Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reconstrucción de Casillas

Del Bosque sabe que el portero no está fino anímicamente y duda sobre su titularidad

Casillas, tras el partido en Miami ante Haití. Ampliar foto
Casillas, tras el partido en Miami ante Haití. DIARIO AS

No hay pena que 100 años dure, ni heridas que sanen con 45 minutos de titularidad ante Haití (2-1). Por eso, Iker Casillas abandonó el enorme vestuario del Sun Life Stadium de Miami con esa sonrisa que no se le quita de la cara desde que regresó a la selección española el pasado martes, esa mueca que por mucho que lo intente no logra devolverle el brillo natural de su mirada, no consigue disimular que, aunque lo peor para él haya pasado, lleva heridas abiertas.

“Se ha hecho largo”, dijo el 144 veces internacional, que superó el sábado al sueco Ravelli y ya es el segundo guardameta de la historia con más internacionalidades tras Al-Deayea (178 con Arabia Saudí). Casillas no jugaba con España desde el amistoso en Panamá, el 14 de noviembre del año pasado.

“Sabe que no le queda otra”, cuentan sus amigos en el grupo, que no dudan al decir: “Se levantará”. “Está entrenándose muy bien, con mucha ilusión”, señala José Manuel Ochotorena, preparador de porteros del Valencia y de la selección. “A veces es bueno ver las cosas desde el otro lado porque así lo saboreas más cuando juegas. He estado contento y nervioso porque llevaba mucho tiempo sin jugar”, reconoció el capitán.

Y ya puestos a ser sincero, añadió a las cámaras de Tele-5: “No me veo titular en la Copa Confederaciones, me veo luchando por un puesto en el once con Pepe (Reina) y Víctor (Valdés)”. Por una vez no es una frase hecha. Esta vez sabe que, como nunca, en la decisión de Vicente Del Bosque han de pesar a la fuerza los 135 días que llevaba sin ponerse bajo los palos en un partido. “Hay que pensar en la selección”, insistió, antes de asegurar que tras 45 minutos en los que tocó la pelota dos veces, se lleva el recuerdo de “la ilusión por volver a jugar después de tanto tiempo”.

He estado contento y nervioso porque llevaba mucho tiempo sin jugar”, reconoció

Habló el de Móstoles camino del autocar donde sus compañeros, otra vez, le hicieron saber, con gestos, con miradas, con afectos en fin, que están con él, que siempre han estado con él, que fue es y será su capitán y su ejemplo. ¿Todos? No, todos no. Arbeloa, no.

“Álvaro [Arbeloa] tiene su punto de vista y hay que respetarlo. Lo importante es que he vuelto a jugar hoy [por el sábado]. Él tiene su criterio, hay que respetar sus opiniones y tiene hasta razón en muchísimas cosas de las que dice”, ha asegurado el portero. La realidad es que hace meses que ni se miran ni se hablan. Es habitual que Arbeloa salga en defensa de Mourinho.

Del Bosque es el primero que sabe que Iker no está fino del todo anímicamente. La preocupación del seleccionador es personal, por el afecto que le tiene, pero alcanza a la pizarra porque debe elegir con frialdad el portero para enfrentarse a Uruguay en el estreno en la Confederaciones y no puede influirle nada que no sea lo meramente deportivo.

Hay que respetar el punto de vista de Arbeloa”, dice el meta sobre su compañero

Llega Valdés de defender la portería de España en los dos últimos partidos oficiales —con partidazo en Saint Dennis en París (0-1, gol de Pedro)— y de haber rendido todo el año en el Barcelona bajo enorme presión tras haber anunciado su deseo de abandonar el club cuando acabe su contrato, en 2014; y también está Reina, que siempre fue una garantía bajo los palos de la selección, y que ha completado un buen año en el Liverpool, por mucho que su equipo no haya cubierto las expectativas. Así que oferta donde elegir, maneja el seleccionador. Mientras, consciente de que él también ha cometido algún error por el camino, Iker está de vuelta, con la sonrisa triste y las heridas por cicatrizar, pero de vuelta. “Se ha hecho largo”, insiste. Largo y triste.

Para recuperar el pulso, Casillas tendrá una nueva oportunidad en la madrugada del martes al miércoles, en Nueva York, en un amistoso frente a la República de Irlanda. La Copa Confederaciones comienza el sábado, día 15, con Brasil-Japón en Brasilia. En el otro grupo, España se estrena ante Uruguay al día siguiente en Recife; se desplazará a Río de Janeiro para medirse a la debilísima Tahití el jueves día 20 y, cerrará la primera fase el domingo 23 ante Nigeria en Fortaleza.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información