Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Figueres, el precedente

El equipo catalán, que eliminó en 2002 al Barça y Osasuna entre otros, era el único en haber alcanzado las semifinales de la Copa

Equipos modestos escogidos para la gloria. Hasta ahora, solo seis conjuntos de Segunda División B habían alcanzado los cuartos de final de la Copa. Todo un hito si se tiene en cuenta que por el camino, al menos, se encontraron con dos rivales de Primera. El primero en despuntar fue el Mallorca B, en 1987. Le siguió el Numancia en 1996, equipo famoso porque a un paso estuvo de tumbar al Barcelona. Y completan el elenco de escogidos el Granada en 2001, el Figueres en 2002, la Gramenet en 2005 y el actual Mirandés. Pero alcanzar el penúltimo escalón del torneo era un terreno desconocido para todos menos para el Figueres, hasta anoche el único precedente.

El equipo catalán rompió moldes con su participación, toda vez que eliminó al Teruel en primera ronda con un sonoro 8 a 0. Después, festejó que le tocará el Barcelona como rival para cuadrar las cuentas del club, al tiempo que se daba por perdido. Pero ganó el duelo en la prórroga y prolongó el éxito ante Osasuna, al que eliminó en los penaltis. En octavos se midió con la otra sorpresa del torneo, el Novelda, también de Segunda B, y en cuartos al Córdoba, incapaz de endosarle un gol en la eliminatoria. Su sueño se trabó en las semifinales por una sola diana. Caídos en el campo de Vilatenim por 0-1, empataron en Riazor a uno. Justo lo que parecía ocurrirle al Mirandés frente al Espanyol. Pero no.

Un disparo de Pablo Infante primero y una falta rematada por César Caneda a última hora valió para el delirio de la afición, de casi toda España -posicionada con el rival más débil- y de un equipo modesto que, de superar la próxima eliminatoria, tendrá pie y medio en Europa, con el resto de equipo participantes en la zona europea de Primera.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.