Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | LIGA EUROPA

"Es una maravilla verlo jugar así"

Ferguson reconoce la superioridad del equipo de Bielsa y le augura un futuro ganador

Ferguson y Bielsa, en segundo término, durante el partido. Ampliar foto
Ferguson y Bielsa, en segundo término, durante el partido. AFP

No hay entrenador eternamente ganador en el tiempo que no tenga las cicatrices de la derrota. Alex Ferguson es uno de esos hombres de fútbol que entiende cuál es la pose del derrotado cuando no hay nada que objetarle al contrario. Hierático, encogido de hombros, visiblemente disgustado por lo que denotaba la entonación solemne y susurrante de su discurso, reconoció la superioridad del Athletic.

Ante los medios, Ferguson no mascaba chicle como hace habitualmente en el banquillo. Digería un gol, el de Llorente, que nunca pudo imaginar. Un balón largo a la espalda. La historia del fútbol británico acuchilló a sus centrales cuando Llorente cazó y mandó el globo a la red de De Gea. “Nuestro juego ha sido muy pobre. No nos podemos quejar de lo que ha sucedido, la pena ha sido el primer gol, un balón largo… Que nos pase esto siendo un equipo británico… Hasta ese gol la primera mitad ha sido igualada, luego, ellos han sido mejores en el segundo tiempo”, reconocía con la mirada perdida y sin inmutarse el entrenador del Manchester United.

No tuvo reparo alguno Ferguson en admitir que el Athletic fue muy superior con la pelota, que los futbolistas de Bielsa enseñaron un fútbol que puede agrandar las vitrinas del Athletic: “Tienen una buena oportunidad para llegar muy lejos, lo están haciendo bien, con esa manera de combinar pueden llegar hasta la final. Merecen ganar esta competición, les deseo todo lo mejor. Es un tributo al esfuerzo que ha impregnado su entrenador. Es una maravilla ver jugar de esta manera al Athletic. Es fabuloso”.

Durante la mañana reinó el sol en Bilbao. Día de partido grande y los colores del Athletic lucían en los balcones. Tampoco a la hinchada se le secó la boca mentando a su equipo. Rugió San Mamés como durante todo el día lo hizo la ciudad, que parece entregada a Bielsa. Con todo, el entrenador argentino no quiere subirse a esa ola de popularidad para confirmar su continuidad. Acepta el estado de optimismo en torno a su figura, pero dio a entender que prefiere observar la reacción de los hinchas y del club si el final de temporada no es tan espectacular: “Esa efervescencia de la ciudad y de los hinchas no es nueva para nadie. Es un emblema de esta institución, no es una cuestión que ignorase. “Las evaluaciones hay que hacerlas cuando los hechos son definitivos. El Athletic está compitiendo en tres escenarios que no han concluido”, advirtió el técnico del Athletic.

Un mensaje que apunta a la contención de la euforia que continuaba en los aledaños del estadio al término del partido. El ambiente parecía tan británico como el gol encajado por el United. Marcó Llorente y se acabó el equipo de Ferguson. Al poco, también la participación del goleador rojiblanco. Abandonó el campo coreado. Se marchó poco antes del intermedio con su misión cumplida. Bregó hasta donde pudo, pescó un gol y se marchó dolorido. “Valoro y agradezco el compromiso de Llorente jugando, nunca ignoraría el esfuerzo que él hizo, pero no tomo decisiones que ponen en peligro la salud de un jugador”, aclaró Bielsa cuando fue preguntado por si no había arriesgado alienando al punta internacional.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información