Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Soy muy patriota”

El goleador del Valencia analiza las claves de su juego y del Madrid, su rival hoy (21.00, Canal+ 1) y la cantera en la que se formó

Soldado persigue un balón Ampliar foto
Soldado persigue un balón

Roberto Soldado responde como juega: rápido y directo. Sin retórica. La charla no pasa de 15 minutos. Ante el Madrid, el martes en la Copa, jugó con el tobillo derecho inflado, sin infiltrarse para no perder la sensibilidad en el pie. Airado por ese 2-0 en el Bernabéu, Soldado (Valencia, 1985) vuelve a medirse hoy en Liga al club que lo formó, desde los 14 hasta los 23 años, y apenas le dio oportunidades en el primer equipo, antes de convertirse en un goleador muy estable en sus tres cursos en el Valencia, siempre por encima de los 25 tantos.

Pregunta. ¿En qué confía más de su juego?

Respuesta. En el desmarque y en jugar al límite de la línea defensiva. Y en los compañeros.

P. Está convencido de que tarde o temprano acabará marchándose de los defensas…

R. La mentalidad es esa: que a la tercera, te puedas ir y hacerles daño. Ellos te pueden estar ganando todo el partido, acción tras acción, pero tú, con una que les ganes, a veces es suficiente.

P. ¿Y cuando no puede irse ni una sola vez?

R. Me pasó el año pasado ante el Chelsea en Stamford Bridge. Se repliega muy bien, muy atrás, y no había espacios. Pero el peor central que he tenido es Puyol, por lo pesado que es entre comillas, siempre tocándote.

P. Ya marca hasta de cabeza. ¿Cuál es su punto débil?

R. La pierna izquierda. Con la cabeza sí sé colocarla bien.

P. ¿Y su gol preferido?

R. Al primer toque. La mayoría de mis goles son así. Y eso dice mucho de mis compañeros. No soy mucho de visualizar ni de imaginar antes de los partidos.

P. ¿El goleador al que más admira?

R. Messi. Tiene facilidad para hacer gol desde cualquier sitio y con cualquier parte del cuerpo.

La mayoría de mis goles son así. Y eso dice mucho de mis compañeros

P. ¿Su cara de malo es premeditada o le sale?

R. Me sale así. Desde pequeño he tenido esa mala leche.

P. Pellegrino trató de corregirlo sin éxito. ¿Es indomable?

R. Con Valverde solo me han sacado una tarjeta y fue por defenderle a él. Ese carácter me ayuda más que me perjudica.

P. ¿Se insulta con los centrales?

R. Con algunos sí, se dicen barbaridades de las que después te arrepientes.

P. ¿Se avergüenza al verse por televisión?

R. Algunas veces. Me gustaría corregirme, pero en ese momento no me puedo controlar. Reacciono o hago cosas que no están bien y me arrepiento, está claro.

P. ¿Tuvo mala fe en el pisotón a Falcao?

R. Se me podrán recriminar otras cosas, pero esa no: a Falcao lo admiro mucho, me gusta mucho su forma de jugar y ni mucho menos fue a propósito.

P. El máximo goleador español de 2012, con 27, goles, no fue a la Eurocopa. ¿Qué sintió?

R. Fueron momentos difíciles aunque sabía que con goles el seleccionador volvería a contar conmigo, como ha sido.

Superé mi ausencia en la Eurocopa proponiéndome metas: debo mejorar los números de la temporada pasada porque no fueron suficientes para ir a la selección

P. ¿Pudo disfrutar del triunfo de España?

R. Sí, estaba en Ibiza y disfruté como cualquier español más porque soy muy patriota. Lo superé proponiéndome metas: debo mejorar los números de la temporada pasada porque no fueron suficientes para ir a la selección.

P. ¿A qué atribuye la fiabilidad en su rendimiento?

R. Mi vida privada está muy normalizada y los compañeros me ayudan porque somos muy competitivos.

P. El Valencia ha recuperado la personalidad con Valverde. ¿Qué teclas ha tocado?

R. Es un entrenador más agresivo ofensivamente y le gusta mirar más hacia adelante que hacia atrás. Vamos a buscar arriba a los rivales desde el primer momento. Puede que estemos jugando más al espacio y la presencia de Piatti, que no tenía confianza, nos está dando muchísimo. Antes, guardábamos más la posición; ahora los delanteros somos los primeros que debemos robar el balón y el equipo ha encontrado la solidez defensiva.

Es un entrenador más agresivo ofensivamente y le gusta mirar más hacia adelante que hacia atrás. Vamos a buscar arriba a los rivales desde el primer momento

P. ¿El problema era más futbolístico que de falta de compromiso?

R. Las dos cosas. El equipo no estaba dando la cara y los futbolistas podíamos dar mucho más. Hemos estado al borde del precipicio y hemos reaccionado.

P. ¿Hay mucha hipocresía respecto a las salidas nocturnas de los futbolistas?

R. Como cualquier otro trabajador, puedes salir siempre que sea controlándote, no pasa nada.

P. El Madrid le cedió la iniciativa al Valencia en la Copa. Cuando estuvo usted allí, era otra cosa.

R. Sí, ha cambiado la filosofía de juego: ceden la pelota pero sacan el máximo rendimiento a la contra. Estás dominándoles, crees que estás haciendo un buen partido y, cuando menos te lo esperas, te matan. Antes, el Madrid tenía gente de mucha calidad como Ronaldo, Zidane, Beckham…, y era muy difícil quitarle el balón.

P. ¿Entiende a Mourinho dejando en el banquillo a Casillas?

R. No, sus motivos tendrá, pero desde fuera no se ven. Casillas es el mejor del mundo desde hace muchos años.

P. ¿Le gustaría tener a Mou de entrenador?

R. Estoy muy a gusto con Ernesto [Valverde].

P. ¿De qué manera le afecta la crisis?

R. A mi entorno sí le ha afectado: familiares y amigos están atravesando momentos difíciles como los de la sociedad. Estoy al tanto de todo.

P. ¿Y qué piensa del clima de corrupción generalizada?

R. Me parece lamentable que los que más deberían dar ejemplo son los que menos lo dan.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información