Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Especial Fórmula 1

“He estado a punto de dejarlo”

Mark Webber, en Montecarlo. Ampliar foto
Mark Webber, en Montecarlo. Getty Images

Para Mark Webber (Queanbeyan, Australia, 36 años), este año está siendo, probablemente, uno de los más duros desde que debutó en la F-1 al volante de un Minardi, hace ya 11 años. Si en Australia se quedó clavado en la salida porque los plomos de su Red Bull se fundieron, la semana siguiente, en Malasia, su compañero se saltó las órdenes preestablecidas y le adelantó cuando, sobre el papel, debía ser él quien cruzara la meta como ganador. Insatisfecho con ello, Vettel decidió quemarlo todo en China, 15 días más tarde, y le acusó de desleal, en el que hasta este momento es el último enredo de esta pareja. La conversación, que tuvo lugar el pasado miércoles en la gigantesca carpa flotante que la escudería del búfalo rojo ha instalado en el puerto de Mónaco, fluye normalmente mientras no se aborda la relación que Webber mantiene con su vecino.

Pregunta. ¿Lo de ponerse Aussie Grit (Firmeza Australiana) como apodo es por lo que ha tenido que aguantar últimamente en Red Bull?

“La firmeza es la actitud que me acompaña. No me rindo. Como Alonso”

Respuesta. La firmeza es la actitud que me acompaña. Es ser fuerte, la filosofía de no rendirse nunca, esa que, por ejemplo, también mueve a Fernando Alonso. Él tiene mucha firmeza, mucho aguante.

P. ¿Es ese aguante lo que no le dejó mandarlo todo al garete hace dos meses, después del incidente con su compañero en Malasia?

R. En mi trayectoria me he encontrado con muchos contratiempos y no estaría donde estoy sin esa actitud. Pero sí, en aquel instante estuve a punto de dejarlo e irme a casa. Pero eso les ocurre a aquellos que quieren llegar a lo más alto: hombres, mujeres, futbolistas, pilotos. Todos pasan por circunstancias complicadas. Si fuera fácil pasar por ello, todo el mundo podría hacerlo. Precisamente, esas dificultades hacen que cuando consigues un éxito, la recompensa sea tan fantástica.

P. ¿Qué ambiente ha quedado en Red Bull después de todo lo sucedido en Malasia y en China?

R. En China no pasó nada. Lo que ocurrió en Malasia fue interesante porque todos vimos lo que pasó y hubo bastante repercusión. También tengo que decir que me mantuve sereno porque allí no ocurrió nada que no hubiera sucedido antes.

“En mi trayectoria me he encontrado con muchos contratiempos”

P. Dice que no pasó nada en China, pero allí Vettel le atacó frontalmente, afirmó que no merece recibir su ayuda porque cuando él lo ha necesitado nunca la ha obtenido. Y eso, después de que la escudería asegurara que habían arreglado sus diferencias en una conversación privada.

R. Eso es porque el comunicado al que se refiere no venía de parte de los pilotos, de allí viene la incongruencia. Preferiría no darle más vueltas a este asunto; dejémoslo en que es difícil explicar todo lo que pasa. Digamos que Malasia no es el quid de la cuestión.

P. Cuando usted y Alonso colgaron en sus perfiles de Twitter aquella foto en la que se les veía cenando juntos, en Dubái, justo después de China, ¿eran conscientes del revuelo que iba a crearse?

R. Fernando y yo salimos a cenar a menudo desde 2001, pero entonces aún no se había inventado Twitter. En mi perfil he colgado fotos mías con Jenson \[Button\] y con otros pilotos, pero cuando colgué aquella con Fernando todo el mundo pensó: “¡Oh, Dios mío!”. Es lo que hace la prensa.

P. Su equipo las está pasando canutas para adaptar el RB9 a los neumáticos de este año, y es la estructura que más crítica se ha mostrado con Pirelli. Red Bull considera que tiene el mejor coche pero que las gomas no le permiten demostrarlo. ¿Está de acuerdo?

“No hay ningún equipo que entienda estos neumáticos de Pirelli”

R. El principal problema es que no hay ningún equipo que entienda estos compuestos. Si miramos a lo que ocurrió en Bahréin, Sebastian ganó la carrera pero no sabemos por qué, no fue porque lo hiciéramos todo bien. Con Pirelli pasa lo mismo cada año en el arranque del campeonato, nadie sabe cómo funcionan, y esta vez no es distinto. La temporada pasada, hasta que llegamos a Singapur \[23 de setiembre\], entre los dos solo sumamos seis podios, o sea que tampoco lo tuvimos fácil entonces. Si hablamos en particular de lo que ocurre con las especificaciones de este 2013, eso es otra cosa, pero en cuanto a la filosofía de Pirelli, siempre es la misma. Hacen lo mismo en GP2 y GP3. Está claro que no es el mejor método para que los jóvenes se centren en llevar el coche al límite antes que tratar de entender cómo funcionan los neumáticos.

P. ¿Cree que es justo que las modifiquen con el Mundial en marcha, como así se ha anunciado que ocurrirá a partir del próximo Gran Premio \[Canadá\]?

R. La cuestión es que nadie sabe muy bien qué ocurre, aunque sí, claro, a Lotus le va muy bien los domingos, pero es que a ellos siempre les ha ido bien. Si hay un cambio significativo en los neumáticos, todo el mundo pensará que se lleva a cabo para beneficiar a Red Bull. Pero nosotros creemos honestamente que ese cambio no tiene por qué beneficiarnos ni modificar el panorama actual de la parrilla. ¿Si es justo modificar los compuestos a mitad de curso? Probablemente no. Pero modificar esa filosofía de Pirelli a partir de 2014, eso sí que podría estar bien.

P. ¿Qué le parece ese carné por puntos que se quiere instaurar?

R. La idea no está mal, aunque lo más importante es encontrar esa consistencia tan importante en el criterio de los distintos comisarios. Como ocurre siempre, cuando hay un accidente es por culpa de alguien. Pero en los últimos años han pasado cosas graves que no han sido penalizadas. Por eso me parece bien. Aunque, a la vez, cuando piloto un monoplaza no pienso como lo hago cuando estoy en la carretera. Allí puedo pensar en que puedo perder mi licencia, pero en un coche de carreras, no. En ese momento pienso en intentar conseguir el mejor resultado posible, aunque, claro está, no quiero causar un accidente, nadie quiere. La mentalidad en la pista y en la calle tiene que ser distinta.

“¿Ferrari? Ahora mi compromiso es con Red Bull, pero nunca puedes decir nunca”

P. Usted está muy habituado a remontar posiciones, básicamente porque las salidas no son precisamente su punto fuerte. ¿A qué es debido?

R. Ferrari tiene el mejor sistema de arrancada de todos. Sí, vale, seguramente el momento de la salida no es una de mis mejores armas, pero también es verdad que no lo hago tan mal como parece. Está claro que nuestro rendimiento en ese aspecto en concreto no está siendo el que nos gustaría, pero estuvimos todo el invierno dándole vueltas y no hemos avanzado demasiado. Tenemos que mejorar en términos de consistencia.

P. El año pasado, antes de renovar, reconoció que había entablado conversaciones con Ferrari. ¿Le gustaría poder correr allí al lado de un gran amigo suyo?

R. En la F-1 nunca puedes decir “nunca”, aunque en estos momentos mi compromiso con Red Bull es sólido, y juntos hemos vivido buenos momentos. Yo siempre he dicho que no correría por un equipo de los pequeños, porque lo que me parece atractivo es hacerlo con las escuderías con mayor potencial.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información