Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS | ABIERTO DE MADRID

Federer, a medio gas

Pese a su superioridad ante Robin Soderling (6-1 y 7-5), el suizo mostró síntomas de debilidad en la Caja Mágica

Sólo Roger Federer llena la Caja Mágica. Sólo Roger Federer le discute protagonismo a Rafael Nadal en el Abierto de Madrid. Y sólo Roger Federer puede complicarse tanto a sí mismo como para empinarse un partido tan controlado como el que ha ganado este martes a Robin Soderling (6-1 y 7-5). Incluso en sus tardes más aplastantes -el primer set duró 20 minutos-, el suizo sigue ofreciendo síntomas de debilidad, signos de cierto amodorramiento, quizás de falta de apetito. En un partido sin exigencias, Federer estuvo errático al revés, pesado de piernas, y dubitativo al servicio. Frente a Soderling, cualquier cosa menos un especialista sobre tierra batida, el número dos del mundo mandó porque no tuvo quien le respondiera, y aún así se dejó un servicio de manera preocupante: en la segunda manga, con 3-2, entregó su saque con dos dobles faltas. El público lo celebró a lo grande. Quería partido. Luego, Federer puso las cosas en orden. La noche ya había llegado a Madrid, con ella había venido el frío, y no era cuestión de meterse en un lío.

HOMBRES

Primera Ronda.

M. Cilic (Cr.)-M. Granollers, 6-2, 6-7(4) y 6-1. J. Melzer (Aust.)-A. Montañés, 4-6, 7-5 y 6-3. T. Berdych (R. Ch.)-G. García López, 6-0 y 7-6(5).

Segunda ronda. T. Robredo-M. Fish (EEUU), 3-6, 7-6(5) y 6-2. F. Verdasco-J. C. Ferrero, 6-3 y 6-2.

MUJERES

Segunda Ronda. F. Schiavone (It.)-P. Kvitova (R. Ch.), 6-4 y 6-2. C. Wozniacki (Din.)-V. Lepchenko (EEUU), 6-3 y 6-1

MÁS INFORMACIÓN

"Me sentí bien, lo que me quitó presión, especialmente contra un buen sacador como Robin y en la altitud de Madrid, que es definitivamente un torneo más rápido que los de otros lugares", dijo el suizo con la gorra de béisbol calada al revés y la sonrisa colgada de la cara. "No había visto esta central antes, sólo cuando vi el concierto de Lenny Kravitz. No hay viento. Entiendo que haya quien la sienta como'indoor, aunque yo no lo veo así. Me gusta la pista", añadió. ¿Le puede ayudar la altitud a ganar a Rafael Nadal?, le preguntaron. "Con altitud o sin ella, es simple: la tierra es buena para Rafa", respondió. "Sus movimientos son impresionantes. Siempre será difícil ganarle en tierra. Siempre creo que tengo una posibilidad contra él, aunque me haya ganado en la última final de Roland Garros con un resultado doloroso (6-1, 6-3 y 6-0)".

Mientras Federer hacía que la central viviera su primera noche emocionante, Andy Murray, el gigante escocés, sufría al fuego lento de Simone Bolelli (7-6 [9] y 6-4). Dicen los expertos que al número tres del mundo le favorecen las condiciones del torneo. Que a más de 600 metros de altura sobre el mar, como en Madrid, es casi imposible romperle el servicio a un hombre de su estatura (1,90m). Nada dice la física de que eso también favorezca que Murray, aconsejado por Alex Corretja, mejore al resto. Lo apretado de su resultado contra Bolelli más bien indican lo contrario. Los sacadores, sin embargo, viven días de alivio: Ivo Karlovic, un tenista de más de dos metros, sobrevivió con ese mazo a Julien Bennetteau (3-6, 7-6(5) y 6-4).

Ferrero se despide

La jornada, además, dejó el adiós de Juan Carlos Ferrero. El ex número uno del mundo, infiltrado en la muñeca derecha por el doctor Cotorro, cayó contra Fernando Verdasco. "Perder así te quita un poco de confianza. Pero hay que seguir para Roland Garros", dijo el valenciano, que hoy es el 115 del mundo. Hay tenistas ambiciosos. Gente a la que las derrotas le hieren el orgullo. 'El Mosquito' es uno de ellos. Gobernó un día el tenis. Hoy trabaja y sufre buscando de nuevo su sitio.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.