Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las broncas de Leo

El argentino recriminó a Villa una jugada durante la primera mitad. "Si Messi te dice que lo tenías que hacer, es porque lleva razón", argumenta Pedro

Ayer, la primera bronca de Messi le tocó a Alexis, por un mal centro. Empieza a ser habitual que el argentino no se corte al reclamar otro desenlace de la jugada a sus compañeros. Sucedió el año pasado con Tello y volvió a pasar ayer con el Guaje, al filo del descanso, porque el asturiano no jugó el balón de primera. Messi no se cortó y se lo dejó claro: “¡De primera!”, le recriminó. Messi ejerce de líder y el equipo lo acepta, incluidas las reclamaciones. Tras el descanso, ambos volvieron al césped y se les vio hablando tranquilamente. Ya lo dijo Pedro la temporada pasada: “Normalmente, si Leo te dice que lo tenías que haber hecho de otra manera, es que lo tenías que haber hecho de otra manera y él tiene razón”.

Messi, tremendamente activo, no paró de buscar el gol. No estuvo especialmente fino en la definición y cuando remató bien, la sacó Toño. Por segunda vez esta temporada, Messi se quedó sin celebrar un gol. También se le vio encararse con Siqueira, con el que hizo las paces rápidamente. Del compromiso de Messi con el equipo habla la manera en la que celebró el gol de Xavi. Al final, mandó un tiro al palo y la afición coreo su nombre. Fue antes de que un centro suyo terminara en la red.

Villa jugó de titular por vez primera esta temporada. No lo hacía desde que se lesionó en Yokohama, el 15 de diciembre, en la semifinal del Mundial de Clubes. Como acostumbra, buscó desmarques en profundidad desde la banda izquierda, por donde abrió el campo y tuvo una buena ocasión, al inicio de la segunda parte, rematando esta vez de primera. En el minuto 7 de la reanudación dejó su puesto a Pedrito. Tito Vilanova se levantó del banquillo para felicitarle.

Más información