Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La revolución recreativa

El Madrid de Laso deslumbra a la afición y arrolla a sus rivales con un juego excelso y voraz

Sergio Rodríguez ante Colom en el derbi Ampliar foto
Sergio Rodríguez ante Colom en el derbi

“Estoy entusiasmado con este Madrid. Llevaba 20 años aburriéndome con el juego y por fin ha aparecido un grupo rompedor. Veo reflejado en ellos la filosofía y el comportamiento que hace 50 años cimentaron la gloria y la fama del club”. Desde la atalaya de la leyenda, Pedro Ferrándiz reflexiona sobre el espectacular comienzo de temporada del conjunto de Pablo Laso, invicto después de 15 encuentros oficiales, líder en la ACB y en su grupo de la Euroliga y plusmarquista en casi todas las estadísticas de ambas competiciones con un baloncesto excelso, voraz y recreativo.

Ferrándiz, el entrenador más laureado de la historia blanca con 12 Ligas, 11 Copas y cuatro de las ocho Copas de Europa del club, no escatima elogios para la decidida apuesta por el talento del actual equipo. “Juegan de memoria, casi con los ojos cerrados. La afición vive los partidos levantada de sus asientos. Se ha producido el mismo flechazo brutal que se produjo en los años 60. Entonces la irrupción de nuestro Madrid fue un cambio radical con respecto a viejas estructuras y filosofías del baloncesto europeo. Esta es la segunda revolución, la segunda ruptura con el establishment que había instaurado los planteamientos casi de ajedrez en el baloncesto. La racanería y las posesiones interminables aburren a la gente. Ahora, el salto de la prehistoria a la modernidad lo ha dado este equipo”, explica.

Mirotic supera a Rubio ampliar foto
Mirotic supera a Rubio

Cuando el conjunto de Laso se impuso a un orgulloso Estudiantes (72-57) en el derbi número 100 de la historia de la ACB, lideraba 14 de las 24 estadísticas entre la competición nacional y europea. +39 frente al Bilbao en la Supercopa; +48 al Manresa en la Liga Endesa; +40 al Brose y +46 ante el Efes en la Euroliga, están entre sus victorias más lustrosas. “Juegan muy bien en ataque y hacen una defensa espectacular con muy pocas faltas. Toca disfrutarlo aunque seas árbitro”, contó el colegiado italiano Luigi Lamonica tras pitar a los blancos ante el conjunto turco (103-57). Incontenible, el Madrid ha ganado sus cuatro partidos europeos en el Palacio por una diferencia media de 33 puntos. Ningún jugador de los 12 de la plantilla supera los 23 minutos de media; ninguno baja de los 10; todos concentran sus prestaciones en una solidaria competencia interna. “Creemos mucho en nuestro estilo y tenemos los jugadores idóneos para desarrollarlo. Poder rotar tanto nos permite alternar defensas y cambiar el ritmo de los partidos. Hemos crecido defensivamente y eso nos da unas bases sólidas. Recuperamos más balones y reboteamos mejor”, explica Laso, cuya ampliación de contrato hasta 2016 se anunció el pasado viernes.

“Lo más vistoso es la velocidad de las posesiones, la cantidad de veces que llegan a canasta y el ritmo que imponen en ataque, pero todo eso nace en una defensa feroz. Tienen un gran concepto de los relevos en ayudas y han perfeccionado la alternancia entre la defensa en zona y al hombre”, analiza Antonio Martín, exjugador y director deportivo de la sección entre 2005 y 2009.

“Se divierten muchísimo y se nota. Van como tigres”, explica Antonio Martín

La apuesta de Laso seduce y arrasa. Su equipo anota 90 puntos de media en la Liga y 92,8 en la Euroliga (las mejores cifras en los últimos 23 años) y recibe 67,2 puntos en la competición local y 64 en la europea; lideran además el capítulo de robos de balón, asistencias y mates en ambas competiciones y atacan más veces (75 posesiones por partido) y más rápido que nadie (en 14 segundos de media). Para encontrar un equipo en la historia del club que ganara con tanta contundencia hay que remontarse a la temporada 1982-83 cuando, con Lolo Sainz como entrenador, los Corbalán, Brabender, Fernando Martín, Delibasic y compañía concluyeron la Liga con 106 puntos de media.

