Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hamilton cambia de flecha

El campeón de 2008 revoluciona el ‘paddock’ al firmar por Mercedes para tres temporadas como sustituto de Michael Schumacher

McLaren reacciona al movimiento fichando a ‘Checo’ Pérez

Hamilton, en el podio del GP de Italia. Ampliar foto
Hamilton, en el podio del GP de Italia. AP

A principios de este mes, Eddie Jordan, fundador de la escudería de fórmula 1 que durante 15 años llevó su nombre y ahora comentarista de la cadena británica BBC, irrumpió como un terremoto en las redes sociales al asegurar que Lewis Hamilton había llegado a un acuerdo con Mercedes para competir con el equipo alemán a partir de la próxima temporada. Aquella noticia tuvo casi el mismo impacto entre los miembros de la caravana que integra el gran circo que el que causan a la vista las estrafalarias camisas que luce por el paddock. Tres semanas después, aquella epifanía se ha convertido en primicia cuando Mercedes ha anunciado la contratación del británico como relevo de Michael Schumacher y compañero de Nico Rosberg, en un acuerdo inicial que tiene una vigencia de tres años. Este movimiento ha provocado la reacción inmediata de McLaren, que ha informado de la llegada de Sergio Checo Pérez como recambio de Hamilton y nuevo vecino de taller de Jenson Button.

El británico rompe con su escudería desde los 13 años, que pretendía renovarle a la baja

Al margen de conocer la identidad del próximo campeón, este Mundial pasará a la historia por el fichaje de Hamilton por Mercedes o, más bien, por su salida de McLaren, la estructura en la que ha competido desde los 13 años y con la que consiguió su única corona, en 2008.

Una mareante oferta que podría rondar los 25 millones de euros anuales y la palabra de Ross Brawn, director de Mercedes, acerca del compromiso del constructor de Stuttgart con la F-1, han dejado sin efecto los últimos intentos de Martin Whitmarsh, máximo responsable de McLaren, por retener al que hasta este momento era su buque insignia.

Whitmarsh advertía de que la coyuntura económica había cambiado desde que Hamilton firmó su último acuerdo, a razón de unos 12 millones de euros anuales, y que eso le había obligado a renegociar su ficha a la baja, un peaje que XIX Entertainment, la agencia que representa al piloto, consideró inaceptable.

Sergio Pérez, durante una rueda de prensa en el circuito de Singapur. ampliar foto
Sergio Pérez, durante una rueda de prensa en el circuito de Singapur. EFE

Es el momento de asumir un nuevo reto. Estoy muy emocionado por comenzar este capítulo vinculado a Mercedes, una marca que posee un patrimonio increíble en el automovilismo, además de una pasión por ganar que yo comparto”, declaró Hamilton. “Juntos podemos crecer y hacer frente a este nuevo desafío. Creo que puedo ayudar a dirigir Las Flechas de Plata a la cima y alcanzar el objetivo que compartimos: ser campeones del mundo”, añadió el de Tewin, que sigue en liza por la corona actual aunque esté a más de dos carreras de distancia (52 puntos) de Fernando Alonso, el líder del certamen.

Aunque el alemán no se ha pronunciado, su opción más lógica parece la retirada

“Estoy encantado de poder dar la bienvenida a Hamilton”, manifestó Ross Brawn. “Una llegada de este calibre es un testimonio de la talla de nuestro sello en la F-1. Estoy muy orgulloso de que comparta nuestra visión y ambición por el éxito”, añadió. “Estoy convencido de que Lewis y Nico serán la pareja más dinámica de la parrilla del año que viene”, prosiguió este prolífico ingeniero licenciado en aeronáutica.

En esta misma nota, Brawn agradecía a Schumacher el trabajo realizado en los últimos tres años y le deseaba lo mejor en su nueva etapa, cualquiera que sea esta. “Su energía y compromiso nunca han vacilado, incluso cuando los resultados no han respondido a nuestras propias expectativas. Como siempre, ha sido un placer trabajar con Michael”, concluía el ejecutivo.

Llegados a este punto, ahora está por ver si Schumacher decide retirarse o cambiar de aires, por más que la primera opción parezca la más lógica si atendemos a los pobres resultados que ha acumulado el alemán, de 43 años, en este último ciclo (tan solo un podio) y la multitud de ciscos en los que se ha metido.

No sería de extrañar que Mercedes y McLaren se hubieran puesto de acuerdo para dar la bienvenida a sus nuevas incorporaciones al mismo tiempo. A la vez que Brawn regalaba los oídos a Hamilton, Whitmarsh hacía lo mismo con Pérez, que en su tercera temporada en la F-1 dejará Sauber para afrontar al mayor reto de su vida.

Llega la hora de asumir un nuevo reto. Mercedes tiene una pasión por ganar que yo comparto”

Lewis Hamilton, piloto de McLaren

Este mexicano nacido en Guadalajara hace 22 años formaba parte de la Academía de Ferrari, el programa de jóvenes pilotos de la marca de Maranello, y su excelente rendimiento en 2012 (tres podios) le había colocado como posible recambio de Felipe Massa, una posibilidad que Luca di Montezemolo, el presidente de la compañía italiana, descartó categóricamente “por falta de experiencia”, según dijo.

“Estoy tremendamente emocionado por haberme convertido en piloto de McLaren”, declaró Pérez. “Se trata de uno de los grandes nombres de esta disciplina desde hace más de 40 años, un equipo que cualquier piloto querría representar. Crecí con las grandes historias de Ayrton Senna y por eso me llena de orgullo que me hayan elegido para formar pareja con Jenson”, añadió Checo. “Creemos que está preparado para adoptar un papel de candidato al título”, consideró Whitmarsh.

Una vez más, McLaren y Ferrari divergen en sus criterios cuando llega el momento de juzgar a un piloto, aunque una cosa sí que está clara: Checo caerá en Woking como agua de mayo porque es joven, tiene talento y, además, el apoyo del conglomerado de empresas de Carlos Slim, el hombre más rico del mundo. Un chollo.

- Consulte la Clasificación y los Resultados del Mundial de F-1

Ross Brawn vence y convence

El aura que acompaña a Ross Brawn puede convencer a cualquiera. La figura de este ingeniero nacido en Manchester hace 57 años es capital para entender los éxitos de Michael Schumacher. A su lado, el alemán consiguió sus siete títulos: los dos de Benetton (1994 y 1995) y los cinco de Ferrari (de 2000 a 2004).

Después de dejar Maranello a finales de 2006, Brawn fichó por Honda como director, cargo que ocupó durante una temporada, la que tardó el fabricante japonés en anunciar su adiós a la fórmula 1. En ese momento, el británico se hizo cargo de todo el tinglado por un solo euro, lo transformó en Brawn GP y ganó el título en 2009, de calle y con Jenson Button como piloto. A final de curso, Brawn convenció a Mercedes para que le recomprara la estructura por más de 200 millones de euros antes de conseguir que Schumacher, que llevaba retirado desde 2006, se subiera al carro.

Ahora, su capacidad de persuasión ha conseguido que Lewis Hamilton abandone el entorno que le ha convertido en la celebridad que es para firmar por una escudería que, hoy por hoy, no posee un coche para subir al podio y que ni siquiera tenía claro su recorrido hasta ayer. Fue entonces cuando Mercedes anunció su compromiso, al menos hasta 2020, y la llegada de Niki Lauda como nuevo presidente del consejo de control del equipo. En la mente de la escudería está el radical cambio reglamentario previsto para 2014, un marco completamente nuevo, de esos que tanto chiflan a los ingenieros. Brawn se frota las manos.

Más información