Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Madrid de alta costura

El conjunto de Laso descose al Armani (93-74) con otra exhibición liderada por Mirotic, con 19 puntos

Nikola Mirotic trata de entrar a canasta. Ampliar foto
Nikola Mirotic trata de entrar a canasta. DIARIO AS

Nadie luce mejor el traje en la pasarela europea que el Madrid. En otro ejercicio de alta costura, los de Laso enviaron al tinte al Armani Milán como vienen haciendo con todos sus rivales este curso. Con excelsos pespuntes de Mirotic (19 puntos y seis rebotes), Sergio Rodríguez, Felipe Reyes y Rudy, los blancos se ventilaron la tercera jornada de la maratoniana Euroliga con el mismo brillo que las dos anteriores.

Llegaba el Armani al Palacio con traje nuevo; el de Scariolo quedó en el ropero, retirado por desgaste tras dos temporadas sin títulos y sin alcanzar el top16 de la Euroliga. El nuevo sastre italiano, Luca Banchi, no da puntada sin hilo e hilvanó el partido con David Moss como costurero de confianza, atacando el aro blanco desde el perímetro y en la pintura. Pero este Madrid no encuentra modisto que lo imite; muerde y baila, por dentro y por fuera. Mientras el versátil alero estadounidense tomaba medidas, el primero en hacer un traje fue Nikola Mirotic.

REAL MADRID 93; ARMANI MILÁN 74

Parciales: 25-20 | 27-11 | 21-18 | 20-25

Real Madrid: Rudy (16), Mirotic (19), Darden (4), Llull (10) y Bourousis (4); Draper, Reyes (14), Rodríguez (13), Carroll (9), Díez, Slaughter y Mejri (4).

Armani Milán: Melli (2), Langford (17), Samuels (13), Moss (11) y Jerrells (12); Haynes (5), Gentile (6), Chiotti (6), Wallace (2) y Cerella.

Árbitros: Sreten Radovic (Croacia), Robert Lottermoser (Alemania) y Rustu Nuran (Turquía). Eliminaron a Melli.

Incidencias: 10.719 espectadores en el Palacio de Deportes de Madrid.

El montenegrino descosió la defensa del Milán con un primer cuarto de museo en el que anotó 15 de los 25 puntos de su equipo. Impecable, sin fallo en el tiro (cuatro de cuatro en tiros de dos; uno de uno en triples, y cuatro de cuatro en tiros libres; además de tres rebotes), el ala-pívot otorgó con solvencia el mando del partido al Madrid. Con menos calidad que el del conjunto de Laso, el fondo de armario del Armani aguantó el envite inicial sin arrugas aparentes. Con las primeras rotaciones, Haynes tomó la batuta y el exazulgrana Wallace enredó la madeja bajo los aros. Pero no se inmuta sin embargo este Madrid que luce de esmoquin y con el mono de trabajo.

Mirotic se tomó un respiro, pero allí aparecieron Felipe Reyes (14 puntos y nueve rebotes) y Slaughter que, bien respaldados por Darden en las ayudas defensivas, abrocharon a los blancos en ambas zonas ganando de calle la pelea por el rebote (22-12 al descanso, 37-24 al final). Allí estaban también Sergio Rodríguez y Jaycee Carroll que, con mano de seda, impulsaron a los suyos con un parcial descomunal en otra tormenta perfecta desatada en el segundo cuarto, en el que los de Laso suelen tocar a rebato. En un coser y cantar, en apenas cinco minutos, un parcial de 17-3 transformó el marcador del 27-23 (m. 13) al 44-26 (m. 18). 11 puntos del Chacho en ese tramo (los mismos que todo el Armani junto en el segundo acto) descamisaron a un rival que, como le viene pasando a todos los contrincantes que se miden a este equipo, se fue encogiendo con el paso de los minutos, incapaz de soportar el centrifugado de un repertorio excelso en estado de gracia.

El yoyó de Sergio Rodríguez, de inicio más egoísta que de costumbre sirvió, a modo de péndulo, para hipnotizar al Milán. Sin noticias de Langford (más allá de los insustanciales minutos de maquillaje donde llegó a los 17 puntos) ni de Gentile y con Jerrells bien sujeto por Draper, el perímetro del conjunto italiano no tuvo zurdido ni remiendo y languideció al tiempo que se secaba su ataque. Un alley-opp entre el propio Draper y Rudy puso de nuevo en marcha el tocadiscos en el parquet y en las gradas (60-38, m. 25). Desteñida su pareja de baile, el Madrid se montó otro guateque en solitario que remató Rudy. En la primera jornada ganaron al Zalgiris por 20 (63-83), en la segunda al Brose por 40 (98-58) y en la tercera cayó también el Armani hecho jirones. A pesar de actuaciones notables como la protagonizada en la víspera por el Fenerbahçe ante el CSKA (86-60), de momento, a nadie le queda mejor el traje europeo que al Madrid. Un equipo de alta costura.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.