Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inglaterra pide que se retrasen las elecciones de la FIFA

La federación inglesa considera inapropiado que se vote mañana a Blatter, dadas las recientes acusaciones vertidas contra algunos de los cargos del organismo por la presunta compra de votos

La Federación Inglesa de Fútbol ha instado a la FIFA a que posponga las elecciones presidenciales previstas para mañana, a causa del escándalo de corrupción que ha salpicado al proceso en los últimos días. El organismo inglés ha pedido a otras federaciones que se sumen a su petición de retrasar una votación en la que el suizo Joseph Blatter (de 75 años, y presidente desde 1998), será el único candidato, después de que el domingo retirara su candidatura a causa del escándalo el catarí Mohammed bin Hammam, suspendido por el Comité de Ética del organismo. La vecina Escocia ha respondido a la llamada y también ha pedido que se posponga la elección.

Las principales acusaciones que se han lanzado recientemente distintos altos cargos de la FIFA apuntan a la compra de votos tanto en el marco del propio proceso electoral de la institución como en los de la elección de las sedes para los Campeonatos del Mundo de 2018 y 2022, concedidos a Rusia y Catar, respectivamente. Inglaterra aspiraba a organizar el Mundial de 2018. Blatter convocó ayer una rueda de prensa para negar que exista ninguna crisis en el seno del organismo. "Se ha hecho un gran daño a la FIFA estos días", afirmó el suizo; "pero el fútbol no está en crisis. Hay que resolver los problemas en casa".

Sus explicaciones le han parecido insuficientes al organismo inglés. "Pedimos a la FIFA y a otras federaciones nacionales que nos apoyen en dos iniciativas", ha dicho hoy su presidente, David Bernstein; "Primero, posponer la elección y dar credibilidad al proceso, para que otra candidatura reformista alternativa pueda tener la oportunidad de presentarse. Segundo, crear un cuerpo externo independiente que haga recomendaciones para mejorar el funcionamiento del organismo". La federación inglesa ya había anunciado previamente su intención de abstenerse en la votación de mañana.

La primera respuesta contraria a la petición británica ha llegado de Jack Warner, vicepresidente de la FIFA y presidente de la CONCACAF, que también fue suspendido provisionalmente el domingo después de ser acusado de dejarse comprar. Warner ha instado a las federaciones de los países caribeños a que voten por Blatter y a no protestar en el Congreso en el que tendrá lugar la elección por todo lo que está ocurriendo. Algo curioso, ya que el domingo hizo un llamamiento a "parar a Blatter". Poco después, ha sido Bin Hammam, el que hasta hace poco iba a ser rival del suizo, quien ha anunciado que no habrá boicot por parte de los países asiáticos, a los que ha pedido que participen en la votación.

Por otra parte, las aerolíneas Emirates, que esponsorizan distintos torneos de la FIFA, el Mundial entre ellos, han hecho pública su decepción por todo lo que está ocurriendo. "Esperamos que todo se resuelva tan pronto como sea posible", ha manifestado la compañía a través de un comunicado. No ha sido la única empresa que ha expresado su preocupación. También lo han hecho otros espónsors del organismo, como Visa, Coca-Cola o Adidas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.