Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Betis frena al Villarreal

Los de Marcelino desperdician la opción de superar al Madrid y alcanzar la tercera plaza

Cani reclama penalti. efe

La versión más rácana del Betis acabó con las ilusiones del Villarreal, que encajó la primera derrota de la temporada y demostró, de paso, que la pelea por las alturas le viene grande. El conjunto andaluz se aferró al gol de Nosa como a la vida, realizando un planteamiento defensivo casi perfecto, puesto que de juego todavía anda algo corto, aprendiendo todavía a competir miércoles y domingo. Al conjunto amarillo le queda el consuelo de quejarse del árbitro, pues en la primera mitad hay penalti de Reyes a Cani, aunque no existe en la última jugada del partido, pues Amaya parece tocar el balón y no a Aquino. No obstante, se trata de una jugada muy complicada para el árbitro. En el Villarreal nadie acabó contento con Delgado Ferreiro, hasta el punto de que Marcelino fue expulsado por protestar la última jugada sobre Aquino.

BETIS, 1; VILLARREAL, 0

Betis: Sara; Chica, Paulao, Amaya, Didac; Lolo Reyes (Xavi Torres, m. 79); Vadillo (Juanfran, m. 66), Verdú, Matilla (Nacho, m. 60), Nosa; y Jorge Molina. No utilizados: Andersen; Perquis, Salva Sevilla y Chuli.

Villarreal: Asenjo; Mario, Musacchio, Dorado, Jokic; Aquino, Bruno, Trigueros (Pina, m. 56), Cani; Pereira (Gio, m. 56) y Uche (Perbet, m. 68). No utilizados: Juan Carlos; Gabriel, Íñiguez y Hernán Pérez.

Goles: 1-0. M. 36. Nosa.

Árbitro: Delgado Ferreiro. Expulsó a Marcelino (m. 90) Amarillas a Mario, Matilla, Vadillo, Amaya, Chica, Jokic, Cani, Reyes y Didac.

Benito Villamarín. 29.382 espectadores.

El camino de regreso del Villarreal a la élite se presenta, por lo tanto, tortuoso. El equipo revelación de la Liga se presentó en Sevilla avalado por su velocidad y su descaro. Cualidades para intentar algo tan bonito como superar al Madrid en la tabla y alcanzar la tercera plaza. La empresa se antoja demasiado ambiciosa para ese Villarreal que respetó una barbaridad a un Betis que llegaba al duelo lleno de dudas. Las dudas las acabó por disipar su técnico, Pepe Mel, quien configuró un equipo de esparto para acabar con el toque del Villarreal. Fue un Betis áspero, sin brillo, de muchos centrocampistas que, sin embargo, supo competir. No fue la versión más dulce del equipo andaluz, pero sí le sirvió para competir. Metió un gol y lo defendió a muerte.

El Villarreal, que no tuvo demasiadas opciones, tendrá que conformarse con lamentar el error del árbitro en la jugada de Reyes con Cani. El chileno empujó de forma clara al centrocampista dentro del área.

La puesta en escena del Villarreal fue más que aceptable, con un cuarto de hora de presión y llegadas al área del Betis bien resueltas por Sara, un portero que crece cada jornada.

Le faltó al Villarreal ambición y el Betis se creció. Durante muchos minutos los de Mel fueron un equipo plano, plagado de futbolistas de toque que no avanzaban ni un metro. Con el partido muerto, un balón en largo de Amaya al área del Villarreal acabó en remate de Verdú que rechazó Asenjo para que Nosa surgiera de la nada para marcar. El Betis conservó el gol como un tesoro ante el toque inocuo del Villarreal, sin chispa. Se defendieron bien los andaluces, sobre todo por el astuto planteamiento de Mel, que cerró las bandas y ordenó a su defensa que jugara adelantada. La táctica, poco brillante, acabó por obtener sus frutos. Mel sigue haciendo crecer al Betis, ofreciéndole nuevos caminos para conseguir el triunfo cuando los habituales no surgen.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >