Entrevista:

"Nadie confiaba en España, sólo mi hermano"

La jugadora de la selección femenina de balonmano, subcampeona de Europa, sigue confiando en la equiparación con el deporte masculino

"Estás intentando hablar con la tía más 'guay' del mundo". Así te recibe el teléfono de Marta Mangué, jugadora de la selección española de Balonmano femenino, que acaba de proclamarse subcampeona en los Europeos de Macedonia. Hasta el móvil se ha contagiado de su alegría. No es para menos. Por primera vez en la historia, las chicas han logrado un trofeo en una competición internacional, y ella ha sido parte de lo conseguido. Concluir segundas ha sido el mejor remedio para resarcirse de la ausencia en los Olímpicos de Pekín. El oro no llegó, no pudo ser. El combinado de Jorge Dueñas se estrelló contra Noruega y se quedó a las puertas, pero Marta asegura que la plata obtenida sabe a mucho más. La sonrisa al otro lado del teléfono la delata. Hace meses que la canaria no vuelve a casa, y no oculta las ganas de celebrarlo con los suyos. Compite en Dinamarca, donde se juega "la mejor liga del mundo", y tampoco se plantea volver. Marta va a otro ritmo. El balonmano español femenino todavía tiene que crecer deportivamente. Quizá lo haga ahora con Juan de Dios Román, el nuevo presidente de la Federación Española de Balonmano, aunque Marta no supiera de su nombramiento. El frenesí del torneo apenas le ha dejado tiempo, y ahora sólo piensa en lo conseguido, en que el deporte femenino despegue de una vez con la plata cosechada y en cumplir otro sueño antes de los Juegos Olímpicos de Londres: los Juegos del Mediterráneo.

"Hemos estado esperando esto generaciones enteras, y ya nos tocaba tener por una vez la suerte de nuestro lado"
"Seguramente haya jugadoras que no reciben ni la Seguridad Social. Está todo como tapado"
"En la segunda parte los árbitros nos sacaron un poco del partido con cosas que no son muy correctas"

Pregunta: ¿Qué les ha faltado para ser campeonas?

Respuesta: Para mí nuestro equipo ha sido un equipo campeón. Nadie sabe cuánto ha costado llegar hasta aquí y llegar a una final no se llega todos los días. Además, jugarla contra Noruega, que tiene una gran plantilla tanto de titulares como de suplentes; España carece de eso. Son muchos partidos seguidos, cansancio... pero me considero una campeona porque el equipo ha luchado hasta el final y aun sin tener fuerzas, estuvimos ahí. Hemos estado esperando esto generaciones enteras, y ya nos tocaba tener por una vez la suerte de nuestro lado. Será un gran apoyo para el balonmano femenino. Ha sido como un regalo de Navidad.

P: Casi nadie apostaba por vosotras y al final ha sido como un oro.

R: Casi nadie no, nadie, menos mi hermano que es siempre muy positivo. Nunca se ha llegado a la final con el equipo de España y ya te digo, para mí somos campeonas. Aun perdiendo estábamos muy, muy contentas de conseguir la plata.

P: ¿Faltan apoyos al balonmano femenino?

R: Ya sabes cómo está la vida con la crisis. Si en el plano económico está mal, aquí todos mal, aunque los equipos femeninos han subido bastante: el baloncesto, la [natación] sincronizada, nosotras con esta medalla... Creo que le estamos dando prestigio al deporte femenino.

P: Es cierto que hay jugadoras que no reciben siquiera la Seguridad Social?

R: Seguramente. En el deporte femenino ocurre de todo. Está como tapado pero es la realidad.

P: ¿Qué les falta entonces para despegar?

R: Al balonmano le queda muchísimo por mejorar en todos los aspectos, marketing, economía... Estamos a un abismo del deporte masculino en todos los niveles.

P: ¿A quién le ha dedicado la medalla?

R: En particular a mi familia, que siempre está apoyándome. A mis amigos, a toda la gente que nos ha apoyado y a los que aun a pesar de estar en un momento malo han apostado por nosotras. También para los que no han dado nada por nosotros, para que sepan que las chicas también pueden.

P: La selección suele explotar su juego en la segunda media hora, pero ante Noruega el equipo se quedó frío...

