Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“En España hay mucha presión, poca paciencia”

El técnico francés dirige con un tono de voz sin sobresaltos, algo que le ha permitido despejar críticas y aislar elogios

Philippe Montanier, durante un entrenamiento de la Real EFE

Philippe Montanier (Vernon, Francia, 1965) respira pausado, observa atento y ordena con un tono de voz en el que rara vez se escapa una nota por lo alto, tampoco por teléfono. Un carácter que le ha servido para despejar críticas y aislar elogios.

Pregunta. ¿Pasea tranquilo ahora por San Sebastián?

Respuesta. La gente siempre ha sido muy simpática conmigo. Es una ciudad con una gran calidad de vida, hay muchos bares y restaurantes interesantes. Para mí además está bien porque estoy cerca de Francia y puedo escaparme para hacer alguna compra. Es un sitio ideal para vivir.

P. Hace un año la Real se planteó destituirle. ¿Cómo vivió todo aquello?

R. Fueron momentos difíciles, era mi primer año en la Liga y no dominaba del todo el idioma. Aún así fue un año muy rico y muy interesante, una buena experiencia.

P. ¿Cada vez queman más los banquillos?

R. En España hay mucha presión con el fútbol y como consecuencia falta un poco de paciencia con los entrenadores.

P. ¿Tuvo que cambiar su manera de trabajar?

R. No, siempre he sido fiel a mis convicciones y a mi metodología de trabajo. Está claro que es mejor tener un año de experiencia con la plantilla y poder ir modelando poco a poco el estilo de juego.

P. Siempre ha apostado más por el toque que por el físico.

R. Cada entrenador tiene su forma de entender el juego y la calidad del fútbol de este campeonato es tan alta por las características de sus jugadores.

Con 20 meses de trabajo se consiguen mejores resultados que en solo 14”

P. ¿La evolución de su equipo era solo cuestión de tiempo?

R. Sí, además de eso el año pasado se incorporaron muchos jugadores jóvenes que ahora tienen ya unos meses de experiencia en la máxima competición.

P. ¿De la necesidad de tirar de jugadores de cantera, dado el contexto económico, han hecho virtud?

R. Es más una cuestión de filosofía que de dinero. Aquí siempre ha habido una buena cantera y un proyecto de optimización y aprovechamiento de los jugadores jóvenes. En el contexto económico actual es la filosofía adecuada.

P. Contar jugadores con Illarramendi, Pardo o Xabi Prieto en el centro del campo le permite plantear los partidos de una manera más ofensiva.

R. Mi alineación corresponde a las características de los jugadores con los que puedo contar. Todos tienen buen nivel técnico, mucha velocidad, y siempre salimos al campo con la idea de hacer un gol más que el rival. Ese es el camino para sumar puntos.

P. ¿Se pasó de valiente la temporada pasada?

R. Tuvimos momentos difíciles, como los que conocí muy bien en mi época en Francia, y sé que cuesta asimilar una nueva forma de trabajar. Con 20 meses de trabajo común se consiguen mejores resultados que en solo 14.

P. ¿Cómo se controla a un grupo tan joven?

R. Es un trabajo de cada día, de cada entrenamiento. Pero todo nace de la voluntad de cada jugador por tener un buen comportamiento individual y colectivo. Estoy muy satisfecho de la actitud de la plantilla, y soy de los que cree que se juega como se entrena. Se lo digo muchas veces.

P. Alguno como Griezmann se ha desviado alguna vez…

R. Son errores de juventud, y está claro que no se pueden volver a repetir. Los futbolistas deben tener conciencia de que representan a la imagen del club y a su país. Él está arrepentido de aquello —fue pillado en una fiesta nocturna durante una concentración con la selección francesa sub-21 en noviembre y apartado del equipo nacional —, y por las consecuencias que ha tenido para él.

La Roja y la Liga han demostrado que su nivel es superior al de los demás países”

P. Usted, que fue guardameta en su etapa como de futbolista, ¿cómo ve el cambio en la portería de su rival?

R. Es difícil para mí opinar sin haber visto todos los partidos y todos los entrenamientos del Athletic. Pienso que el entrenador es el mejor en saber qué es lo mejor para el equipo y para la plantilla. Muchas veces tenemos a 24 jugadores para hacer ese equipo ideal, y sé que en el caso de los porteros es una decisión muy complicada. Yo he vivido esa situación como jugador y como entrenador.

P. ¿En qué momento se ha de apostar por un portero joven?

R. Depende de la situación. Barthez con 20 años ganó la Champions con el Olympique de Marsella. Depende de la forma del jugador, de su disposición, de su nivel... Pero lo más importante para un portero y un jugador es su estado de forma por encima de los años que tenga.

P. ¿Cómo ex entrenador del Valenciennes sigue atento a lo que sucede en la liga francesa?

R. Claro, por supuesto.

P. Actualmente toda la atención se ha centrado en el PSG y sus fichajes millonarios. ¿Lo necesitaba el campeonato para ganar en espectáculo o puede ser solo un efecto pasajero?

R. Pienso que es algo bueno poder contar con jugadores de tanta calidad como Ibrahimovic, Lucas Moura, Thiago Silva… Es algo positivo para el campeonato y para intentar así que alguno de sus equipos gane otra vez la Champions. Ahora el dinero y los jugadores talentosos son imprescindibles para ganarla. Es algo bueno para la exposición mediática del campeonato porque es una liga interesante y en este sentido el PSG es la locomotora que necesitamos para que tire del resto de los vagones del tren.

P. ¿Qué diferencias encuentra entre el jugador de cantera francés y el vasco?

R. Estoy muy pendiente de lo que sucede en la cantera y de la evolución de los jugadores. El planteamiento es similar aunque ahora quizás en Francia el trabajo físico es más importante que el técnico. La Roja y la Liga han demostrado que su nivel es superior al de los demás países. En Francia dejamos un poco de lado la técnica.

P. El año pasado cayó en los dos partidos contra el Athletic. ¿Son ahora favoritos?

R. El derbi es un partido especial, y aunque haya diferencia en el estado de los equipos no va a ser suficiente para influir en él.

Más información