Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Hércules y el Sabadell se escapan

Ambos equipos ganan por la mínima (1-0) al Alcoyano y el Alcorcón, respectivamente, y se ponen líderes destacados.- El Deportivo salva un punto (2-2) en casa ante el Nàstic

Uno, el Hércules, peleaba el curso pasado en los campos de Primera División. El otro, el Sabadell, se desenvolvía en el anonimato de la Segunda División B. Ahora comparten el liderato de Segunda con 19 puntos tras sendas victorias por la mínima (1-0) ante el Alcoyano y el Alcorcón, respectivamente. Un primer puesto que representa también la primera fuga de la temporada, puesto que ya le sacan cuatro puntos al Almería y el Córdoba, terceros con 15 puntos. Los goles de hoy fueron obra de los máximos goleadores de ambos equipos, el delantero Aaron Bueno para los catalanes y el centrocampista Míchel para los alicantinos. Ambos suman tres goles, cada uno en los primeros ocho partidos.

El gol de Aaron Bueno llegó de penalti tras 10 minutos y los arlequinados supieron mantener la ventaja pese a la expulsión, antes de que terminara la primera parte, de Olmo, por doble tarjeta amarilla. Fue la ocasión para que el portera De Navas se luciera, evitara el empuje y los goles del rival, como en esas estiradas ante Quini y Agus, que bien valieron la victoria y el primer puesto para los suyos.

En el Rico Pérez el tanto decisivo lo firmó Míchel, el año pasado sacrificado en el banquillo del Deportivo -sumó solo ocho partidos y tres como titular-, decisivo este curso en el Hércules. Su equipo, frente al Alcoyano, sufrió en los últimos minutos los arreones del rival después de quedarse con un hombre menos (Tiago Gomes dejó el campo por una doble cartulina amarilla cuando faltaban menos de 15 minutos). Mandiá se fue al vestuario junto a su jugador por protestar, pero el episodio no impidió al Hércules llevarse los tres puntos y el coliderato.

El Depor es de Segunda

Un gol de Aythami cuando moría el partido salvó al Deportivo de una sonrojante derrota en Riazor y selló un magro empate (2-2) para el equipo que prepara Oltra, despedido con una intensa pitada por su afición. A hoy no caben dudas, el equipo dominador de la categoría que se esperaba no es tal, el Depor es uno más de Segunda, prisionero de su incapacidad para realizar un fútbol coral, con una medular que mostró un catálogo de imprecisiones.

El Deportivo se encuentra más cómodo en las transiciones que en la maduración y padeció para imponerse. Pudo cerrar el partido en los minutos finales de la primera parte cuando el Nàstic se vino abajo tras el gol de Salomão, un zapatazo desde la frontal en una jugada en la que los blanquiazules aprovecharon la descolocación del rival tras un saque de banda. Pero ahí, con el marcador a favor, le faltó tensión al Deportivo, durante largos minutos con un punto cadencioso y aplatanado. Algo que se difuminó en el segundo acto, con un Nàstic distinto, ambicioso, de fútbol en campo contrario. Apretó y encimó al Depor, que ofreció un nuevo chispazo con un remate de Colotto al larguero justo antes de que Powell empatara para los catalanes. Con el partido igualado, Oltra olvidó cualquier prevención, empezó a tirar de delanteros y retrasó a Valerón, al que no le llegaba la pelota, más cerca del área propia que de la oponente. Rectificó minutos después, pero para entonces el Nàstic ya había marcado el segundo, de nuevo de Powell, tras magnífica aparición de Morán. Con el público en los vomitorios, llegó el empate en la jugada fetiche del equipo, la que todos conocen y nadie atina a sujetar: balón al segundo palo para que toque Colotto, que regaló la igualada a Aythami.

El Valladolid araña el empate

En los otros partidos de la novena jornada, el Valladolid consiguió arañar un punto en el campo del Recreativo, a pesar de jugar con un hombre menos durante casi una hora de juego. Un agarrón de Tequio, expulsado, sobre Juan Villar, causó el penalti realizado por Pablo Sánchez. El Valladolid no se acobardó y Javi Guerra tuvo en sus pies la posibilidad del empate pocos minutos después; el defensa Zamora despejó la pelota bajo los tres palos. El gol del 1-1 final llegó a pocos minutos de la conclusión, cuando Rueda cabeceó un saque de esquina de Sisi.

Otro penalti, esta vez marcado por Nagore, bastó para darle la victoria al Numancia ante el Almería (1-0). Los andaluces se descuelgan de los dos equipos que encabezan la tabla mientras el Numancia deja los puestos de descenso. Una zona de la que no consigue salir el Huesca, que empató en casa (2-2) contra el Murcia. Un penalti de Camacho -quinto gol de la temporada para él- y un cabezazo del veterano Helguera dieron una doble ventaja al conjunto aragonés después de 20 minutos, pero no fueron suficientes para lograr el triunfo. Un doblete de Emilio Sánchez, el primero gracias a una falta magistral, dio el empate a los murcianos. Los otros dos encuentros restantes, también acabaron en tablas: el Cartagena igualó con el Córdoba (0-0) y Las Palmas hizo lo propio ante el Elche (1-1).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.