Entrevista:Arrigo Sacchi / El ex seleccionador de Italia

Sacchi: "Mourinho cree que el Madrid necesita a Cesc"

El ex seleccionador de Italia avisa a España que no subestime a Paraguay

Hay pocos entrenadores con un discurso y un lenguaje propio. Muchos menos son los técnicos cuyas ideas han resistido en la vanguardia con el paso de los años. Uno de estos extraños especímenes es Arrigo Sacchi (Fusignano, 1946). El ex seleccionador de Italia está viviendo el Mundial en Sudáfrica de la misma manera que vive la Champions, la Liga o la Serie A. Siempre atento a los acontecimientos, emocionado con el fútbol y generoso para divulgar su visión.

Pregunta. ¿Por qué cree que España ha empezado con tantas dudas?

Respuesta. Antes los jugadores españoles eran un poco superficiales. Ellos sólo juegan por placer. Pasan de la euforia excesiva a la depresión. Siempre que encontraron dificultades se sintieron repentinamente abatidos. Luis Aragonés hizo un gran trabajo para darle más consistencia, más carácter al equipo. Esa cualidad se volvió a ver en el partido contra Portugal. Contra Suiza salieron como si dijeran: "¿Esto es el Mundial? ¿No deberíamos estar jugando la final con Brasil?". Ahora tienen que estar muy atentos porque esta situación los puede confundir. No deben distraerse pensando que ya están en las semifinales y subestimar a Paraguay, que es un equipo ordenado en defensa, con un sentido fabuloso de la entrega y del compromiso. Recuerdo que en el Mundial de Estados Unidos Alemania se encontró en la misma situación que España ahora: debía jugar los cuartos con Bulgaria para enfrentarse luego a nosotros en la semifinal. Mathaus siempre dice que pensaron más en el partido contra Italia que en el de Bulgaria. Y Bulgaria los eliminó.

"Luis Aragonés hizo un gran trabajo para darle más consistencia a la selección española"
"España es uno de los pocos equipos que, aprovechando el bloque del Barcelona ha conseguido un estilo de juego claro"
"Italia, Inglaterra y Francia son equipos viejos. Llagaron apagados. Les faltó el entusiasmo"
"Maradona es un revolucionario. Yo soy su amigo y lo quiero muchísimo. El fútbol lo ayudó a no morir"

P. ¿Qué selección ve más fuerte?

R. Creo que Brasil es la más favorita. Pero cuidado con la revolución de Maradona, y cuidado con España que está subiendo. Miguel Ángel Buonarroti, que no fue un jugador pero fue un buen escultor y un buen pintor, decía que los cuadros se pintan con la mente no con las manos. Yo siempre decía lo mismo a los jugadores: 'Se juega con la mente, no con las piernas'. Por eso siempre intenté fichar personas fiables antes que jugadores. Con las personas fiables harás siempre el máximo. Aunque Dios te de un talento grande, si no eres fiable no darás el máximo.

P. ¿Qué análisis le merece Brasil?

R. Brasil no tiene grandes talentos. El único campeón es Kaká, que no se encuentra bien. Pero Dunga tiene una experiencia. Cuando nos ganó en 1994 ellos tenían un talento que se llamaba Raí, y yo esperaba que jugara la final. Parreira no lo puso y le dio la titularidad a Mazinho. Era un equipo verdadero, de jugadores fiables, de hombres que jugaban con el equipo y para el equipo. Con continuidad. Mauro Silva, Dunga... Todos ellos. Ahora Dunga tiene muchas críticas porque en Brasil están acostumbrados a poner un montón de talentos y que ellos sean los que construyan el juego. No hay una idea común ni un entrenamiento común. Dunga está jugando contra la tradición. Él me dijo que Brasil ganó cinco veces el Mundial, unas veces con más talento y otras con menos. Pero siempre que ganó los talentos jugaban con y para el equipo, dando todo. Cuando los jugadores no dan todo, es lo mismo que si no dieran nada. Los jugadores de Brasil lo dan todo, hay un buen espíritu de equipo. La organización no es perfecta pero ningún equipo en Sudáfrica está perfectamente organizado tácticamente porque no hay tiempo. Lo importante es el espíritu.

P. ¿Qué nexo hay entre esta Holanda y la Holanda histórica?

R. Holanda tiene buenos jugadores, una buena posesión del balón y una buena técnica. Su defensa es normal. Pero a todos los equipos de Holanda le faltó concreción. Ahora tienen un partido complicado. Brasil tiene una capacidad individual grandísima para moverse en espacios restringidos, con un cambio de ritmo vertiginoso. Cuando jugaron contra Chile los chilenos iban en bicicleta y ellos en Maserati. Sólo Kaká tenía el paso de los chilenos. Una pena. No es el Kaká que conocemos.

P. ¿Cómo vio a España en el partido de octavos?

R. España con Portugal me dio una ilusión casi parecida a la de la Eurocopa de 2008. Es una de las pocas selecciones que juegan como un equipo. Hoy hay una gran diferencia entre los clubes y las selecciones. En los clubes es posible conseguir la armonía porque tienes tiempo y trabajo. En las selecciones no, y a veces tampoco hay ideas. España es uno de los pocos equipos que, aprovechando el bloque del Barcelona ha conseguido un estilo de juego claro.