R: En la primera parte aguantamos con el marcador bien. En la segunda parte los árbitros nos sacaron un poco del partido con cosas que no son muy correctas, Noruega ya se descubrió y cuando Noruega está por encima, te machacan. Desde entonces ya no pudimos hacer nada; entre que las noruegas no ayudaban y que nosotras ya no teníamos las fuerzas para desmontar ese marcador... Pero bueno, la plata sabe a oro.

P: ¿Cuál ha sido el secreto del éxito?

R: La ilusión que teníamos, porque tenemos un equipo muy joven combinado con algunas veteranas, pero principalmente joven. La defensa ha sido nuestro fuerte porque nuestro ataque era nuestro punto débil. La defensa y nuestras porteras, que han estado fenomenales. Han sido casi el 50 por ciento.

P: Después del Europeo, ¿los Juegos de Londres?

R: Sí, pero antes los Juegos del Mediterráneo. Si hemos tenido este avance con el Europeo, ahora podremos conseguir medalla en todas las competiciones que tenemos que disputar.

P: Les faltó competir en Pekín

R: Si hubiéramos estado en Pekín, la verdad es que... [risas] lo hubiéramos disfrutado todo más y a lo mejor hubiéramos conseguido algo, nunca se sabe. Pero estar en el Europeo y ahora que nos clasificamos para el Mundial directamente (2009, en china) estamos muy, muy contentas.

P: Acaban de elegir a Juan de Dios Román presidente de la Federación. ¿Cree que cambiarán las cosas?

R: Realmente no lo sabía, no sé. No sé como será como presidente, pero si realmente quiere algo por esto, que luche por todo y que haga todo lo que pueda por mejorarlo. Que apoye un poquito más al femenino, que nos exija ahora que hemos conseguido algo. Es poquito, pero algo para que nos hagan un poquito de caso y nos mimen un poco.

P: Juega en Dinamarca. ¿Se encuentra mejor que en España?

R: Se dice que la mejor liga es la danesa

P: ¿Llegará a equipararse España con Dinamarca? ¿Qué le falta a la liga española?

R: En España, el baloncesto femenino aún no se ha equilibrado con el masculino, así que imagínate compararlo con las ligas nórdicas en las que el balonmano es el deporte rey. Allí he encontrado muchas cosas, afición, marketing, profesionalidad...

P: ¿Volvería a España?

R: Ahora mismo tengo un contrato para otro año más y el balonmano en España está en crisis. Hay muchas jugadoras buenas que han emigrado a otros países, apenas quedan extranjeras en España. Ha bajado mucho el nivel de balonmano aquí.

P: ¿Le falta ambición?

R: No creo. Yo siempre lo intento dar todo y si puedo ser la mejor pues mejor pues mira... Ambición creo que sí tengo.

P: ¿Y aquello de ser una "cabra loca" del balonmano?

R: Como en España a todo el mundo le gusta el cotilleo, sólo sacarán esas cosas. No es así.

P: Volvamos al plano deportivo. Lleva ya 523 goles en su carrera internacional. ¿Cuántos más le quedan?

R: No sabía que llevaba tantos (risas). Lo único que deseo es no lesionarme fuerte y estar bien, porque este deporte es muy corto y nunca sabes cuándo terminas.

P: Son más que los de la máxima goleadora Noruega. ¿Es para medirse con ella?

R: No sé, porque ellas tienen un equipo muy completo y tiene muchas goleadoras repartidas.

P: ¿Qué me dice de Jorge Dueñas?

R: Ha estado muy correcto en todo. En cuanto al cuerpo técnico y el grupo no tengo quejas de nada. Hemos aguantado bien, un mes juntas viéndonos las caras todos los días y en ningún momento nos hemos tirado de los pelos (risas).

P: Si pudiera decidirlo, ¿seguiría con él?

R: Claro. Es el único con el que hemos conseguido una medalla. ¿Para qué cambiarlo?

P: ¿Se puede vivir del balonmano?

R: Como decía, no sabes cuánto dura esto pero cobras como un trabajador bien. No somos futbolistas, no cobramos dinero como para dejar de jugar siendo joven pero yo creo que si te cuidas, treinta años puedes vivir. Pero no para toda la vida.

P: ¿Y ahora qué?

R: Ahora vuelvo a Gran Canaria a ver a mi familia que hace mucho tiempo que no la veo y ya volveré a Dinamarca el 26. Hasta entonces, a disfrutarlo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS