_
_
_
_
_

Ferrari destituye a su director técnico

Aldo Costa sale del cargo tras los malos resultados y la escudería reestructura su organigrama

En Maranello, la sede de la escudería Ferrari, comienzan a acumularse ingenieros ociosos, provenientes todos de la división de fórmula 1 de la marca, su principal escaparate, que atraviesa una etapa de sequía desde que Kimi Raikkonen logró el último título mundial en 2007.

A día de hoy, nadie sabe a qué se dedica Chris Dyer, que la temporada pasada se ocupó de la gestión estratégica desde el muro de La Scuderia, y que fue defenestrado poco después de que Fernando Alonso perdiera la oportunidad de sumar su tercera corona en la última cita del curso, en Abu Dabi.

Antes que Dyer, en 2009, Luca Baldisserri también fue apartado de su puesto como estratega y se le atribuyeron nuevas funciones: desde 2010 se encarga de coordinar la Drivers Academy, el programa de jóvenes pilotos que pertenecen a Il Cavallino Rampante.

Pues bien, el último en engrosar la lista de técnicos sin un cargo específico es Aldo Costa, que hasta ahora era la persona con mayor rango dentro de la estructura de F-1. De esta forma, Ferrari le señala directamente como principal responsable del escaso rendimiento ofrecido por el 150º Italia en las cinco primeras pruebas de la temporada.

Tras la renuncia de Costa, la escudería de los bólidos rojos ha quedado constituida en tres divisiones. Pat Fry será el encargado del trabajo referente a las cuestiones que afecten al chasis, Corrado Lanzone se ocupará del departamento de producción y Luca Marmorino seguirá al frente del área de motores.

Tras un inicio de curso más que pobre, con un solo podio, de Alonso, en las cuatro primeras pruebas, las vergüenzas del prototipo de este año quedaron al aire el pasado domingo, en el circuito de Montmeló, donde Alonso llegó a liderar la prueba durante 20 vueltas tras realizar un arranque antológico y que después se derritió con el paso de las vueltas hasta terminar quinto tras ser doblado por los cuatro primeros.

A las puertas de la carrera de este próximo fin de semana, en Mónaco, la sexta del calendario, Alonso ocupa la quinta plaza en la clasificación general, a 67 puntos del líder, el alemán Sebastian Vettel.

Las penosas prestaciones del 150º Italia, sobre todo con las gomas superduras que Pirelli decidió introducir en el Gran Premio de España, parecen haber significado una humillación demasiado importante para seguir tan panchos. Costa ha sido el primero en caer, pero es probable que no sea el único.

Aldo Costa con Fernando Alonso en el podium del GP de Singapur de 2010.
Aldo Costa con Fernando Alonso en el podium del GP de Singapur de 2010.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_