El Bizkaia Bilbao Basket se colapsa

Graves agujeros defensivos condenan a los bilbaínos ante un veloz Unicaja (92-72)

El Bizkaia Bilbao Basket se quebró ayer defensivamente y dejó al Unicaja marcar el ritmo del partido, mucho más rápido de lo que a los de Katsikaris les hubiera gustado. La caída fue aparatosa y ni siquiera fue posible salvar el basket average, que estaba situado en la barrera de los 18 puntos. Así las cosas, los bilbaínos no fueron capaces de afianzar su posición en la parte alta de la tabla y los de Chus Mateo ganaron un balón de oxígeno en casa (92-72).

El primer cuarto certificó la calidad de los mates a una mano de Warren y la debilidad defensiva del Bizkaia Bilbao Basket. El Unicaja impuso un ritmo veloz y desató sus ganas de correr cuando los de Katsikaris aún no se habían metido en el partido. La necesidad de jugar más duro era cada vez más imperiosa para los visitantes que pagaron caro el llegar demasiado tarde a los rebotes ofensivos. Sinanovic, Mcintyre y Fitch amasaron doce puntos de ventaja que amenazaban con incrementarse gradualemente si no mediaba una reorganización en el lado bilbaíno.

Con Jackson a medias por lesión en una pierna y Banic diluido entre la agresividad de los malagueños, era difícil atisbar esperanzas. Los problemas para leer ofensivamente el partido por parte del Bizkaia Bilbao Basket eran ya un hecho incontestable en el segundo cuarto, en el que el Unicaja logró sacar hasta 21 puntos de ventaja a l rival.

Incapaces de hacer que los malagueños tuvieran que pensarse mejor sus ataques, los bilbaínos maquillaron sus carencias con un marcaje uno contra uno a Fitch y McIntyre, sus más crueles verdugos. Jackson supo aprovechar algunos despistes, pero el ánimo general decayó al ver a Rubio y Fitch confirmar las opciones del Unicaja también desde la línea exterior.

Las bolas rápidas, tan cómodas para los de Chus Mateo, desesperaban al Bizkaia Bilbao Basket, que se marchó al descanso con un desolador 47-26 en el marcador y con algunos contragolpes infructuosos más en su haber.

Pese a que el Unicaja salió un poco desinflado en el tercer cuarto, el Bizkaia Bilbao Basket volvió a confirmar que es un equipo de rachas. Presionó en toda la cancha y Banic rascó seis puntos, pero el peligro acechaba a los de Katsikaris en cada jugador malagueño. Cuatro triples de Almazán, Sinanovic y Tripkovic (2) volvieron a reconducir al situación a favor del Unicaja, que aprovechó bien los problemas de comunicación que tenía los bilbaínos en el plano defensivo. A esas alturas la diferencia era de 25 puntos y al Bizkaia Bilbao Basket solo le quedaba salvar el basket average, situado en la barrera de los 18 puntos.

En el último cuarto quedó claro que tampoco eso sería posible. Mavroeidis quiso estar en todo, pero ya no valía solo un intercambio de canastas entre ambos equipos. El Bizkaia Bilbao Basket necesitaba desactivar la intensidad defensiva de los de Mateo. El siempre temible Freeland no dio opciones a los bilbaínos, que no lograron rediseñar su línea defensiva para beneficio de Fitch, que firmó un gran triple en los minutos finales.

Mumbrú avanza con el balón perseguido por el alero del Unicaja Pablo Almazán.
Mumbrú avanza con el balón perseguido por el alero del Unicaja Pablo Almazán.EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS