Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Lo que suceda es irreversible, hay que estar a la altura”

Bielsa apela al dominio del balón como elemento para desestabilizar al Atlético sin descartar el contragolpe como recurso

Marcelo Bielsa en el estadio Nacional de Bucarest, donde mañana disputa la final de la Liga Europa
Marcelo Bielsa en el estadio Nacional de Bucarest, donde mañana disputa la final de la Liga Europa GETTY

A Marcelo Bielsa se le requiere en las ruedas de prensa como la de este martes, previa a un acontecimiento histórico del club al que representa, que desgrane con su discurso reflexivo todo tipo de situaciones, ya sean planteamientos futbolísticos o emocionales. Y a todas las cuestiones responde con un tono de voz acorde con lo trascendental del entorno. Si le cuestionan acerca de si su equipo, el Athletic, planteará un partido más en los espacios a la espalda del rival, la respuesta comparte la sugerencia: “El contragolpe es una posibilidad, y quizás sería un recuso, pero nosotros sabemos que nuestra forma de jugar tiene un riesgo y tratamos de que no se produzcan desajustes, a cambio de ese riesgo intentamos disponer de mayor tiempo de posesión y más cantidad de ataques”.

En realidad el técnico rosarino ni desmiente ni afirma el axioma, porque lo contempla como una de las múltiples variables de un partido encuadrado en el último escalón de un campeonato internacional. Un matiz determinante por la diferencia respecto a otro tipo de encuentros. “Un partido así no tiene ningún tipo de alternativas que expliquen la realidad de un equipo. Nos sentimos bien y debemos estar bien, lo que vaya a suceder es irreversible y hay que saber estar a la altura”, aseguró el técnico rojiblanco. Consciente de que las emociones particulares brotan los últimos días hacia una euforia incontrolable en Bilbao, Bielsa tan solo buscó la manera de explotarlas. “Las emociones y las sensaciones se multiplican en este tipo de circunstancias, pero lo importante es como se manifiestan en el juego”, recalcó.

Las emociones se multiplican en este tipo de circunstancias, pero lo importante es cómo se manifiestan en el juego”

A pesar de que su equipo disputa un partido histórico tras 35 años de travesía sin puerto en Europa, al rosarino, con los datos sobre la mesa, le resulta complicado explicar si el momento del Athletic está en la parte alta de la vuelta. “Es difícil imaginar en el fútbol que es lo más alto y que es lo más bajo. Yo pensaba que como menos debía repetir en la Liga lo logrado la temporada pasada (el Athletic fue 6º con 58 puntos), y no lo he conseguido”, confesó el argentino. Aun así, para el conjunto rojiblanco la Liga Europa ha funcionado como bálsamo en momentos complicados, y como ejercicio máximo de autoestima. “Manchester fue un punto de inflexión, porque ganamos los dos partidos, eliminamos a un equipo muy grande y entonces nos dimos cuenta de que podíamos ganar a cualquiera”, aseguró Ander Herrera, de nuevo organizador en el centro del campo.

No quiso Marcelo Bielsa, en medio del marco, aclarar si renovará con el Athletic para la próxima temporada. “A final del curso realizaré las evaluaciones pertinentes al respecto”, zanjó el argentino. El desenlace del primer desafío ante el Atlético podría aterciopelar esos cálculos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.