Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cesc no jugará la final de la Curling Cup

Los dos jugadores no terminan el encuentro ante el Stoke City en el Emirates Stadium (1-0)

El Arsenal acecha al líder, el Manchester United, en la Liga inglesa, al situarse a un solo punto tras un triunfo por la mínima ante el Stoke City en el Emirates Stadium (1-0), gracias al tanto del ex sevillista Sébastien Squillaci en un partido en el que cayeron lesionados Cesc Fábregas y Theo Walcott. Caro peaje el que paga el Arsenal a cuatro días de la final de la Carling Cup. Comenzó fuerte, mandando. Imponiendo un estilo y prometiendo un partido brillante que bajó su nivel por los incidentes de Cesc y Walcott. Arsène Wenger, técnico del Arsenal confirmó la lesión muscular del capitán. Cesc no estará este domingo en la final de la carling cup aunque, según su preparador físico, se recuperará para el partido de vuelta de la Liga de Campeones ante el Barcelona el 8 de marzo. Walcott también se lesionó en una acción de la segunda parte en la que su tobillo se quedó enganchado en el césped y se lo torció al sufrir el peso de un rival que le cayó encima.

Curiosamente de los dos nació la primera acción brillante, a los dos minutos. Un pase del centrocampista español al desmarque de Walcott le dejó solo, escorado ante la portería rival, y su disparo lo repelió el palo. A los ocho minutos llegó el gol del partido. Un saque de esquina lo mató con el pecho en el segundo palo el gigantón danés Nicklas Bendtner, que con la pierna derecha puso el balón en la cabeza de Squillaci, que remachó a la red.

Pintaba fiesta en el Emirates pero llegó la accidentada jugada en la que Cesc sufrió una lesión muscular. Intentó seguir unos minutos pero rápidamente Arsene Wenger, consciente de la final de la Curling y la vuelta de octavos de Liga de Campeones ante el Barcelona, le sustituyó por Andréi Arshavin. Pudo marcar el ruso a los 27 minutos, pero disparó blando, y a los 36 Wojciech Szczesny dejó la parada de la noche. Se ganó la ovación de sus seguidores con una parada repleta de reflejos al potente derechazo desde la frontal de John Carew.

Reservó fuerzas el Arsenal en la segunda mitad, accidentada por la lesión de tobillo de Walcott que abandonó el campo en camilla tras sufrir una entrada. Y acabó sufriendo ante un lanzamiento de falta de Jermaine Pennant que pudo significar el empate.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.