Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una derrota inexplicable

Rusia se va del torneo como la selección más rematadora y con la sensación de que solo el gol la traicionó ● Advocaat deja el cargo como seleccionador

Arshavin, cabizbajo tras la eliminación de Rusia.
Arshavin, cabizbajo tras la eliminación de Rusia. REUTERS

“Esto es fútbol”, explicó con rotundidad Dick Advocaat cuando le preguntaron las razones de la inesperada derrota ante Grecia que ha mandado a Rusia a casa. El de Grecia fue el último partido en el cargo del técnico holandés. La decisión la tenía tomada antes de que diera comienzo el torneo. Ni siquiera regresó con el resto de la expedición en el vuelo de Varsovia a Moscú al poco de terminar el partido, un gesto que ha sido bien visto en Rusia “No tengo nada que decir”, contestó cortante Arshavin. “No puedo responder a la pregunta”, respondió, aún aturdido, Izmailov, cuando una vez que descartó la preparación física como razonamiento explicativo del desastre, fue cuestionado por la táctica o los aspectos psicológicos.

Jugamos bastante bien, salimos hacia delante y Grecia solo se defendió"

 Dick Advocaat

Rusia se va de la Eurocopa con la sensación de que solo las curvas traicioneras del juego han podido sacarla de la competición. Se va siendo la selección con más remates a puerta de media, 19 ­­­-la media del torneo es 13 - y con cinco goles a favor, Grecia le ha birlado el puesto solo con tres dianas. El libreto ruso ha sido ambicioso y su fútbol, sobre todo en el primer partido ante la República Checa, ha sido junto al de España y Alemania el que más admiración ha despertado. La mezcla de la escuela rusa con la holandesa, ambas con el movimiento constante de jugadores con y sin balón que ya llevó a la Rusia de Hiddink hasta las semifinales de 2008, parecía que volvería a dar resultado. Individualmente también ha dejado huella. Dzagoev se va como máximo goleador, hasta el momento con tres tantos, Arshavin como uno de los mejores media-puntas de la primera fase, y Shirokov y Zyrianov como figuras que apuntaban a jugadores revelación del campeonato.

“Jugamos bastante bien, salimos hacia delante y Grecia solo se defendió. Es verdad que encajamos un gol, pero en la primera mitad jugamos muy bien. Los griegos son expertos en hacer lo que hiceron. Quizá en ataque nos faltó la agudeza de otras veces para hacer gol, pero en la primera parte ellos llegaron solo una vez. Cuando encajas un gol así, tienes 45 minutos para arreglarlo, pero eso no ocurrió. Es difícil decir por qué. Los laterales subieron, tuvimos tres jugadores en ataque, pero necesitas estar acertado, y eso no pasó. Tuvimos el balón durante 44 minutos de la primera parte, ellos marcaron y fue una historia totalmente diferente.”, analizó, ya con más reposo Advocaat.

La rueda de prensa del técnico levantó ampollas porque dijo no interesarle lo que pudieran decir los hinchas rusos de lo sucedido: “No me interesa qué y quién lo dice”, espetó con una sequedad cortante. Del discurso reduccionista de Advocaat -“ellos metieron un gol y nosotros no”- se desprende que la falta de gol ha sido el aspecto decisivo. Le preguntaron por el cambio tan temprano de Kerzhakov, sustituido por Pavlyuchenko en el descanso, y el holandés lo justificó en términos de efectividad: “Kerzhakov ha jugado tres partidos de titular y no ha marcado ningún gol. Si tienes dos delanteros como Pavlyuchenko e Izmailov lo normal es darles una oportunidad para ver si solucionan el problema”. De los cinco goles, sólo uno correspondió a un delantero, el de Pavlyuchenko ante los checos.

El técnico holandés se marcha en medio de la polémica y ya suenan Slutski y Hiddink

La eliminación ha abierto ya el debate sobre el sustituto de Advocaat. Algunos técnicos locales ya han abogado por elegir a un compatriota.“Necesitamos a alguien que conozca los problemas de nuestro fútbol y que sea capaz de tomar decisiones, incluso sorprendentes, porque ahora necesitamos una revolución”, esgrimió el ex seleccionador Anatoli Byshovets, que ocupó el cargo en 1998. “Lo de buscar un seleccionador extranjero se ha convertido en un cuento de hadas. En nuestro país hay entrenadores capacitados ”, ha clamado el jugador Chugaynov, técnico del Torpedo de Moscu. Valeri Slutski, el entrenador del CSKA de Moscú, es uno de los preferidos por el quorum que suscita. Incluso hay quien aboga por el regreso de Guus Hiddink, como el delantero del Ajax, Bulykhin, marginado por Advocaat: “Guss sabe cómo solucionar cualquier situación. Creó un equipo excelente y en general ha hecho mucho por el fútbol ruso. Con él jugamos muy bien”.

Más información