Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El San Antonio dice adiós a la Asobal

El club navarro, que hace una década era puntero a nivel internacional, renuncia a su plaza por falta de recursos económicos

Los jugadores del San Antonio celebran su última Liga, en 2005. Ampliar foto
Los jugadores del San Antonio celebran su última Liga, en 2005.

Prácticamente a la misma hora en que en Madrid se celebraba el sorteo del próximo Mundial de balonmano, que se celebrará en España en 2013, en Pamplona un equipo, otro más después del Torrevieja, decía adiós a la Liga Asobal por motivos económicos. El Amaya San Antonio, el mismo que bajo el nombre del Portland llegó a conquistar la Copa de Europa y dos Ligas a principios de la década pasada, anunciaba que no ha encontrado patrocinador para la próxima temporada y que renuncia por falta de recursos a seguir en la máxima categoría del balonmano, que podría reducirse de 16 a 14 equipos.

El presidente de la entidad, Doroteo Vicente, ha comunicado la decisión hoy por la mañana y ha comentado que hasta última ahora han estado esperando una respuesta positiva de una empresa navarra, que no ha querido desvelar, pero que finalmente se ha echado para atrás. "Hemos hecho un grandísimo esfuerzo por seguir en la Asobal" y por encontrar el patrocinador pero "no hemos podido conseguirlo", ha explicado el dirigente del equipo navarro.

Palmarés del San Antonio

  • 2 Ligas ASOBAL: 2001/2002 y 2004/2005
  • 2 Copas del Rey: 1998/1999 y 2000/2001
  • 3 Supercopas de España: 2001/2002, 2002/2003 y 2005/2006
  • 1 Copa de Europa: 2000/2001
  • 2 Recopas de Europa: 1999/2000 y 2003/2004
  • 1 Supercopa de Europa: 1999/2000

Los jugadores del San Antonio ya alertaron de que la situación era insostenible durante la pasada temporada. El 21 de marzo, el partido que les enfrentó al Ademar de León –otro histórico equipo que las está pasando canutas- se inició con un tiempo muerto en señal de protesta. Se les adeudaba a los jugadores parte de la nómina y entre seis y ocho mensualidades de derechos de imagen.

Algunos, como el pivote internacional Gedeón Guardiola, dijeron basta. Perdonó al club la deuda que tenía con él y ha puesto rumbo a la poderosa Liga alemana, donde, al menos, tendrá garantizada una estabilidad económica. Un éxodo de jugadores a las ligas extranjeras, sobre todo a la francesa, que se incrementa prácticamente a diario. “Es una pena, pero los éxitos que se logran en la cancha no se traducen después fuera de ella”, lamentaba Guardiola antes de finalizar la pasada temporada, en la que el San Antonio concluyó en noveno lugar.

Los éxitos a los que se refería Guardiola no dejan de ser también los del San Antonio, que entre el año 2000 y 2006 logró, entre otros títulos, una Copa de Europa (fue subcampeón en dos ocasiones), dos Recopas de Europa y dos Ligas Asobal, siendo el único equipo que discutió el liderazgo del Barcelona y el Ciudad Real, con una plantilla que contó con jugadores de renombre como el francés Jackson Richardson.

La historia del San Antonio se lleva repitiendo, con distintas siglas, desde los años noventa en un deporte que siempre ha dependido de las subvenciones y los patrocinadores. En una situación de crisis como la actual, para algunos equipos sobrevivir ya podría ser considerado un título. No en vano, el conjunto navarro ya se vio obligado en 1993 a renunciar por los mismos motivos a seguir en la Liga Asobal, donde regresó dos años más tarde. Entonces, en cierta manera, cogió el relevo del Teka de Santander con la incorporación de varios jugadores después de que el conjunto cántabro desapareciera. El legado deportivo de los navarros pasó a manos del Ciudad Real que, también por falta de patrocinadores, acabó en el Atlético de Madrid.

La baja del San Antonio abriría la posibilidad al Villa de Aranda de ascender a la División de Honor, siempre y cuando reúna los avales pertinentes. La Liga Asobal ha dado de plazo hasta mañana, a las nueve de la mañana, para que los clubes con posibilidades de jugar en la Liga Asobal presenten sus presupuestos y avales, y no se descarta, ni mucho menos, la reducción de la competición a 14 participantes. En ese sentido, el presidente del Palma Río, uno de los recién ascendidos, ha calificado hoy como una "amenaza" las exigencias de la Asobal de que depositen mañana un aval de 50.000 euros.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información