Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Pasarán cien años para que un equipo juegue como el Barça de Guardiola”

El entrenador del conjunto castellonense repasa su carrera y analiza el fútbol actual y la visita de su equipo a Barcelona

Marcelino García Toral, el pasado miércoles por al tarde en la ciudad deportiva del Villarreal. Ampliar foto
Marcelino García Toral, el pasado miércoles por al tarde en la ciudad deportiva del Villarreal.

El Villarreal vuelve a ser atractivo gracias en parte a Marcelino García Toral (Villaviciosa, Asturias; 48 años), artífice del ascenso y de este arranque ilusionante de temporada. Después de ejercer 16 años de entrenador, deja estas reflexiones sobre su oficio, antes de visitar este sábado (20.00, C+Liga y GolT) al Barcelona.

Pregunta. Es poco conocida su etapa de jugador, subcampeón del mundo sub-20 en 1985.

Respuesta. Perdimos 1-0 en la prórroga contra el Brasil de Tafarel y Muller. Los porteros eran Zubi y Lopetegui, en defensa recuerdo a Patxi Ferreira, Lizarralde, Tirado; Mendiondo, Fernando, Gay y yo en el medio; y arriba Goicoechea y Losada. Todavía era la Unión Soviética y coincidimos con la introducción de la Coca-Cola en Rusia. Yo era más técnico que físico y jugaba en todas las posiciones del medio del campo.

P. ¿Cómo ha evolucionado su idea del fútbol?

R. Sigo el mismo patrón. Fútbol combinativo, de llegada y de participación de los centrocampistas. La idea matriz es ser un equipo basado en la organización tanto defensiva como ofensiva. La defensa es más fácil de entrenar porque el talento individual no influye tanto. En ataque, el talento marca más diferencias. Y, sobre todo, importa que haya compatibilidad de perfiles en los atacantes.

P. ¿Es partidario de entrenar por líneas?

R. Cuando vemos una carencia en el equipo, sí. Debemos exigir a los jugadores todo aquello que se entrena, no lo que se habla.

P. ¿Sus referentes?

R. Sacchi, por lo que implantó como colectividad, Benítez y Guardiola, que convirtió un equipo muy bueno a nivel individual en uno muy bueno colectivamente.

P. ¿Le aburre el juego de España?

R. Aburrir no, pero no me gustaba el juego. Demasiado horizontal y previsible. Entiendo el fútbol como un juego en el que hay que meter goles en la portería y, como tal, hay que atacar hacia ella; si atacas poco y llegas con poca gente al área, pues no me atrae.

P. Está de acuerdo, pues, con los internacionales alemanes, a quienes les aburría España en la pasada Eurocopa.

R. Hay que tener cuidado con los calificativos. Los futbolistas son los que son, vienen muchos del Barça, pero creo que el gran Barça llegaba infinitamente más a la portería rival. Cuando das pases, pases, pases y…

El fútbol de España no me gustaba. Demasiado horizontal y previsible

P. ¿El Barça está en un fin de ciclo?

R. El modelo no está acabado, pero toda comparación con aquello es imposible. Pasarán cien o 200 años para que un equipo juegue como aquel Barça de Guardiola. Es imposible reunir a tantos extraordinarios futbolistas en su plenitud y con idea tan perfecta con las características de esos jugadores. Eran jugadores, todos, con un valor de mercado de 30 o 40 millones.

P. ¿Puede repetirlo Pep en el Bayern?

R. El Bayern lo ganó todo el año pasado. Y tampoco es fácil mejorar el juego. Su fútbol de febrero a marzo fue muy bueno.

P. ¿Qué les pasa a Xavi y a Iniesta?

R. El Barça es más discontinuo. Tiene más altibajos. Antes era del minuto 1 al 90. Hay futbolistas que ganaron mucho y llega un momento que, por edad, por ilusión, por ambición, por una carga física y mental, no tienen ese poderío. Son jugadores que durante cuatro años lo ganaron todo con su equipo y con la selección.