P. ¿Qué piensa de Cesc Fábregas?

R. Cesc me encanta en el Arsenal pero nunca tuvo éxito en la selección. Ni con Aragonés ni con Del Bosque. Quizá no se encuentre bien. Debe tener la confianza de todo el mundo para expresar totalmente su capacidad. De otro modo no se explica su suplencia. Hablando con Mourinho me dijo que el jugador que necesitaba el Real Madrid era Cesc. Pero creo que él prefiere el Barcelona.

P. Del Bosque no le pone porque cree que Alonso ayuda más a los centrales.

R. Jugar con dos medios centros para proteger a los centrales no siempre es necesario. Argentina solo juega con Mascherano y los demás ayudan. Di María es un extremo y ayuda al medio centro. Es un jugador óptimo. Es joven, ayuda al equipo, tiene alegría... Tiene todo. El Madrid ha fichado a uno de los jugadores más interesantes que he visto en este Mundial. Tal vez no ha brillado tanto porque hace un trabajo sucio. Él juega por el centro, ayuda al centrocampista... el único centrocampista... Mascherano... y después va como carrilero. Pero cuando se va, se va.

P. ¿Cómo jerarquiza los requisitos para ganar un Mundial?

R. El éxito en un Mundial no lo dan tanto las ideas que tengas sobre el juego, o el talento individual, como la motivación y el estado físico. La motivación te va a mejorar la atención, las ganas, el espíritu de equipo, el pensamiento. No solo vives cuando juegas.

P. ¿Qué diagnóstico hace del fracaso de tantos equipos europeos?

R. Europa está traicionando su historia porque muchos seleccionadores han cometido el error de no renovar sus plantillas, y esta es una lección del pasado. Se suele decir: 'Equipo que gana no se cambia'. No. Lo correcto es: 'Equipo que gana se cambia'. La cosa más difícil no es evaluar la condición técnica sino los sentimientos, el amor, la alegría. Esto no se hizo y están fuera las selecciones viejas. Las jóvenes, Alemania, Holanda y España, están siguiendo. Italia, Inglaterra y Francia son equipos viejos. Llagaron apagados. Les faltó el entusiasmo, la voluntad de hacer algo importante. Lo perdieron. El pasado dice que debes cambiar. Que si no prescindes de jugadores mayores tendrás problemas. Sean buenos o no. No importa. El equipo de Italia no tenía corazón. Estaban durmiendo. La condición física es relativa porque todo sale de la mente. La condición física llega cuando la mente funciona.

P. ¿Cómo observa el fenómeno de Argentina?

R. Maradona es un revolucionario. Yo soy su amigo y lo quiero muchísimo y creo que el fútbol siempre fue su vida. El fútbol lo ayudó a no morir. Siento curiosidad por el equipo que está poniendo en el campo. Tiene una participación total, unas ganas, una alegría, una chispa... Como solo los italianos y los argentinos tienen. Los argentinos son casi todos italianos. El furor que tú ves en los ojos de los italianos cuando tienen miedo... ¡Porque cuando salen a jugar tienen miedo! Los italianos pueden vivir en un clima envenenado. El veneno a nosotros nos da una fuerza extra. El estrés te puede producir dos cosas: te bloquea o te da una plusvalía de fuerza, de capacidad de lucha, de ideas. Siempre que los italianos se sienten amenazados se unen y tiran en la misma dirección con una fuerza terrible. Los argentinos lo tienen ahora y Diego lo potencia porque en es capaz de inyectar odio hacia el enemigo exterior. ¡Lo hace en cada conferencia de prensa!

P. ¿Qué le parece ese 4-1-5 de Maradona?

R. ¡Los ortodoxos están desesperados! Juega con un medio solo: Mascherano. Y no importan porque el juego sale de las ideas de las individualidades y todos intentan colaborar. No hay una organización tan perfecta pero es un equipo entregado. La cosa que puede hacerle daño a Argentina es la defensa, que es experimentada pero no tiene una calidad enorme. El nivel de los zagueros es normal y pueden sufrir la velocidad de los rivales, el día que encuentre un equipo con un nivel parecido. El equipo no te va a dar una seguridad porque intenta presionar pero no siempre lo hace con la colaboración de todos. Si tú sales fuera y tus compañeros no te acompañan puedes dejar huecos peligrosos porque por allí los rivales pueden enfrentar a defensas lentos: Demichelis es lento, Samuel es lento, Heinze no es demasiado veloz... Maradona juega al ataque. Ese es su espíritu y yo estoy encantado. El partido Alemania-Argentina puede ser un gran espectáculo donde, cosa rara, los atacantes sean más fuertes que los defensas. Siempre se habló de equilibrio pero en este caso no habrá, o bien porque Maradona y Löw han elegido jugadores distintos o porque les falta trabajo. Es una carretera nueva. Hay que ver qué pasa.

P. ¿Ve bien a Messi?

R. Messi es la única de las seis estrellas del Mundial que está a su nivel. El Mundial tenía seis estrellas: Messi, Cristiano, Kaká, Rooney, Ribery y Torres. Messi es el único que no ha traicionado su reputación. Está siempre a un nivel importante. Los otros acusaron la condición física y, sobre todo, las sinergias del equipo. Esto no les ha permitido expresarse y han perdido autoestima. Cuando te quitan la autoestima la fantasía no sale. Empiezas a tener miedo y a equivocarte. Le sucede a Kaká. En este Mundial fue expulsado y amonestado. ¿Por qué? Porque cree que no le salen cosas que antes le salían.

Arrigo Sacchi.
Arrigo Sacchi.RICARDO GUTIÉRREZ
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS