Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quique Sánchez Flores entrenará al Al-Ahli

El técnico madrileño se hará cargo el jueves del equipo, que marcha décimo en la Primera División de los Emiratos Árabes Unidos

Quique Sánchez Flores, entrenador del Atlético de Madrid hasta el final de la temporada pasada, acaba de iniciar una nueva etapa en su trayectoria fichando por el Al-Ahli, equipo de Dubái que juega en la Primera División de los Emiratos Árabes Unidos. El técnico madrileño, que se hará cargo del equipo este jueves, emprende, de esta forma, su segunda aventura fuera del fútbol español, después de entrenar al Benfica portugués, en la temporada 2008-09. También ha dirigido, al margen del Atlético, al Getafe y al Valencia.

El español se une a un conjunto que va décimo de la Primera División y que solo ha ganado tres partidos con el checo Ivan Hasek en el banquillo. En la plantilla del equipo destacan el chileno Luis Jiménez y el brasileño Jajá, que pasó por el Getafe en el año 2006. El Al-Ahli ha ganado cinco Ligas de los Emiratos Árabes, en 1975, 1976, 1980, 2006 y 2009, y siete Copas del mismo país. Quique Sánchez Flores coincidirá en esa misma Liga con Diego Armando Maradona, que entrena al Al-Wasl, un club en el que también militó el futbolista vasco Fran Yeste. Por el fútbol árabe han pasado, además, futbolistas como Fernando Hierro, Guardiola o Emaná, antiguo jugador del Betis que actualmente juega en el Al-Hilal, de Arabia Saudí.

En su última etapa en los banquillos, en el Atlético, Quique Sánchez Flores vivió continuos altibajos. En su primera campaña en el club rojiblanco, al que llegó en octubre de 2009 sustituyendo a Abel Resino, logró la Liga Europa de 2010 y condujo al club a la final de la Copa del Rey, que perdió frente al Sevilla. Consiguió, además, ganar la Supercopa de Europa al imponerse (2-0) al Inter de Milán, entonces dirigido por Rafa Benítez. La temporada pasada, sin embargo, las cosas cambiaron y el Atlético realizó una temporada con grandes claroscuros. Quique estuvo en la cuerda floja en varias ocasiones - llegó a perder cinco partidos consecutivos- y evidenció su mala relación con Forlán, una de las estrellas del equipo. Finalmente, consiguió clasificar al equipo para la previa de la Liga Europa antes de abandonar el club al final de la temporada.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.