Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Djukic, nuevo entrenador del Valencia

El técnico serbio, de 47 años, llega del Valladolid y firma por dos temporadas para sustituir a Ernesto Valverde

Djukic con el presidente del Valencia, Amadeo Salvo. Ampliar foto
Djukic con el presidente del Valencia, Amadeo Salvo. EFE

"Tenemos una gran plantilla, muy competitiva, para cumplir los objetivos", ha declarado Miroslav Djukic, a su llegada esta mañana con el AVE a Valencia, eclipsando la llegada del príncipe don Felipe a la capital valenciana. La elegancia y la contundencia son dos sustantivos que se repiten al hablar con los jugadores entrenados por Djukic para referirse a su trabajo. Así fue él como jugador, un defensa fino y fiable. Así es como entrenador, dicen sus futbolistas. En el Valencia dejó poso, desde 1997 a 2003, tres títulos y un arraigo familiar para volver a Mestalla. Llegó ese día. Djukic (Sabac, Serbia, 1966) ha firmado como nuevo entrenador del Valencia por dos temporadas, ocupando el espacio dejado por Ernesto Valverde, que rechazó la oferta valencianista para marcharse probablemente al Athletic. A este le molestó especialmente que el nuevo presidente, Amadeo Salvo, rompiera el acuerdo para fichar a Iago Aspas, el delantero del Celta con destino al Liverpool.

Djukic, que cobrará 1,8 millones brutos por ejercicio, viene avalado por la personalidad imprimida al Valladolid en las dos últimas campañas; en la primera ascendió a Primera y en la segunda se consolidó. "En Segunda parecía el Barça, me divertía verlo", reconoce el director deportivo del Valencia, Braulio Vázquez, "después, en Primera, ya no fue tan vistoso pero igual de práctico. Djukic quiere tener el balón y con la plantilla que tenemos, es lo que necesitamos".

El técnico serbio demostró en Zorrilla una de sus máximas: se puede ser protagonista aun a los mandos de un conjunto humilde, sin ningún complejo. "Intento inculcarle a mis jugadores que son tan buenos como cualquier otro. Hay muchos prejuicios en las cabezas de los jugadores. Y nadie quiere sentirse un equipo pequeño, ser un actor secundario", proclamó a modo de principios. Lo cumplió. "Es muy metódico", explica Álvaro Rubio, mediocentro del Valladolid, "la defensa es muy importante para él, todo empieza ahí, a pesar de que es muy ofensivo. Lo repite todo hasta automatizarlo. Para él hay dos cosas innegociables, la actitud y jugar como equipo".

Djuka llena el vestuario de señales y mensajes implícitos."Un rival de espaldas es señal de que nuestra línea suba para apretar", reconoció en una entrevista a este periódico. Cuando el rival juega con dos delanteros, el mediocentro baja a la defensa a iniciar el juego. La buena salida del balón desde atrás es otra característica del entrenador balcánico. El ambiente en la caseta del Valladolid fue muy bueno. Los jugadores y el cuerpo técnico desayunaban juntos antes de entrenar. Djukic llega a Valencia acompañado de dos de sus ayudantes, Raymond Henric-Coll, como segundo, y Dejan Ilic, de preparador físico.