Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feliciano: “Dos errores estúpidos me costaron el partido”

El español cedió su único break del encuentro con dos dobles faltas

Feliciano López, pensativo en su partido contra el alemán Florian Mayer Ampliar foto
Feliciano López, pensativo en su partido contra el alemán Florian Mayer AP

Tras más de tres horas de partido, Feliciano López solo recuerda dos puntos. No son ninguno de los 32 aces que dispara. No es ninguna de la casi decena de bolas de break que neutraliza frente a Florian Mayer. Ni siquiera hay peloteo en esas dos bolas que le martirizan: de lo que se acuerda el toledano es de las dos dobles faltas que dispara en su primer juego al saque del quinto set, que le llevan a ceder su primer break en el duelo y con él el partido, en el que había remontado ya dos sets de desventaja. “Había cambiado de raqueta, tenía cordaje nuevo, estaba más duro, pero no es excusa”, reflexionó con la cabeza rapada y tras caer solo al quinto punto de partido. “Fueron dos errores estúpidos”.

“Se ha perdido el partido con una sola rotura de servicio en cinco sets. Le rompieron una vez y eso le costó el partido”, coincidió Carlos Moyà, el seleccionador, que debutaba en el banquillo. “He estado más nervioso y he sufrido más que cuando jugaba. Son cosas que pasan en este tipo de pistas rápidas. Unos cuantos puntos clave son los que marcan la diferencia, y esos puntos han caído del lado de Mayer. Seguiremos dando batalla”, prometió antes de los dobles del sábado. “Feliciano ha demostrado la clase de jugador de Copa Davis que es: cualquier capitán querría tenerlo en su equipo. Mentalmente siempre estuvo ahí”.

Así, España se marchó de la primera jornada con doble mal sabor de boca: por el 2-0 con el que manda Alemania (jamás en su historia ha remontado ese marcador la selección) y por la victoria que pudo ser y que no fue, que Feliciano peleó tanto y que se le escapó entre los calambres de su rival con dos dobles faltas en el momento cumbre.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información