Laso da instrucciones a sus jugadores ampliar foto
Laso da instrucciones a sus jugadores

“Se divierten muchísimo jugando. Eso hace que vayan como tigres y que tengan ese instinto de ganar cada vez de más puntos. Cuando salen a la pista al rival pone cara de susto. Dan la sensación de que compiten contra ellos mismos. Contra el reto de ver que son capaces de hacer”, prosigue Martín. “Es un equipo cargado de confianza. Desaniman al rival a base de intensidad. No me atrevería a decir que es el mejor Madrid de la historia, pero si es el que está jugando el mejor baloncesto de su historia”, analiza Lolo Sainz. “La afición está enganchadísima y cada partido es una fiesta. Intuyen que están ante un equipo de época y no se lo quieren perder”, analiza el técnico con más partidos al frente del banquillo blanco. Con un porcentaje de victorias del 78,9% (124 en 157 partidos), Laso es el tercer técnico blanco con el tercer mejor balance. Solo Ferrándiz, con el 85,7% de triunfos (409 en 477) y el propio Sainz, con un 81,1 (561 en 692), superan al vitoriano.

“Se nota la estabilidad. La base del equipo lleva años trabajando junta y han acertado con los fichajes de Bourousis y Mejri, que han fortalecido el juego interior y nivel defensivo”, apunta Rafa Rullán, exjugador y presidente de la Asociación de Veteranos. 9.070 espectadores de media en las gradas del Palacio refrendan el fervor de la hinchada madridista. Una asistencia que supera de calle los 5.658 de media que acudían a la Caja Mágica en la era Messina y que solo encuentra parangón en los últimos 20 años en los 8.440 fieles que seguían al equipo de Joan Plaza en Vistalegre en la temporada 2006-07. Ni el Madrid de Sabonis levantó tanta expectación: solo 3.300 espectadores de media acudían al antiguo Palacio en la temporada 1994-95, en la que el club logró su última Copa de Europa. “La mayor victoria es ver el pabellón lleno y a la gente identificada y disfrutando con su equipo”, cierra Laso.

Victoria blanca ante Estudiantes (72-57) en el derbi número 100

El Real Madrid se mantiene como líder invicto de la Liga Endesa tras derrotar a un orgulloso y peleón Estudiantes (72-57) en el derbi madrileño número 100 de la era ACB. La derrota deja al conjunto colegial como penúltimo en la clasificación con una sola victoria en las siete jornadas disputadas. Mirotic con 16 puntos, 13 rebotes y 25 de valoración fue el mejor del equipo blanco y Kyle Kuric con 17 puntos -máximo anotador del encuentro- sostuvo el impulso del Estudiantes.

El conjunto de Laso suma 15 triunfos esta temporada en otros tantos partidos oficiales y ante sus vecinos del Ramiro de Maeztu impusieron la mayor profundidad, calidad e intensidad de su rotación. El cuadro colegial, que aguantó con firmeza hasta el descanso (37-35), lleva sin ganar en la cancha de su máximo rival desde la temporada 2004-05. La de hoy fue su novena derrota en la pista madridista de forma consecutiva.

Ficha técnica:

Real Madrid: Llull (15), Rudy Fernández (5), Díez (2), Mirotic (16) y Bourousis (2) -quinteto inicial- Carroll (12), Mejri (2), Darden (5), Sergio Rodríguez (11), Slaughter (2) y Draper (0),

Tuenti Móvil Estudiantes: Colom (6), Miso (2), Rabaseda (2), Banic (8) e Ivanov (9) -quinteto inicial- Nogueira (2), Jaime Fernández (5), Kuric (17) y Rubio (6).

Parciales: 16-19; 21-16; 19-13 y 16-9.

Árbitros: Arteaga, Redondo y Munar. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la 7ª jornada de la Liga Endesa disputado en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid ante 12.317 espectadores.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información