Caparrós repite

La convocatoria indica que el Athletic confia en el equipo del Molinón hoy ante el Mallorca

A priori, Caparrós repite hoy ante el Mallorca la buena sensación que el Athletic dejó en Gijón. El planteamiento es complejo porque ante el Mallorca se juega su Liga particular, pero el sábado espera el Barcelona, en la liga estelar. Hay que medir fuerzas y aglutinar esfuerzos. La convocatoria del técnico sevillano es similar a la de Gijón lo que podría augurar un mismo equipo ante el conjunto balear. Podría seguir Igor Martínez como acompañante de Llorente porque el hueso de Barcelona parece demasiado para un debutante tan reciente. Nunca se sabe.

El rival es complejo, aunque al efecto Manzano le haya sucedido Michael Laudrup, aún por definir como entrenador, y pese el conflicto económico que pesa sobre el club insular. De hecho, la conflictividad institucional aún no ha remitido y el Athletic aunque se ha asegurado ser preferente en el cobro (al menos de una parte) de la deuda por el fichaje de Aduriz, aún mira muy de reojo al conjunto bermellón, inmerso en demasiados asuntos extradeportivos. Ayer, incluso, exigió a la federación ser cabeza de serie en el sorteo de Copa de mañana por haber logrado plaza europea la pasada temporada (luego anulada por la UEFA debido a su situación económica).

Sin embargo, el hotel de los líos no ha hecho mella hasta ahora en el Mallorca que ha sobrevivido a situaciones conflictivas, incluso dantescas. Para el Athletic, es una piedra de toque, habida cuenta de que el Athletic ha perdido en San Mamés su único partido disputado (frente al Atlético) aunque ha dado un buen rendimiento en sus dos salidas.

Pero el Athletic vive de San Mamés. Cuando la catedral no funciona, el equipo se resiente y suele sufrir habitualmente. Dudar frente al Mallorca sería una rémora que el Athletic no se puede permitir. Por eso Caparrós confía, de momento, en los que desplegaron un buen fútbol en el Molinón, más dado al toque que al golpeo, al tacto que a la exigencia. Algo que incluso agradeció Fernando Llorente, acostumbrado a gestionar los gorrazos lejanos del fútbol directo rojiblanco.

Queda la asignatura pendiente de San Mamés y la confirmación de los jóvenes Aurtenetxe o Igor Martínez en las circunstancias más exigentes que casi siempre pasan por la catedral.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS