Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS | COPA DE MAESTROS

Verdasco, eliminado de la Copa de Maestros

El escocés tiene que esperar al Federer - Del Potro para saber si accede a semifinales

España, el único país que tenía dos jugadores en la Copa de Maestros, se queda sin representantes en semifinales. Eliminado Rafael Nadal el miércoles, Fernando Verdasco acaba de seguir el mismo camino tras perder contra Andy Murray (4-6, 7-6 [4], 6-7 [3]). Los dos españoles, sin embargo, llegaron al mismo sitio por caminos diferentes. El madrileño, claramente impedido para la carrera, quizás por los dolores que siente en las rodillas, ha vuelto a protagonizar una tarde llena de contrastes. Una vez más, ha jugado con la fuerza de los grandes pero sin el temple de los elegidos. Una estadística lo resumió todo: logró 56 golpes ganadores, una barbaridad, pero a costa de cometer 64 errores no forzados. Murray, la comparación ya explica muchas cosas sobre su juego paciente, a la espera del error del contrario, eligió el camino opuesto. Firmó 39 ganadores y 28 errores no forzados.

MÁS INFORMACIÓN

Durante grandes tramos del partido, Verdasco demostró por qué Andre Agassi considera que sólo puede perder contra dos tenistas del circuito (Roger Federer y Rafael Nadal). Su derecha causó estragos. Su confianza, maravillas: salvó 12 de 13 bolas de break, una con saque directo con segundo servicio, y sobrevivió en el partido pese a que nunca logró romper el del contrario. Murray, con nueve dobles faltas, le entreabrió la puerta en varias ocasiones, pero siempre tuvo un golpe defensivo más para probar la irregularidad del español, maravilloso y horripilante a partes iguales, confundido en la red y siempre fiado de su capacidad física.

Murray, que es el número tres del mundo, necesitó de todo su arsenal para vencer a Verdasco. El escocés nunca consiguió convocar a la grada, pálida y fría, como el día. Al español le queda ahora disputar la final de la Copa Davis, donde su papel como número dos está entre interrogantes por sus problemas físicos. Más allá del enfrentamiento contra la República Checa, el madrileño tiene claro cuál es la asignatura pendiente de cara a 2010: la consistencia. El día que produzca más ganadores que errores no forzados, y no es una perogrullada, no habrá quién le gane.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.