Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El regreso del ‘9’ blanquiazul

Sergio García recupera protagonismo en el Espanyol tras volver a la posición de ariete

Sergio García, en un entrenamiento del Espanyol. Ampliar foto
Sergio García, en un entrenamiento del Espanyol. DIARIO AS

Los Reyes Magos no traen regalos solo para los niños. Al menos, eso es por lo reza la afición del Espanyol, que sueña con una victoria en el Camp Nou. Sergio García, reconvertido en ariete desde que Javier Aguirre tomó las riendas del equipo, es la carta fuerte con la que apuesta el conjunto blanquiazul para conseguir los tres puntos en su visita al campo del Barça, un feudo siempre difícil para el Espanyol, en el que solamente se alzó con la victoria en nueve oportunidades de los 81 partidos disputados.

Con la llegada de Aguirre al banquillo, el Espanyol cede el control del balón al rival, se repliega bien atrás y apuesta por la velocidad y habilidad para jugar a los espacios del delantero formado en la cantera del Barça. El de Bon Pastor dejó de jugar por las bandas, posición en la que se desempeñaba cuando Mauricio Pochettino era el entrenador y regresó a su posición natural de ariete, convirtiéndose en un arma imprescindible para las aspiraciones de permanencia del conjunto blanquiazul. Lo demostró en la visita al Bernabéu, cuando se aprovechó de la defensa adelantada del Madrid y autografió su primer gol en la temporada, un gol que ayudó al equipo a arrancar un valioso punto de Chamartín.

En la visita al Bernabéu, cuando se aprovechó de la defensa adelantada del Madrid, autografió su primer gol en la temporada

“Me gusta mucho. No sé me había olvidado. Ya tenía ganas de volver a disfrutar de esa posición”, explica Sergio García sobre su nueva-vieja función en el equipo. Defiende que, “con humildad y ganas de trabajar”, se puede obtener un buen resultado en el Camp Nou. La última gran alegría blanquiazul en el campo del Barça, fue de la mano de Iván De la Peña, otro crack con genética azulgrana. El 21 de febrero de 2009, Lo Pelat marcó los dos goles que le aseguraron el triunfo al Espanyol, sobre un Barcelona al que dirigía Guardiola y que sirvieron para cortar una racha de 27 años sin victorias en el campo del Barça.

“Sergio García es un 9 de área. Tiene la capacidad técnica como para poder jugar por la banda, como ya lo ha demostrado. También se puede desenvolver muy bien jugando de segundo delantero, acompañando a un jugador con las características de Stuani, por ejemplo. Pero, ahora mismo, pienso en Sergio como 9”, argumentaba Aguirre. Raúl Rodríguez, compañero del ariete en la selección catalana, afirma: “Es un delantero muy peligroso dentro del área. Juega bien con las dos piernas y es muy habilidoso. En su carrera ha rendido muy bien en esa posición y quizás en la banda queda un poco relegado”.

Sergio García debutó en la élite el 2 de septiembre de 2003 con el Barcelona, a las órdenes de Frank Rijkaard, en un partido contra el Sevilla que concluyó con empate a uno. Tras su paso por el Levante, el Zaragoza y el Betis, el campeón de la Eurocopa 2008 con la selección española, llegó al Espanyol en el temporada 2010-2011. Hoy trata de dejar su regalo de Reyes a la afición blanquiazul.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información