Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mejor partido para un récord histórico

A los mejores equipos se les mide por su capacidad de respuesta en los momentos más exigentes. El de ayer era especialmente comprometido tanto para el Barcelona como para el Málaga, seguramente dos de los planteles que gozan de mejor salud futbolística, admirables ambos, cada uno en lo suyo —siempre de acuerdo a sus recursos—, también ayer en la Rosaleda. Así las cosas, el uno frente al otro, puestos a comparar, fieles cada uno con su carta de naturaleza, gana el Barça.

El Málaga es un equipo de autor en un momento en que los entrenadores han perdido protagonismo respecto a los jugadores. Triunfa Pellegrini en un torneo que se quedó sin Guardiola y no sabe qué le pasa a Mourinho y menos a Bielsa. La confusión general contrasta con la clarividencia del chileno. No perdieron los blanquiazules por culpa de la táctica o del plan de Pellegrini.

Juega bien las tres competiciones y defiende estupendamente el Málaga. No es casualidad que Willy Caballero sea el portero menos goleado (llevaba 13). Betis, Valencia y Madrid, así como Zenit y Milan, han salido trasquilados de la Rosaleda. Y ya se sabe que el mejor joven europeo del 2012 ha sido Isco. La actuación colectiva blanquiazul fue consecuente con su buena carta de presentación. Apretaron un rato al Barça.

El Málaga es un equipo de autor en un momento en que los entrenadores han perdido protagonismo respecto a los jugadores

El Málaga se perdió a partir de un error de Camacho. Los detalles son decisivos en los partidos presuntamente igualados y el volante quiso ceder el balón a su guardameta sin darse cuenta de la presencia de Messi, que dejó su gol 28 en 19 jornadas, el noveno seguido. La jugada desmintió a cuantos denuncian que el 10 desaparece cuando su equipo no tiene la pelota. Aseguran que no colabora en defensa, que no presiona, que no está en la cancha, que solo camina. Falsa impresión.

Messi se queda descolgado sin dejar de leer el partido. Aguarda la recuperación del cuero por parte de un compañero o la equivocación del contrario. Ayer la pifió Camacho y el 10 embocó a gol después de regatear a Caballero.Liderado por Messi, el Barça construyó una victoria indiscutible y acorde con su propuesta.

Afrontó el encuentro con grandeza desde la alineación, tal como pedía el cartel de la jornada, y cerró el marcador con la autoridad que se le pide a un líder. Los azulgrana empequeñecieron a los blanquiazules y expresaron su jerarquía en cada uno de los apartados del partido, también en el de Messi, pichichi y Balón de Oro: marcó las diferencias como goleador y asistente en el gol de Cesc.

Los azulgrana empequeñecieron a los blanquiazules y expresaron su jerarquía en cada uno de los apartados del partido

Vilanova dio con la tecla en Moscú y repitió la formación en Málaga. Únicamente rotan el lateral derecho y un central desde que Cesc e Iniesta mezclan en la banda izquierda con Alba. La velocidad combina con la pausa, igual que el equilibrio propio con el desequilibrio del rival, y las mejores transiciones se suceden con la misma precisión que los rondos. Ya no solo ganan los partidos los azulgrana sino que exhiben su fútbol de seda con los titulares, con Messi e Iniesta de genios, y con los suplentes, representados por el excelso Thiago, autor del 0-3.

Nada mejor que el soberbio partido de ayer para celebrar una primera vuelta de récord en la historia de la Liga: 55 puntos sobre 57 y 37 jornadas consecutivas marcando por lo menos un gol. El equipo de Vilanova ha firmado unos números a mitad de camino que ni siquiera alcanzó el mejor de Guardiola. La Liga parece cosa definitivamente de los azulgrana después de que solo hayan cedido un empate en el Camp Nou ante el Real Madrid, el mismo equipo que curiosamente le ganó en verano la Supercopa de España.

Habrá que ver cómo responden los azulgrana en el cuerpo a cuerpo de competiciones como la Copa o la Champions después de su admirable regularidad en la Liga. Al igual que el Atlético o el Betis, el Málaga se tuvo que conformar con el gol del honor ante un histórico Barça. Los buenos parámetros del equipo de Pellegrini solo sirvieron para agrandar el éxito azulgrana.

Más información