Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rayo apela a la justicia poética

Los de Jémez apuran su sueño europeo a la espera de la resolución TAS tras ganar (1-2) al Getafe, condenado por un gol en propia puerta en el último minuto

Chori Domínguez supera a Moyá en el gol del 1-1 Ampliar foto
Chori Domínguez supera a Moyá en el gol del 1-1 EFE

Getafe y Rayo pleitearon en junta de vecinos por el bronce en la carrera madrileña y, sobre todo, por alcanzar su anhelo europeo. Resbalaron los azulones en el último minuto con un gol en propia puerta y el Rayo se llevó el baile. Entre la justicia poética, la del césped y la de los despachos, el conjunto vallecano necesitará ahora que el TAS le devuelva el pasaporte y resuelva el crucigrama del Málaga para volver a Europa 13 años después. Si nada de eso ocurre, la carambola final podría dar una última opción al Getafe.

Desmintiendo su perfil pusilánime de las últimas semanas, los azulones salieron mandones, pero, entre la efervescencia y la inconstancia, los de Luis García se convirtieron pronto en actores de reparto del guion que traía bien aprendido el Rayo. El toque del conjunto de Jémez tuvo un efecto hipnótico sobre el Getafe que, poco a poco, quedó encerrado junto al área de Moyá. El guardameta tuvo su mayor sofocón en un disparo de falta directa que acertó a despejar con la ayuda del larguero.

Getafe, 1 - Rayo Vallecano, 2

Getafe: Moyá; Valera, Alexis, Fede, Escudero; Xavi Torres, Míchel (Álvaro Vázquez, m. 75); Pedro León, Barrada (Sarabia, m. 91), Diego Castro; y Lafita. No utilizados: Codina; Mané, J. Rodríguez y Alcácer.

Rayo Vallecano: Rubén; Arbilla, Gálvez, Jordi Figueras, Nacho; Javi Fuego, Trashorras; Vázquez (Perea, m. 79), José Carlos, Piti (Lass, m. 69); y Chori Domínguez (Delibasic, m. 87). No utilizados: Cobeño; Amat, Isi, Tamudo y Saballs.

Goles: 1-0. M. 48. Rafa. 1-1. M. 53. Chori Domínguez. 1-2. M. 90. Diego Castro, en propia puerta.

Árbitro: Clos Gómez. Amonestó a Míchel, Varela, Fede Fernández, Arbilla, José Carlos, Jordi Figueras, Vázquez, Lafita, Nacho y Diego Castro.

Unos 9.000 espectadores en el Coliséum.

Pero, con el paso de los minutos, el dominio franjirrojo devino en una irresponsable autocomplacencia que dio alas a los azulones cuando comenzaban a verse abrumados. Una galopada de Pedro León atajada in extremis por Jordi Figueras certificó el espabilamiento de los locales. El despliegue de Lafita y la zancada de Barrada lideraron la embestida getafense en el tramo final del primer tiempo. No fructificaron los primeros intentos pero marcaron tendencia.

Nada más regresar de la caseta, el Getafe encontró el premio. Aprovechando la dejadez de Vázquez y el despiste de Rubén, Rafa cabeceó en el primer palo un córner lanzado por Pedro León. El centrocampista muleño falló, sin embargo, con el descabello en la jugada posterior. El punterazo le resultó un recurso demasiado tosco y rebuscó en su catálogo de remates sutiles, pero acabó por darle el efecto contrario al camino del gol.

Con menos remilgos reaccionó el Rayo, crecido ante el castigo. Trashorras enhebró un pase de tiralíneas entre la madeja de piernas de los defensores locales y Chori Castro se deshizo con solvencia de Moyá con un quiebro torero para colocar el empate. Ahí arrancó un vibrante intercambio de golpes que encumbró a los dos guardametas. Un frenesí sin puntería resuelto en el último minuto por una pifia infantil de Diego Castro, que en una cesión sin referencia cogió a contrapié a Moyá, que vio como el balón se colaba manso en la portería.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información