Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Málaga no sabe especular

Pellegrini anuncia un equipo fiel a su descaro y vocación ofensiva en la visita al Oporto

Isco celebra un gol en La Rosaleda Ampliar foto
Isco celebra un gol en La Rosaleda REUTERS

Hay un jugador en el Oporto, Moutinho, que obsesiona a Manuel Pellegrini por su calidad, capacidad táctica y llegada. El internacional portugués simboliza a su propio equipo, un grupo con talento que, sin embargo, carece del esplendor de los grandes nombres del fútbol europeo. Temporada a temporada, el Oporto se rehace de sus multimillonarias ventas para confeccionar equipos muy competitivos. El líder de Portugal ha encontrado ahora abrigo en la pujanza de sus dos delanteros colombianos, James Rodríguez y Jackson Martínez (23 goles entre Liga y Liga de Campeones), en sus dos laterales brasileños de mucho brío, Danilo y Alex Sandro, y, cómo no, en los eternos Moutinho y Lucho González. Un gran Oporto.

“Nunca hemos especulado y ahora tampoco lo haremos”, afirma Pellegrini, el patrón de un equipo que asombró en la liguilla, donde pasó por encima de Milan y Zenit. El chileno se llevó a todos los disponibles hasta Oporto, un total de 25 jugadores, con solo la baja de Eliseu, lesionado, y la duda del lateral derecho, Jesús Gámez, con problemas musculares. “Nuestra obligación es que los aficionados regresen con una alegría”, añadió el entrenador, consciente del interés que ha desatado en la afición este histórico duelo. Alrededor de 2.500 hinchas del Málaga se darán cita en Oporto, con tres vuelos y 27 autobuses que salieron desde la capital andaluza. Otros 1.000 han viajado en sus vehículos. Se percibe en el ambiente la misma ilusión que cuando el equipo se plantó en Milán para lograr un meritorio empate o cuando arrasó a sus rivales en los duelos europeos de La Rosaleda.

En el Málaga regresarán al once los futbolistas reservados por Pellegrini en el duelo liguero frente al Athletic. Demichelis en el centro de la defensa, con un doble pivote fortísimo con Iturra y Toulalan, y Joaquín moviéndose entre líneas con Isco. Arriba, volverá Julio Baptista a la máxima competición continental, presumiblemente en compañía de Santa Cruz. Si no se recupera Gámez, jugará Sergio Sánchez en el lateral derecho.

Por su gran temporada y por los hombres de cuajo que forman su equipo, Vitor Pereira, entrenador del Oporto, no ocultó su admiración por el equipo español. “Me gusta como colectivo, por su capacidad para dominar el partido desde el toque y también desde el contragolpe. Su nivel futbolístico es muy alto”, expresó Pereira, siempre a la sombra de Villas-Boas hasta que su marcha al Chelsea en el verano de 2011 le abrió las puertas del banquillo del Oporto. En el estadio do Dragão, a la orilla del Duero, el Málaga no desea poner fin a su sueño europeo. Descaro y calidad son las mejores armas del equipo andaluz.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.