P. ¿Qué ha añadido Martino?

R. No puedo decirle. Un equipo que viene de ganar tanto, con intentar que siga a ese nivel ya es bastante. Modificarles el juego a estos futbolistas es difícil.

P. ¿Se identifica con Klopp?

R. Me identifico con Benítez. No fuimos dos jugadores importantes. Él llegó muy arriba, se lo ganó a pulso, nadie le regaló nada… y tengo similitudes en el método de trabajo.

P. ¿El técnico que sobresale es el que mejor reacciona durante el partido?

R. En partidos equilibrados, marcan la diferencian los equipos cuyos mejores jugadores están a su mejor nivel.

P. ¿Cómo ha logrado la regularidad de Cani?

R. Se ha sentido importante. En temporadas anteriores, el Villarreal tenía muchos jugadores de su perfil. Y Cani no tenía mucha incidencia en el juego; ahora sí.

P. ¿Es injusto que Bruno no haya sido más veces internacional [lo ha sido dos veces]?

R. Es injusto que no sea internacional ahora. Es un jugador de un nivel altísimo. Considerando a Xabi y a Busquets, está mejor que uno de ellos, no diré cuál. Ahora mismo hace más cosas bien.

P. ¿El Madrid es el equipo más en forma?

R. No, con muchísima diferencia es el Atlético. Con bastantes menos recursos que los otros dos, los optimiza. Es mérito del entrenador y de los futbolistas. Los entrenadores, sin buenos futbolistas, no tenemos futuro, no somos nadie. El entrenador es bueno si tiene buenos jugadores y buenas personas a su disposición. A veces los buenos jugadores no se involucran en una idea colectiva.

P. El ascenso y la permanencia en el Recreativo impulsaron su carrera.

R. Debuté con el Sporting en Segunda, hicimos una grandísima campaña. Y en Huelva, dos muy buenas temporadas. Coincidí con Cazorla, un jugadorazo. En el Racing, nos salió bien todo [se clasificó para la UEFA y llegó a las semifinales de la Copa]. Ya en mi segunda etapa en el Racing, llegó Giovani con poca participación en el Tottenham y fue muy importante para salvar la categoría.

P. ¿Qué le aporta ahora Giovani?

R. Velocidad, desborde, participación en tres cuartos y muchísimo desmarque y desequilibrio.

El más en forma, con muchísima diferencia, es el Atlético. Optimiza sus recursos

P. En el Zaragoza, logró un ascenso y después fue despedido. Luego, ¿fracasó en el Sevilla?

R. Nunca considero un fracaso que no salieran las cosas bien. Nos vaciamos en busca de soluciones. Me arrepiento de lo que no hice. Secreto de sumario.

P. Y llega al Villarreal, que venía de un estilo muy marcado de Manuel Pellegrini. ¿Cómo lo hace suyo?

R. El Barça nunca puede jugar como el Madrid ni al revés porque sus jugadores, de 100, 60 o 40 millones, son muy distintos. El Madrid no puede tener más posesión porque ficha a Bale para jugar más al contragolpe. El Villarreal ahora no puede acceder a futbolistas del perfil de antes o son de una calidad más baja; y tiene que jugar de otra manera para ser eficaz. Llegamos aquí en enero pasado y había que ascender. Era una obligación. Metimos jugadores de características diferentes, pero apoyándonos en cómo jugaba el Villarreal. Intentamos ser un equipo organizado, con dinamismo y atrevimiento.

P. ¿Juegan más sueltos este año que en Segunda?

R. Teníamos muchísima más presión el año pasado. La temporada del descenso fue muy fuerte el desgaste mental. Y la pasada, no digamos. Jugábamos con miedo. Este año el futbolista disfruta.

P. ¿Qué equipos le gustan?

R. Equipos hay que me gustan, pero el Villarreal es el mejor. Bueno, después de los tres de arriba porque tienen muchos más recursos individuales. Hay puntos que se nos escapan porque somos un equipo joven sin messis ni ronaldos. Pero como equipo que juega, hace ocasiones y se las hacen, el mejor es el Villarreal.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información