Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid se atusa la barba

Los de Laso logran su 20ª victoria consecutiva tras superar al Estrasburgo (79-66) en otro partido notable de El Chacho y Mirotic

Sergio Rodríguez encara a Campbell, del Estrasburgo. Ampliar foto
Sergio Rodríguez encara a Campbell, del Estrasburgo. EFE

Incansable e inabarcable, el Madrid continúa su paseo por Europa rumbo al Top 16. Los de Laso suman 20 victorias en otros tantos encuentros oficiales. Algo más de dos meses de competición atusándose la barba entre sonrisas de felicidad y gestos de admiración. Están a cuatro triunfos de superar su mejor comienzo de todos los tiempos; el que firmaron en la temporada 1960-61 con Pedro Ferrándiz al frente del banquillo, cuando el equipo ganó sus 23 primeros partidos: 21 en la Liga nacional —solo perdió ante el Joventut en la última jornada— y dos más de la Copa de Europa ante el EK Engelmann en octavos. Obradoiro,Efes,Valencia yJoventut son los obstáculos que tiene por delante el conjunto blanco para superar el lustroso récord y abrir otro capítulo en la enciclopedia madridista. Un reto que tiene como imagen de marca la inventiva y el diapasón de Sergio Rodríguez, el jugador más en forma.

REAL MADRID, 79 ESTRASBURGO, 66

Parciales: 19-16 | 34-16 | 14-10 | 12-24

Real Madrid: Draper, Rudy (8), Mirotic (22), Llull (5) y Mejri (6) -equipo inicial-, Darden (8), Rodríguez (14), Díez (2), Reyes (10) y Slaughter (4).

Estrasburgo: Diot (17), Leloup (2), Campbell (2), Abromaitis (11) y Ajinça (10) -equipo inicial-, Toupane (2), Lacombe (10), Greer (2) y Duport (10).

Árbitros: Borys Ryzhyk (UKR), Sasa Maricic (SRB) y Aare Halliko (EST). Ajinça fue eliminado por cinco personales (min.40).

7.187 espectadores en el Palacio de Deportes de Madrid. Se guardó un minuto de silencio y de homenaje por el fallecimiento de Nelson Mandela la semana pasada.

El Estrasburgo pasó sin rechistar por el martirio que supone para cualquier equipo jugar estos días en el Palacio y sucumbió en otra exhibición liderada por El Chacho a golpe de genialidad. Preocupado como ninguno porque el espectador canjee la entrada por un cargamento de endorfinas, el base canario anotó y repartió regalos (14 puntos y cinco asistencias) secundado por Mirotic (de nuevo el mejor de la estadística con 22 puntos, seis rebotes y 35 de valoración). Las dos barbas más lustrosas de Europa que no bajan el pistón.

Los primeros contratiempos en forma de lesiones han alterado ligeramente el paisaje de los blancos, pero no su fiabilidad. Ante el Estrasburgo Laso dispuso un quinteto inédito con Draper, Llull, Rudy, Mirotic y Mejri y, aunque la sincronía no lució como en otros arranques de partido, la máquina no tardó en ponerse en marcha. La encendió, de nuevo, Mirotic. Nueve puntos y cinco rebotes del montenegrino en el primer acto dieron el mando al Madrid ante un rival incapaz de encontrar a Ajinca. En el duelo de torres, Mejri impuso sus 2,17 metros ante los 2,15 del francés y secó al campeón de Europa. Ajinca, segundo máximo anotador de esta Euroliga (con 18 puntos de media por partido) solo por detrás de Bojan Bogdanovic, que anotó 23 puntos en el encuentro disputado en el Rhenus Sport de Estrasburgo, se marchó al descanso con tan solo cuatro (10 al final) y dejó la producción ofensiva del cuadro francés en manos de Diot.

Poco argumento ante el repertorio del subcampeón de Europa. A Laso le faltaban en la rotación Carroll y Bourousis. El griego sigue recuperándose de su fisura en el pómulo, mientras que el escolta estadounidense sufría unas leves molestias en la rodilla y fue sustituido en la convocatoria por el canterano Alberto Martín. Pero a este Madrid le sobran alternativas. Tardó en despegar lastrado por un 1 de 6 en triples en los primeros 10 minutos, pero no afinó más su rival (2 de 7) y el despegue local llegó con puntualidad. El cambio de marcha lo ejecutaron a dúo Sergio Rodríguez y Slaughter con Mirotic siempre como complice. La pareja se ventiló el partido a golpe de magia y fibra.

El Chacho firmó nueve puntos en poco más de ocho minutos, al tiempo que Slaughter aportaba cuatro puntos y cuatro rebotes en el mismo tramo. Afinación e intensidad que desmontaron la débil resistencia de los de Collet. El Estrasburgo anotó 16 puntos en el segundo cuarto, los mismos que en el primero; pero el Madrid se lanzó hasta los 34 en ese acto y estiró la renta por encima de los 20 puntos (53-32, m. 20). La diferencia que llegó a rondar los 30 puntos se quedó en 13 (79-66) tras el maquillaje del conjunto francés en los minutos finales (anotó 24 de sus 66 puntos en el acto final). De nuevo sin rival, el conjunto de Laso comenzó a competir contra sí mismo y contra la excelencia. Hábitat natural de Sergio Rodríguez que comenzó a regalar alley-oops para deleite de la parroquia: 7.187 espectadores anoche. Una afición agradecida a un equipo que divierte y se divierte con rutinaria precisión.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información