Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós al Fenómeno

Ronaldo, que admite sufrir hipotiroidismo, se retira tras casi dos décadas de goles, regates vertiginosos, trofeos y lesiones: "Los que me criticaron me hicieron más fuerte"

Ronaldo, el Fenómeno, se retira. "Voy a poner fin a una carrera que ha sido maravillosa y que me ha ofrecido muchas emociones. He conocido derrotas, victorias increíbles, pero también muchos amigos". Así lo ha anunciado oficialmente esta tarde en una rueda de prensa en la que ha llorado, agradecido a todos aquellos con los que compartió su carrera y recordado a los que hablaron mal de él: "Todos los que me criticaron me hicieron más fuerte". También ha admitido que sufre hipotiroidismo y que se debe tratar con productos con los que se arriesgaría a dar positivo en los controles antidopaje.

Ayer, la noticia de su adiós al fútbol ya había circulado por todos los medios, después de que el brasileño adelantó su decisión al diario O Estado de São Paulo. "No aguanto más. Yo quería continuar, pero no lo consigo. Pienso en una jugada, pero no la ejecuto como quiero. Es la hora, pero fue demasiado lindo", declaró en la entrevista. Se retira, pues, a los 34 años, uno de los más grandes futbolistas de las últimas décadas.

Los equipos de Ronaldo (partidos oficiales y goles)

Cruzeiro (1993). Partidos: 44. Goles: 44

PSV (1994-96): Partidos: 57. Goles: 55

Barcelona (1996-97). Partidos: 49. Goles: 47

Inter (1997-2002). Partidos: 99. Goles: 59

Real Madrid (2002-2007). Partidos: 177. Goles: 104.

Milan (2007-2008). Partidos: 20. Goles: 9.

Corinthians (2008-2011). Partidos: 65. Goles: 35.

***

Brasil: 97 partidos. Goles: 62.

"Voy a poner fin a una carrera que ha sido maravillosa y que me ha ofrecido muchas emociones. He conocido derrotas, victorias increíbles, pero también muchos amigos", ha dicho el Fenómeno

"El hipotiroidismo afecta a mi metabolismo y, para curarlo, tengo que tomar productos que están en la lista prohibida", ha admitido

Sus jugadas, regates y bicicletas efectuadas a una velocidad descomunal y los centenares de goles que anotó entre PSV, Barcelona, Inter, Real Madrid y Milan le consagraron como el mejor goleador mundial entre finales de los noventa y los primeros años del nuevo siglo. En este periodo fue dos veces Balón de Oro (1997 y 2002) y ganó dos mundiales, en 1994 y 2002, con Brasil. En el primero solo participó en la expedición de la seleçao a Estados Unidos, sin jugar, pero en el segundo, en Corea y Japón, fue el protagonista absoluto, pichichi del torneo con ocho goles. En la máxima competición mundial presume del récord histórico de goles, 15, con los cuatro que anotó en la edición de 1998, cuando Brasil fue subcampeón, y los tres en Alemania en 2006.

La llegada a Europa

Ronaldo empezó su carrera como profesional en el Cruzeiro en 1993, donde marcó 44 goles en 44 partidos y fue ojeado por los grandes clubes europeos. El PSV, holandés, lo trajo al Viejo Continente en 1994, con solo 18 años. En dos temporadas marcó 45 goles en 50 partidos oficiales y ganó el FIFA World Player, premio individual que ganaría tres veces. Ya había demostrado ampliamente estar preparado para una de las grandes ligas europeas.

La breve etapa con el Barcelona

El Barça compró en 1996 a un Ronaldo que aún no cumplía los 20 años por 2.500 millones de pesetas (15 millones de euros) y en un año sedujo a la afición culé y a todo el fútbol español. Fue pichichi de la Liga con 34 tantos en 37 partidos, en todas las competiciones marcó 47 en 49 encuentros y levantó con la camiseta azulgrana la Supercopa de España, la Copa del Rey y la Recopa. Solo le faltó la Liga, que el Real Madrid de Capello, con 92 puntos, arrebató al Barça, que en aquel curso sumó 90. El gol que marcó al Compostela, arrancando desde el medio del campo, fue un compendio de lo que Ronaldo representaba: una mezcla de fuerza física, velocidad y toques sutiles.

El calcio, apogeo y lesiones.

