Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ÁLEX CORRETJA | Capitán español de la Copa Davis

"Me dolía que antes no compitiéramos unidos, ahora somos un equipo"

Corretja, que debuta como seleccionador hoy (14.00) en la Davis, analiza la diferencia entre los equipos de los 90 y los de ahora

Àlex Corretja (Barcelona, 1974), exnúmero dos, maestro de maestros en 1998 y bronce olímpico en los Juegos de Sidney 2000, debuta hoy (14.00, Tdp) como seleccionador de tenis en la primera ronda de la Copa Davis. En Oviedo, España contra Kazajistán, el primer capítulo de la renovación de la mejor selección del siglo XXI, con la que no competirán, de momento, Rafael Nadal, David Ferrer y Feliciano López.

Pregunta. Nicolás Almagro, Juan Carlos Ferrero, Marcel Granollers y Marc López llevarán el peso de la eliminatoria. ¿Qué debe tener un hombre Davis?

Respuesta. Lo primero, tiene que ser valiente, atrevido. No tiene que esconderse. La Davis conlleva una mayor responsabilidad que la carrera individual. Dependiendo del estado anímico o tenístico del jugador, hay veces que eso le puede pasar factura si no está preparado. El tenis español ha roto con ese tabú, con ese pasado que nos lastró durante mucho tiempo. Lo más importante es el equipo. Recuerdo comentarios de compañeros míos del circuito. De los suecos, de los franceses, por ejemplo: 'Sois buenos, pero no sois un equipo'. Era nuestra envidia verles competir unidos y no ser capaces. A mí me dolía. Ahora somos un equipo.

P. Almagro dudó sobre su participación. Su tenis es como su carácter: volcánico.

R. En esta competición es mucho mejor ser echado 'palante' que echado 'patrás'. Si especulas, no sales. Más vale lanzarse con todo el carácter que se tenga: Nico puede ser perfectamente un jugador Davis. Le motiva jugar delante de gente, le encanta el ambiente... encaja perfectamente en el perfil. También está Juan Carlos Ferrero. Una bendición.

P. ¿Se atrevería a jugar con Almagro de titular una eliminatoria sobre cemento?

R. No me lo plantearé hasta que llegue el caso. Lo que me importa es la bonita pista [de tierra] del Palacio de Oviedo. En estos momentos, es invalorable.

P. En el fútbol, todos se pelean por convencer al seleccionador de que les convoque para ir al Mundial. En el tenis parece que es el seleccionador el que tiene que convencer a los jugadores para ir a la Davis.

R. Cada deporte es un mundo. Nadal, Ferrer... compiten individualmente y emplean unas energías que tienen que recuperar por algún lado. El futbolista tiene el calendario más armado, juega miércoles y sábado, todo lo suyo es más automático. En el tenis hay que encontrar picos de forma... y durante el año, si el tenista no juega, si se lesiona, no tiene quién le remplace, se va a la calle, al contrario que en el fútbol. He sido jugador y en una ocasión, avisando con mucha antelación, también avisé al seleccionador para que no me convocara. El capitán está para dialogar con los jugadores y tomar las decisiones que considere oportunas.

P. ¿Qué tiene que pasar para que Nadal y Ferrer vuelvan al equipo?

R. Todos siguen teniendo la Davis en su mente. La temporada pasada fue muy larga. Hay que saber escoger. Cuando acabas de competir en diciembre, como Rafa, con casi 100 partidos entre individuales y dobles, y el día 27 ya estás viajando, juegas la final más larga de la historia en el Abierto de Australia... Exigirle que estuviera en condiciones para jugar aquí lo vería fuera de lo normal. No creo que se estén descartando o excluyendo. Es entendible.

P. Su estilo como técnico, ¿seductor o sargento de hierro?

R. Lo veremos con el tiempo. Soy muy dialogante, me gusta estar cerca del jugador y su entrenador. Voy a intentar mezclar, ser más duro o menos duro según lo vaya sintiendo. Hay jugadores a los que se les puede hablar más claro, y jugadores para los que hay que buscar palabras más suaves para no herir sus sentimientos. Estoy ilusionado. Me siento capacitado para afrontar esas situaciones.

P. ¿Por qué?

R. Hay un efecto Murray que a mí me ayuda muchísimo. Trabajar con Andy tres años me ha permitido convivir con un jugador top, tener otro diálogo, otro punto de vista, no solo el español. Noto que esa experiencia acumulada con Andy es muy positiva para saber gestionar ahora según qué situaciones. Sin eso, estaría más verde. Me ha ayudado a entender por qué puedes exigir en unos momentos y en otros no. El trabajar con un extranjero me ha dado otro enfoque, y eso me ayuda a encontrar un equilibrio cuando encaro una conversación con un jugador. Ha sido como un master.

P. Defina al equipo kazajo en una palabra.

R. Trampa.

P. ¿Por qué?

R. Son desconocidos para el gran público, pero tienen un gran tenis: muy agresivos, tienen mucha idea de cómo jugar, talento, y son muy consistentes.

P. Albert Costa, su antecesor, ocupa ahora un cargo de nueva creación: coordinador de las selecciones. ¿No pueden solaparse sus dos puestos?

R. Para nada. Si lo viera así, lo diría. Albert no influye en nada. Estoy encantado y agradecido porque decidiera que soy la persona que puede guiar a este equipo, pero no hay ninguna circunstancia extraña.

ORDEN DE JUEGO (Teledeporte).

HOY

14.00. Juan Carlos Ferrero-Mikhail Kukushkin (Kaz.)

A continuación. Nicolás Almagro (ESP) v Andrey Golubev (Kaz.)

SÁBADO

15.00. Marcel Granollers/Marc López (ESP) v Evgeny Korolev/Yuriy Schukin (Kaz.)

DOMINGO

14.00. Nicolás Almagro (ESP) v Mikhail Kukushkin (Kaz.)

A continuación. Juan Carlos Ferrero (ESP) v Andrey Golubev (Kaz.)

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.