Prórroga salvadora

El tiempo añadido obtenido por Jackson propicia la victoria del Bizkaia Bilbao Basket sobre el Lagun Aro

La capacidad de Jackson para tomar las decisiones correctas en los momentos clave y cierta dosis de suerte colocaron ayer al Bizkaia Bilbao Basket en la senda de la victoria ante el Lagun Aro. Como dicta la norma no escrita de los derbis, la sorpresa fue una constante en Miribilla, si bien fue mucho más sonada de lo que cabía esperar. Con el marcador en 73-76, el base estadounidense encestó un triple cuya validez suscitó las dudas de los árbitros, pero que una vez comprobado sentenció el encuentro. Mumbrú anotó tres triples consecutivos para asegurar la tercera victoria consecutiva del conjunto de Katsikaris, que sigue apuntalando sus aspiraciones europeas y está a una victoria del tercer puesto.

No pudieron mostrar perfiles más dispares bilbaínos y guipuzcoanos al saltar a la cancha. El Bizkaia Bilbao Basket se presentó como un voraz buscador de oportunidades y el Lagun Aro como un mero recolector de errores ajenos. Banic cogió las riendas de un equipo que andaba solo y con paso firme. La creciente diferencia en el marcador, de hasta 15 puntos, en beneficio de los bilbaínos fue posible gracias a sus puntuales y siempre agradecidos detalles de Jackson.

Los inspiradísimos jugadores de Katsikaris apuntaban maneras para propiciar una hecatombe para el Lagun Aro, cuya peso recayó sobre Lorbek y Baron, los apagafuegos del primer cuarto. El Bizkaia Bilbao Basket quizá quemó gasolina demasiado pronto y los guipuzcoanos pudieron tomar aire. Hernández Sonseca se reveló como hombre de confianza mientras hasta Fisher arrimaba el hombro para cavar más hondo.

Los fulminantes contraataques bilbaínos fueron acompañados de toques de excelencia desde la línea exterior por parte de los de Pablo Laso. A base de faltas, el Lagun Aro recuperó resuello y se puso a solo tres puntos del rival en un derbi que se enrarecía por momentos. Así las cosas, los guipuzcoanos se fueron al descanso con un tranquilizador 40-37.

Salgado, que jugaba por primera vez un partido oficial en Bilbao con la camiseta del Lagun Aro, no aportó la solidez que acostumbra hasta el último cuarto. Otra vez a base de faltas el Bizkaia Bilbao Basket se volvió a distanciar, pero la rueda ya estaba pinchada y amenazaba con deshincharse poco a poco. Con Doblas y Miralles dando puntillas a dos manos mientras Baron acumulaba puntos con triples de todos los colores, la descoordinación e improvisación asomaba en las filas del conjunto de Katsikaris.

A base de tenacidad y espíritu voluntarioso, que no capacidad técnica, el Lagun Aro, envalentonado, se puso por delante en el Marcador. Entonces apareció Jackson e hizo su primera aportación en forma de dos valiosos triples. Completamente desmanejados, los bilbaínos dejaron pasar dos jugadas clave y parecía que pagar las consecuencias era el único destino posible para ellos. Entonces volvió Jackson a escena.

La prórroga fue un paseo para el Bizkaia Bilbao Basket, que se limitó a sumar puntos de tres en tres de la mano de Mumbrú. El equipo supo aprovechar la oportunidad y amarró otra victoria en casa (92-86).

Por otro lado, el Caja Laboral fulminó ayer al CAI Zaragoza (79-61), que se rindieron prácticamente desde el principio. Teletovic tuvo el día y marcó 30 puntos, de los que 18 fueron a base de triples. Los vitorianos apretaron hasta distanciarse en el marcador hasta el 66-36. El CAI intentó capear como pudo el aluvión de puntos y trató de cortar la producción ofensiva local en el segundo cuarto, pero pronto se quedaron sin argumentos para seguir plantando batalla y bajaron los brazos en un partido que carecía ya de cualquier atisbo de emoción.

Albert Miralles (derecha), choca con el ala-pívot croata del Bilbao Basket, Marko Banic.
Albert Miralles (derecha), choca con el ala-pívot croata del Bilbao Basket, Marko Banic.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS