FÚTBOL

El marine Simeone

El técnico del Atlético esgrime un discurso marcial ante las adversidades: “No hay ni calor, ni frio, ni cansancio”.

Simeone, en el partido ante el Hannover.
Simeone, en el partido ante el Hannover.PETER STEFFEN (EFE)

Rapado como va al estilo marine, con esos movimientos para relajar el cuello que lo confunden con un boxeador antes de saltar al cuadrilátero, a Diego Pablo Simeone solo le faltó pronunciar el marcial “no hay dolor” mientras disertaba sobre las exigencias horarias del calendario, el ritmo de partidos y las más de dos madrugadas que a él y a sus futbolistas les ha tocado vivir llegando Madrid después de un desplazamiento: “La realidad es el partido con el Levante y no hay ni calor ni frío, ni cansancio, ni que el Atlético empezó a jugar muy pronto esta temporada. Eso sí, Invitaría a jugar (el domingo a las 12:00) a los que ponen los horarios, para que sepan lo que es para los jugadores jugar un jueves por la noche y un domingo por la mañana. No es una excusa pero sí una realidad”. El discurso del técnico se ciñe al partido de turno, a la idea de competir sin detenerse en contratiempos.

La propia preparación física a la que Óscar Ortega somete al grupo es estajanovista. No hay tregua ni en los entrenamientos de recuperación. La intensidad es alta hasta en esas sesiones pospartidos que muchos preparadores físicos reducen a unas cuantas carreras y a simples ejercicios de estiramiento. Los jugadores no se quejan del trabajo al que son sometidos. Todo lo contrario. Se han metido en la cabeza la necesidad de sufrir, la misma con la que Simeone entendía los partidos como jugador.

Metido en las semifinales de la Liga Europa y con una ligera esperanza de que una buena racha acerque al equipo a la pelea directa por un puesto en la próxima Liga de Campeones, Simeone ha contabilizado los partidos que restan, 11 si se mete en la final europea. Ha pedido un último esfuerzo a sus futbolistas para tratar de alcanzar alguno de los objetivos posibles. “El Cholo nos da mucha caña, pero estamos bien. El profe Ortega no tiene métodos innovadores, es tradicional, pero nos tiene apunto”, apuntan desde el vestuario. Con todo, las exigencias del calendario, han obligado a Simeone a idear un plan alternativo de rotaciones que le dio buen resultado contra el Getafe: “Hicimos jugar de inicio a gente que estaba fresca y rematamos el partido con futbolistas más habituales en el once”.

Al Atlético le espera el Levante, un rival directo por una plaza europea. Todos creían que el Levante no iba a aguantar ahí y le han cerrado la boca a todos los que podía pensar desde esa posición. Hay que felicitar al Levante por su temporada. El partido que hizo ante el Valencia fue fabuloso. Me sale decir eso, felicitación al entrenador y al grupo, porque han logrado mantener la expectativa y la ilusión durante todo el torneo”, concluyó Simeone.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS