Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lisboa suministra ciencia a Madrid

El antidopaje español ficha al químico portugués Rodrigo Aguilera para dirigir su laboratorio principal

Manuel Quintanar, Manuel Quintanar, director de la Agencia española de Protección de la Salud del Deportista, en su toma de posesión Ampliar foto
Manuel Quintanar, Manuel Quintanar, director de la Agencia española de Protección de la Salud del Deportista, en su toma de posesión efe

Tímido ante los medios, tanto que cumple a la perfección la demanda de perfil bajo que tanto le gusta a Mariano Rajoy para sus burócratas, Manuel Quintanar ha tardado poco, unas semanas apenas después de tomar posesión como director de la Agencia española de Protección de la Salud del Deportista (AEPSAD, más conocida como Agencia española Antidopaje), para remodelar su organigrama.

El cambio principal ha sido el relevo del director del laboratorio de Madrid, Jesús Muñoz-Guerra, heredero directo de la pareja fundadora y primeros directores, Cecilia y Agustín Rodríguez, y su sustitución por Rodrigo Aguilera, químico portugués que los dos últimos años dirigió el laboratorio de Lisboa. Muñoz-Guerra, por su parte, pasará a encargarse del departamento de Prevención y Control del Dopaje (la decisión de los controles selectivos), hasta ahora responsabilidad del belga Guy Vancanneyt, quien se encargará de un nuevo departamento de relaciones internacionales.

“Es un gran experto en los pasaportes hematológico y esteroideo”, señalan con respecto a Aguilera fuentes del antidopaje español, “cuya puesta en marcha en España es el empeño mayor en el que estamos embarcados”.

Aguilera, que no tomará posesión del cargo hasta febrero, hasta que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) no dé su visto bueno, llega a Madrid avalado además tanto por la propia AMA como por la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA). Según su currículo, antes de la dirección del laboratorio de Lisboa, Aguilera, formado académicamente en los años 80 en la Universidad FSM de Chile, y científicamente en la Universidad de Lyon (Francia), trabajó durante años en la Universidad de California Los Ángeles (UCLA) y dos años más como director científico en una empresa privada antidopaje de Las Vegas (Estados Unidos).

Si su capacidad será fundamental para la puesta en marcha de los pasaportes antidopaje, también deberá serlo la creación de un testing-pool (la lista de aquellos deportistas españoles que por su nivel o por su trayectoria deberán someterse obligatoriamente a la medida de control), tarea que ha puesto en marcha el Departamento de Inteligencia e Investigación de la propia AEPSAD.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.