Messi se corona en el Villamarín

El argentino firma dos dianas para doblegar (1-2) a un Betis respondón y, con 86 goles en un año, supera el récord de Müller

Messi celebra su primer gol ante el Betis.
Messi celebra su primer gol ante el Betis.Jorge Guerrero (AFP)

El Barcelona, enganchado al romance de Messi con el gol, suma de tres en tres en esta Liga con semejante facilidad a la que el argentino se zampa todos los récords habidos y por haber. La Pulga aniquiló el registro de Gerd Müller y dejó claro que además de genio, es un goleador incomparable, el mejor. Ganó el Barça de Tito Vilanova en el feudo verdiblanco con dos goles de su astro, un resultado que el equipo azulgrana no consiguió catar durante sus cuatro temporadas con Pep Guardiola. A falta de títulos, el alumno sigue aprobando asignaturas pendientes del maestro, sin importarle demasiado lo que se encuentre delante. Apabulla el Barça y lo hace Messi. A su estela goleadora, suma y sigue un equipo al que no hay quien le tosa. Compareció en el Villamarín, un campo que se intuía complicado, y en un ejercicio impecable, por exigente, no perdió pie. Tres goles y cinco palos al final del partido hablan por sí solos de lo que le costó al Barça salir vivo del lío que le armó el Betis.

BETIS, 1 - BARCELONA, 2

Betis: Adrián; Chica, Amaya, Dorado, Nacho; Cañas, Beñat, Salva (Pozuelo, m. 74); Juan Carlos, Campbell (Vadillo, m. 46) y Rubén Castro. No utilizados: Casto; Ángel, Jorge Molina, Rubén Pérez, Pozuelo y Nosa.

Barcelona: Valdés; Adriano, Piqué, Puyol (Mascherano, m. 46), Jordi Alba; Busquets, Xavi, Cesc (Alexis, m. 10); Pedro (Thiago, m. 37), Messi e Iniesta. No ulitizados: Pinto; Alves, Villa y Song.

Goles: 0-1. M. 15. Messi resuelve después de un eslalon. 0-2. M. 25. Messi remata un pase de tacón de Iniesta. 1-2. M. 39. Rubén Castro aprovecha un pase de Vadillo.

Árbitro: Velasco Carballó. Amonestó a Jordi Alba, Vadillo, Pedro y Nacho.

46.157 espectadores en el Benito Villamarín.

Cuando se produjo la bulla, al filo del descanso tras el gol de Rubén Castro, Messi ya había metido dos. Le alcanzaron al final al Barça para llevarse el triunfo. No le resultó fácil. Enganchado a la pelea, el Betis mordió en la segunda parte, desbocado e irreverente. Tuvo el partido ese momento de arranque bético al que tanto teme el técnico catalán, y duró lo suyo. Sabe Vilanova que si ha de llegar, llegará la locura en el Villamarín, esa sinrazón verdiblanca que en la que se arma la de Dios, un punto sin retorno donde manda la bulla, y el ruido apabulla al más repeinado. Ni así claudicó el equipo de Vilanova, tan firme que no se adivina dónde doblará la rodilla si tampoco lo hizo esta vez.

Vilanova recurrió al duende de su equipo y salió el Barça vivo del Villamarín. Pero se lo tuvo que ganar. Respondió bien al reto que planteó Mel, más allá del talento de Messi enamorado del gol como nadie lo estuvo antes. Empujado al abismo, el Barcelona, que llegó avisado, supo encontrar el sendero para escapar de cuantos líos le generó el Betis: Lo hizo aferrado al acierto de Messi. Y con valentía. Jugó con Busquets metido entre Piqué y Puyol para armar una defensa de tres, y así lanzar a Alba y a Adriano por las bandas. Vilanova tampoco renunció al lujo de juntar a Xavi, Iniesta y Cesc, aunque el de Arenys le duró diez minutos, lo que tardó en lesionarse. Le reemplazó Alexis. Ni por esas asomó Villa del banquillo.

EL PAÍS

Hasta el final del primer tiempo el Barcelona aturulló al Betis, al que encerró en su cueva a base de toque. Messi tardó 25 minutos en picar dos veces. Cunde la sensación de que contra Leo da igual si eres valiente y aprietas arriba o te tapas metido en tu madriguera. Al final, aparece el argentino y te quita el aire. Eso hizo Leo, que tras verse fuera de los campos por mucho tiempo cuando su rodilla chocó con el portero del Benfica el pasado miércoles, volvió a vestirse para su particular cita con el gol. Nadie le pudo parar. Chutó dos veces, metió dos goles. Nada nuevo, salvo un detalle: en la Liga, nunca le había marcado un gol al Betis en el Villamarín. Firmó dos en esta ocasión, el primero gracias a que Alexis le abrió el camino para cruzarla con la zurda; el segundo, con otro zurdazo tras un servicio de Iniesta. Ya no hay un tipo en el mundo que haya marcado más goles que Messi en un año natural: 86, uno más que Müller en 1972.

Contra eso no hay bulla que valga, contra Leo, por muy Beñat que seas y bien que leas el partido, todo parece imposible. El Betis empujó lo suyo, y estrelló sus esperanzas por tres veces en los postes de Valdés. Pero tampoco pudo con el Barcelona, a quien le dieron tres puntos más su esfuerzo y, claro, los dos goles de Messi, esta vez, con récord incluido.

Cesc, un mes de baja

Europa Press

El FC Barcelona ha confirmado este lunes que Cesc Fàbregas estará un mes de baja por la rotura fibrilar en el muslo izquierdo que sufrió en el triunfo del equipo ayer domingo en el Benito Villamarín contra el Real Betis (1-2).

Cesc, que fue sustituido por el chileno Alexis Sánchez en el minuto 9 del encuentro, se perderá los tres partidos que quedan por jugar en este 2012, el de Copa del Rey de este miércoles en Córdoba (ida de los octavos de final), y los dos de Liga BBVA contra el Atlético de Madrid (este domingo en el Camp Nou) y ante el Valladolid.

En función de su recuperación, el de Arenys llegaría para el derbi catalán contra el RCD Espanyol del domingo 6 de enero, día de Reyes, en el Camp Nou, si bien es probable que se pierda el partido amistoso navideño de laselección catalana del día 2 de enero contra Nigeria en Cornellà-El Prat.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS