TENIS | ROLAND GARROS

Nadal, contra el fantasma de Panatta

Los entrenadores de los diez mejores del mundo analizan cómo ganar al nuevo Borg

Roland Garros vio ayer lo que no había visto nunca: a Rafael Nadal perdiendo. Fue en una exhibición de un set contra el argentino Brian Dabul (7-5), lo que no evitó dos volcánicas consecuencias. Dabul tuvo que enfrentarse a una tormenta de periodistas preocupados por conocer los secretos que le habían llevado a derrotar al tetracampeón invicto, al hombre que no cedió ni un set en 2008, ése que no sabe lo que es jugar una quinta manga en París. La caseta, además, vio al español "recaliente". Nadal busca su quinto Roland Garros consecutivo, lo que no ha conseguido nadie. Bjorn Borg, seis veces campeón, cuatro de ellas seguidas, sólo perdió en París contra un hombre, de nombre Adriano Panatta. Hoy, cuando arranca el torneo, los técnicos de los mejores jugadores del mundo analizan cómo dar forma a su heredero.

Más información

"Esto es como en la era de Borg", resume el prestigioso Larry Stefanki, entrenador de Andy Roddick, el número seis. "El único jugador que pudo con él era un gran sacador, uno que hacía en cada pelota el 'chip and charge' (cortar y subir a la red), que intentaba robarle el tiempo, no darle ritmo. Para ganar a Nadal aquí, hay que hacer eso, debe hacer mucho calor, y que la pelota pese poco, estilo Head (en Roland Garros se usa Dunlop)", sigue. "Jugar como él, desde muy atrás, es una apuesta perdedora. Hay que presionarle. Atacar la bola pronto, evitar los intercambios largos y golpear muy plano. Hay que jugar como a inicios de los 80, o esperar que llegue un tenista más joven y que corra más que Rafa. Yo no lo he visto. ¡Y tiene 22 años!"

¿Es Roger Federer, el número dos, ese hombre? "Hay que acortar los puntos y no darle ritmo", dice José Higueras, el técnico que guió la campaña sobre arcilla del suizo en 2008. "Sólo hay un jugador que lo puede hacer: Federer. Y hay algunas fases en las que no lo hace tan bien como para ganarle. Extender ese tipo de juego durante cinco sets es bien difícil. Ahora, a Roger le veo mejor físicamente, lo que le permite ponerse mejor delante de la pelota. Ha perdido peso. Se está moviendo mejor. Y con su talento, le puede ganar a cualquiera".

El suizo sólo se puede enfrentar a Nadal, que debuta mañana contra el brasileño Daniel, en la final. Para eso, si las previsiones se cumplen, debería ganar a Novak Djokovic, número cuatro, en semifinales. Un hueso duro. El mismo que en Madrid tuvo tres bolas de partido contra el número uno. "Novak es el que está más cerca de Rafa porque es el más agresivo", dice Marian Vajda, su técnico. "Golpea, varía y sube. Querría que sirviera un poco mejor, pero lo fundamental es eso: su agresividad. Usar su juego total".

La agresividad. Es el punto común en todas las recetas. ¿Por qué no la aplican entonces? "Porque eso fatiga...Rafa te hace jugar al límite", contesta Alex Corretja, asesor de Andy Murray, el número tres. "Ahogado tres horas es muy difícil jugar. Rafa impone una intensidad y una regularidad sobresaliente en todo el partido. Los demás, normalmente, tienen un bajón". Esa realidad ha inclinado a algunos técnicos hacia el derrotismo. A Franco Davín, el de Del Potro, el número cinco, por ejemplo -"En Roland Garros, a cinco sets, tiene incluso más ventaja", dice-. O a Thierry Tulasne, el de Simon, el número siete: "No hay soluciones. En pista rápida, Gilles aprovecha su aceleración de pelota. En tierra, Nadal tiene tiempo para desbordar".

¿Y Tsonga? ¿No es el número nueve un ejemplo de potencia y agresividad? "Sí", dice Eric Winogradsky, su técnico; "pero era más fácil ser agresivo contra Rafa el año pasado: ya no juega tan lejos de la línea de fondo. Verdasco podría ser peligroso, pero no sé si está preparado físicamente". "Fernando tiene respuestas para el juego de Rafa", difiere Sven Groeneveld, asesor del número ocho. "Esto no depende sólo de tenis. Tiene que ver también con la mente. Rafa lleva tiempo jugando a este nivel. Fernando sólo se está acostumbrando. De todas las diferencias entre los dos, ésa es la más importante".

Por el lado de Nadal marcha Davydenko, número diez. "Nico le hizo un partido durísimo en Roma 2007", dice Edouard, su hermano y técnico. "Jugó al revés de Rafa todo el tiempo, y cuatro bolas después, cambiaba a la derecha para moverle. Si las bolas fueran más rápidas, como en las mujeres, Rafa no tendría ni una oportunidad. Ahora, Nico quiere vivir mejor. Hay que ver cuánto tiempo seguirá Rafa motivado"

El tenista balear, durante un entrenamiento con su tío
El tenista balear, durante un entrenamiento con su tíoREUTERS
El escenario del gran torneo de tierra.
El escenario del gran torneo de tierra.ROLAND GARROS / EL PAÍS

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50