Un año más tarde, Ronaldo decidió irse a Italia, convencido por el proyecto de Moratti, presidente del Inter de Milán, que quería encumbrar a los neroazzurri a lo más alto del fútbol europeo y mundial. También fueron decisivas, en aquel traspaso, sus desavenencias con el entonces presidente del club culé, Josep Lluís Núñez. En ese club Ronaldo se quedó 5 años, la permanencia más larga en su carrera de futbolista. Entre 1997 y 2002 ganó los dos Balones de Oro y las dos primeras temporadas confirmó todas su cualidades, anotando 42 goles en 58 partidos oficiales y levantando en 1998 la Copa de la UEFA. Sin embargo, en Milán empezó su calvario con las lesiones que le acompañarían durante toda su carrera. En el Mundial de 1998, donde su estrella fue eclipsada por la de Zidane, sufrió una convulsión inexplicable pocas horas antes de la final contra Francia. En la rueda de prensa de hoy en São Paulo, Ronaldo ha hablado también de las lesiones que han lastrado su trayectoria: "Desde hace dos años, siempre es la misma cosa, una vez es una pierna, luego la otra, después es el muslo... Esto es lo que me obliga a parar". "Sufro cuando tengo que subir las escaleras, y mi casa no tiene ascensor", ha ironizado al respecto.

Después del Mundial de Francia, los destellos del verdadero Ronaldo empezaron a ser más intermitentes, hasta el drama que se produjo el 12 abril de 2000. Aquella noche, en la final de Copa Italia contra el Lazio, Ronaldo volvía de una lesión que le había dejado lejos de los campos muchos meses, y a los pocos minutos, intentando regatear a un defensa con su típico juego de piernas, se cayó al suelo gritando por el dolor. Se había roto el tendón de la rodilla derecha, lesión que le obligó a estar un año más sin volver a tocar pelota. A principio de su aventura italiana, Ronaldo estuvo muy cerca de fichar por el Lazio de Cragnotti. Paradójicamente el equipo de Roma marcó su experiencia italiana: ante el Lazio anotó uno de los goles en la final de la Copa de la UEFA, el único trofeo que ganó con el Inter, sufrió esa tremenda lesión en 2000 y dos años más tarde perdió una Liga en el Olímpico de Roma en la última jornada contra el equipo blanquiceleste. Sus lagrimas sentado en el banquillo se quedaron como el símbolo de aquella derrota para los interistas.

El Madrid de los galácticos

Cuando todo apuntaba a que su vida futbolística se hubiese quemado demasiado pronto, Ronaldo volvió a resurgir en el Mundial de 2002. Después de aquella competición, el Real Madrid pagó por él 44 millones de euros. Con el club blanco vivió su segunda juventud: marcó 104 dianas en 177 partidos, ganó dos veces la Liga (2003 y 2007) y volvió a ser pichichi en 2004 con 24 goles. En Madrid coincidió con otros futbolistas que, con él, marcaron una época: Zidane, Figo, Raúl y Roberto Carlos. Era el Madrid de los galácticos con el que, sin embargo, no consiguió la Liga de Campeones, trofeo que falta en su envidiable vitrina personal. Durante su segunda etapa en España participó en su cuarto mundial, en el que logró superar la marca de goles en la competición, 15. La Francia de su compañero Zidane eliminó a Brasil en cuartos.

El ocaso en el Milan y el regreso a Brasil

En la temporada posterior a ese Mundial, con 31 años, se fue al Milan en el mercado invernal, después de jugar con Capello apenas siete partidos en los primeros cinco meses. En su retorno a Italia apenas sumó nueve goles en 20 partidos y volvió a lesionarse gravemente, esta vez en la rodilla izquierda. En este periodo, Ronaldo empezó a sufrir hipotiroidismo, como ha revelado por primera vez esta tarde. "Esto afecta a mi metabolismo y, para curarlo, tengo que tomar productos que están en la lista prohibida", ha admitido. En este sentido, fue crítico con los que se "burlaron" de sus problemas de peso. "Me hizo mucho daño y también lo dejo por esto", ha aseverado.

De Milán volvió a Brasil en 2008, repitiendo un recorrido, (desde España a Brasil pasando por una etapa gris en el Milán) muy parecido al de otro brasileño genial, Ronaldinho. En el Corinthians volvió a marcar con regularidad y a ganar trofeos, pero la magia de sus regates ya se había perdido, como él admitió ayer. El Fenómeno se retira.

El palmarés del Fenómeno

Clubes

Con el Cruzeiro: 1 Campeonato Mineiro (1993) y 1 Copa de Brasil (1993)

Con el PSV: 1 Copa de los Países Bajos (1996)

Con el Barcelona: 1Supercopa de España (1996), 1 Copa del Rey (1997) y 1 Recopa (1997)

Con el Inter: 1 Copa de la UEFA (1998)

Con el Madrid: 2 Ligas (2003 y 2007), 1 Supercopa de España (2003), 1 Supercopa de Europa (2002) y 1 Copa Intercontinental (2002)

Con el Milan: 1 Supercopa de Europa (2007) y 1 Mundialito de Clubes (2007)

Con el Corinthians: 1 Campeonato Paulista (2009) y 1 Copa de Brasil (2009)

Selección

2 Copas del Mundo (1994 y 2002)

2 Copas de América (1997 y 1999)

Trofeos individuales

2 Balones de Oro (1997 y 2002)

3 FIFA World Player (1996, 1997 y 2002)

1 Bota de Oro (1997)

Más información