Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid no se rinde

El equipo de Plaza fuerza el cuarto partido ante el Olympiacos

Ya llueve menos, aunque el panorama siga mostrando una tarea titánica con reducidas posibilidades de éxito. Pero para recorrer cualquier distancia hay que poner primero un pie y luego otro. Fue lo que hizo el Madrid mediante un ejercicio de voluntad y resistencia a la extrema adversidad donde le colocó su doble fiasco en Atenas. Acuciado y ya sin ningún margen de error posible, salió como un cohete. Todo lo contrario que el Olympiacos, que al menos durante el primer tiempo pareció estar a verlas venir.

Dos triples de Bullock en el primer minuto catapultaron al Madrid hasta un 11-0 que reflejaba tanto las urgencias de unos como la relajación de otros. Tan mal debió de ver las cosas Yannakis que Papaloukas, el mandamás del equipo griego por mucho que nunca comience en la cancha, hizo acto de presencia antes de lo esperado. En principio, no pudo cambiar la dinámica y el Madrid, manteniendo una gran intensidad defensiva que le permitió conservar la rápida ventaja adquirida a pesar del inicio de sus problemas ofensivos, parecía encaminado a una noche tranquila (37-20 al descanso). Más si cabe cuando se pudo observar que, a la vista de cómo estaban alguno jugadores, como Vujcic o Childress, el entrenador griego decidió dar una oportunidad a la segunda y hasta a la tercera unidad de su equipo.

Pero, lo mismo que es capaz de remontadas casi milagrosas, el Madrid es un equipo con cierta dificultad para mantener resultados muy ventajosos. Poco a poco, el Olympiacos fue despertando de su letargo y el partido derivó hacia terrenos más complejos y embarullados. Hasta el punto que incluso la victoria llegó a ponerse en entredicho a base de triples griegos (57-51 a falta de 5 minutos). Pero entonces el Madrid supo y pudo encomendarse a sus dos puntales. Reyes y Bullock, desde dentro y desde fuera, no dejaron que la cosa pasara a mayores y remataron el triunfo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.