FÚTBOL | COPA CONFEDERACIONES

Brasil entierra el sueño de EE UU

La 'canarinha' consigue su tercer título de la Copa Confederaciones después de remontar dos goles en contra

La Copa Confederaciones de Suráfrica casi, casi, acabó siendo el mundo del fútbol al revés, la constatación una vez más de lo imprevisible que es el deporte más popular del planeta. Al final, la lógica se impuso y Brasil venció a Estados Unidos en la final (su tercer título en esta competición) tras una épica remontada en el estadio Ellis Park, de Johanesburgo. Pero ¿quién se habría imaginado que la selección estadounidense, tras perder sus dos primeros partidos en esta competición, vencería a España en la semifinal e iría al descanso contra Brasil con una ventaja de dos goles? En Ellis Park se han dado milagros en los últimos años tanto en el fútbol como en el rugby, en ambos casos atribuidos por los surafricanos a la Mandela magic, la magia Mandela. Durante la mayor parte de la final de anoche parecía que estábamos ante un nuevo fenómeno, el efecto Obama, trasladado a un deporte que en Estados Unidos, y sólo en Estados Unidos, es minoritario.

EE. UU. 2 - BRASIL 3

Estados Unidos: Howard, Spector, DeMerit, Onyewu, Bocanegra, Feilhaber (Bornstein, m.74), Clark (Casey, m.88), Dempsey, Donovan, Altidore (Kljestean, m.74) y Davies.

Brasil: Julio César, Maicon, Lucio, Luisao, Andre Santos (Dani Alves, m.66), Gilberto Silva, Felipe Melo, Ramires (Elano, m.66), Robinho, Kaká y Luis Fabiano.

Goles: 1-0, m.10: Dempsey. 2-0, m.27: Donovan. 2-1, m.46: Luis Fabiano. 2-2, m.73: Luis Fabiano. 2-3,m. 84: Lucio.

Árbitro: Martin Hansson (SUE). Amonestó por Estados Unidos a Bocanegra y por Brasil a Felipe Melo, Lucio y Andre Santos.

Incidencias: Partido disputado en el estadio Ellis Park de Johannesburgo ante 52.000 espectadores. Terreno de juego en regulares condiciones. En los prolegómenos del partido leyó un comunicado el hijo de Marc-Vivien Foé, jugador camerunés que falleció durante un partido de la Copa de las Confederaciones, disputado en Lyon, el año 2003.

Los primeros diez minutos del partido no dieron ningún motivo para pensar que este torneo volvería a dar una sorpresa. La selección estadounidense parecía tener los cartuchos quemados tras la heroica defensa que montó contra España y Brasil se paseaba por el campo con confianza y fluidez. Hasta que marcó Dempsey en el primer ataque estadounidense y el equipo se lo empezó a creer. Brasil chocaba permanentemente contra el mismo muro defensivo que neutralizó los 29 remates de España el miércoles pasado. Tras esta competición, el central Onyewu, frío y monumental, tiene que haber despertado el interés de alguno de los grandes clubes europeos.

Y entonces Estados Unidos marcó el segundo gol, fruto de un contraataque impecable, de manual, que empezó en el borde de su área. Cinco toques y Donovan, otro héroe contra España, colocó un zurdazo que el gran portero brasileño, Julio César, no pudo hacer nada para parar.

Nada más arrancar el segundo tiempo, el sueño de EE UU se empezó a esfumar. Luis Fabiano marcó un maravilloso gol desde el borde del área. Tenía que ser un gran gol, raso y rozando el palo, para superar a Howard, el mejor portero del torneo, candidato ?la selección española no lo cuestionaría? para ser el mejor jugador.

Brasil se lo creyó. La defensa estadounidense seguía haciendo una buena imitación de los espartanos en la batalla de las Termópilas, pero, cuanto más pasaba el tiempo, más y más jugaba a la desesperada, al borde del precipicio. Tuvo incluso un gran golpe de suerte cuando el árbitro no vio que un cabezazo de Kaká había cruzado la línea del gol. Fue el nuevo fichaje del Madrid el que creó el gol del empate, un centro al área pequeña, tras dejar al lateral derecho estadounidense plantado, que Luis Fabiano acabó cabeceando contra la red.

Hubo un par de sustos más para Brasil. La suerte se les agotó a los estadounidenses, pero un equipo formado por jugadores despreciados por todas las grandes Ligas europeas podría haber hecho lo imposible. Hasta que Lucio, el gran capitán brasileño, el más incansable de su selección, salvó el honor de su país con un gran gol de cabeza. El talento y la experiencia se impusieron a la fuerza de la voluntad, al efecto Obama. Pero el alivio y el júbilo en las caras de los jugadores brasileños cuando sonó el pitido final dieron la medida de la hazaña estadounidense. El trofeo, otro trofeo, volvió a Brasil. Pero la valentía, y buena parte de la gloria, pertenecen a la selección de Estados Unidos.

Luis Fabiano celebra su segundo gol.
Luis Fabiano celebra su segundo gol.EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción