Debacle en Charleroi

El Madrid cae humillado en la Euroliga ante un equipo muy inferior

Volvía el Madrid a Charleroi a reencontrarse con parte de su pasado glorioso, aquel en el que los títulos no iban reñidos con el conjunto blanco. Sobre la pista del Spiroudome conquistó la expedición madrileña la Copa ULEB (actual Eurocup) hace tres temporadas. Pero lo que se encontraron los pupilos de Messina fue, más que un guiño al pasado, una terrible realidad. Allí, en el parqué, aguardaba el Charleroi. Un equipo curtido en cicatrices y plagado de ex ACB que desconocía lo que era ganar en la presente temporada en Euroliga... hasta esta jornada. Y para sonrojo del cuadro madridista, a priori muy superior, lo ha hecho a lo grande (67-49).

Desde el comienzo los belgas dejaron claro que lo suyo no es ser una comparsa. De ello se encargó desde el inicio Daniel Santiago, ex del Unicaja y Barcelona, que sacó los colores una y otra vez al gigante Tomic. Fue así una constante durante todo el choque, en el que el ímpetu de la joven plantilla de Messina disminuía a la par que el Charleroi, bajo el ritmo impuesto por Riddick (un pívot de ¡37 años!), convirtió su zona en terreno inexpugnable. El mundo al revés. Con el Madrid desquiciado y sin actitud, Messina dio cancha a Mirotic y Vidal, su fondo de armario.

CHARLEROI 67 - R. MADRID 49

Charleroi (15+18+19+15): Hill (5), Gomis (8), Broyles (0), Hamilton (4), Wright (11), Greene (14), Riddick (8), Mallet (11) y Santiago (6).

Real Madrid (12+13+12+12): Sergio Rodríguez (6), Carlos Suárez (2), Reyes (12), Tomic (2), Velickovic (0), Garbajosa (0), Vidal (2), Fischer (8), Llull (6), Tucker (7) y Mirotic (4)

Árbitros: Facchini (ITA), Lopes (POR) y Juras (SRB)

Incidencias: Quinta jornada de la Euroliga. Grupo B. Spiroudome, 6.000 espectadores.

No solo fueron capaces de ganarles un cuarto a los belgas, sino que su tope en cada uno de ellos fueron los 13 tantos, para un total de 49. El Charleroi, cual escualo ante su presa desangrada, se lanzó a la yugular de los blancos para llegar incluso a los 20 puntos de ventaja (58-38, m. 32). Ahí, con el Madrid haciendo aguas por todos lados, llegó el éxtasis de la afición local que tardará tiempo el olvidar lo sucedido. Los blancos, también. La próxima semana espera el subcampeón europeo y líder del grupo B, el Olympiacos, en la cuestionada Caja Mágica. Con tres victorias y dos derrotas, toca reaccionar.

Santiago trata de taponar el lanzamiento de Tomic.
Santiago trata de taponar el lanzamiento de Tomic.AFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS