JJOO

La esgrima española, fuera de Londres

Desde Moscú 1980 todos los Juegos tuvieron algún tirador español

El polaco Skrodzki toca al español Martí.
El polaco Skrodzki toca al español Martí.Peter Hudec (EFE)

Seis tiradores españoles se jugaban su presencia en los Juegos de Londres del próximo verano este fin de semana. Los seis, incluido José Luis Abajo Pirri, bronce en Pekín 2008, primera medalla olímpica de la esgrima española, se han quedado fuera. Los veteranos y los jóvenes. Por primera vez desde Montreal 1976, España no contará con ningún representante olímpico en este deporte.

"Es una competición muy complicada. No se parece en nada a otra porque no reparte medallas, sino plazas", resumía Pirri el Preolímpico antes de viajar a Bratislava (Eslovaquia). Junto a él estaba Berta Peña, también de la especialidad de espada; María Mariño y Carlos Llavador (florete) y Araceli Navarro y Jaime Martí (sable). Aunque conscientes de la dificultad de la prueba, en la federación esperaban clasificar al menos a tres tiradores.

La que más cerca lo ha tenido es María Mariño. La gallega, de 19 años, llegó a octavos, pero fue eliminada por la rumana Cristina Ghita. Antes había caído Araceli Navarro, una de las veteranas, también en octavos y también ante una rumana: Bianca Alexandra Pascu. Y Pirri, el hombre con toda la experiencia, el medallista olímpico ante el ucraniano Karuchenko.

El sábado habían anunciado las primeras nubes negras para la esgrima española Martí (que cayó con el polaco Skrodzki), Llavador (con el israelí Hatoel) y Peña, que ni siquiera llegó al último tablón.

Sobre la firma

Amaya Iríbar

Redactora jefa de Fin de Semana desde 2017. Antes estuvo al frente de la sección de Deportes y fue redactora de Sociedad y de Negocios. Está especializada en gimnasia y ha cubierto para EL PAÍS dos Juegos Olímpicos y varios europeos y mundiales de atletismo. Es licenciada en Ciencias Políticas y tiene el Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS