de 2012, cuando cayó ante el Madrid (1-2). Desde entonces, había encadenado 31 partidos de Liga sin perder en casa; ganado los últimos 25. Tuvo que romper esa racha un equipo en plena reconstrucción, un Valencia de lo más protagonista en el mercado invernal. El equipo dirigido ahora por el exazulgrana Pizzi es, además, el primero que marca tres goles en el Camp Nou desde que lo hiciera el Granada, con distinta suerte (5-3), en marzo de 2012. Y con esta derrota el Barcelona podría perder el liderato este domingo por vez primera desde hace 59 jornadas. Ya lo había avisado Martino: “Desde febrero no hay margen de error”. Y erró.

Tenemos que tratar que la derrota duela lo que tiene que doler hoy y que no repercuta en el futuro"

Tata Martino

“Me centro en los primeros 30 minutos y no encuentro explicación al porqué del cambio en el partido. Probablemente, el gol del Valencia al filo del primer tiempo nos hizo desconfiar. Y el segundo, provocó los errores”, explicó Martino, que profundizó: “en el primer tiempo estaba muy tranquilo, aunque un poco ansioso porque el equipo pudiera ampliar la ventaja. Teníamos la sensación de que en los primeros 30 minutos estaba ganado y eso es perjudicial. El gol en la primera parte nos hizo mucho daño y en la segunda no jugamos a la altura. Entramos en el desorden y se vio un equipo por momentos muy superado”, argumentó Mascherano en Barça TV. “Fue un partido muy raro, marcamos el gol, tuvimos el control, sobre todo en la primera parte, pero después nos volvimos previsibles y eso facilitó la tarea del rival”, añadió Alves. Nadie más del Barça dio la cara ante los micros, decisión extraña porque el equipo perdió y porque son muchos los internacionales a los que se les requería para preguntarles por Aragonés. Aunque Puyol, Xavi, Iniesta y Cesc han confirmado que irán hoy a su entierro.

Lamentó, en cualquier caso, el entrenador que su equipo no pudiera plasmar en el resultado su superioridad del primer tiempo. “Cuando un equipo está jugando bien y crea situaciones, cuando puede pisar al rival, hay que hacerlo; porque los rivales tienen tiempo y coraje, porque los futbolistas tienen amor propio. Le hemos dado vida al Valencia y ellos han sabido aprovechar las concesiones”, esgrimió. Y con ese discurso entonó el mea culpa de un equipo más distraído que de costumbre. El director deportivo, Andoni Zubizarreta, vio el mismo encuentro: “Ha habido media hora muy buena, con intensidad, ritmo, oportunidades… Pero el Valencia nos ha hecho el campo más largo y nos ha llevado donde no nos gusta”.

Le preocupa a Martino que el varapalo afecte más de lo deseado: “Tenemos que tratar que la derrota duela lo que tiene que doler hoy y que no repercuta en el futuro, no podemos dar señas de que esto nos ha dolido más de lo que está doliendo”. Y añadió: “No tenemos que bajar los brazos. Nos toca jugar con los equipos que están en la pelea, así que las oportunidades están intactas”.

“Nos duele perder porque sabemos cómo está la Liga. El margen de error ahora es prácticamente cero”, concedía Mascherano. Y zanjaba Alves: “Cuando entras en la segunda vuelta no hay tanto margen. Hay que estar atento para no cometer errores y que no se escapen más puntos”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información